Anuncios

Grupos atacan estaciones de policía en Haití; líderes caribeños llaman a reunión de emergencia

Un hombre empuja una carretilla frente a neumáticos en llamas durante una protesta para exigir la renuncia del primer ministro Ariel Henry, el jueves 7 de marzo de 2024, en Puerto Príncipe, Haití. (AP Foto/Odelyn Joseph)

PUERTO PRÍNCIPE, Haití (AP) — La policía y guardias de palacio buscaban el sábado retomar el control de algunas calles en la capital de Haití después que grupos delictivos lanzaran ataques masivos en al menos tres estaciones policiales.

Guardias del Palacio Nacional acompañados por una camioneta blindada intentaron establecer un perímetro de seguridad alrededor de las tres estaciones en el centro de la ciudad, luego que la policía resistiera un ataque la noche del viernes.

Balazos esporádicos continuaban el sábado y una mujer se retorcía de dolor en la acera del centro de Puerto Príncipe con una herida provocada por el impacto de una bala perdida en la pierna.

Los implacables ataques de las pandillas han paralizado al país durante más de una semana y lo han dejado con pocas reservas de productos básicos. Las autoridades haitianas ampliaron un estado de emergencia y un toque de queda nocturno el jueves, cuando las pandillas continuaban atacando instituciones estatales clave.

Líderes caribeños emitieron el viernes por la noche un llamado para una reunión de emergencia el lunes en Jamaica sobre lo que calificaron como la situación “grave” de Haití. A la reunión invitaron a Estados Unidos, Francia, Canadá, la ONU y Brasil.

Miembros del bloque comercial regional Caricom, han intentado durante meses que los actores políticos en Haití acepten formar un gobierno de unidad transicional.

Pero los haitianos promedio, muchos de los cuales han sido forzados a dejar sus hogares debido a las sangrientas luchas callejeras, no pueden esperar. El problema para que la policía proteja edificios gubernamentales es que muchos haitianos han entrado a ellos en busca de refugio.

“Nosotros somos los que pagamos impuestos y necesitamos tener refugio”, dijo una mujer que no dio su nombre por motivos de seguridad.

Otro residente de Puerto Príncipe, que tampoco reveló su nombre, describió los ataques masivos del viernes.

“Ellos (las pandillas) llegaron con grandes armas de fuego. Nosotros no tenemos armas de fuego y no podemos defendernos. Todos nosotros, los niños, estamos sufriendo”, dijo el hombre.

Hasta el momento, los intentos de negociar una solución han sido infructuosos. Caricom, el bloque caribeño de 15 países, señaló en un comunicado del viernes que “la situación sobre el terreno sigue siendo grave”.

El comunicado de Caricom señaló que, aunque los líderes regionales siguen estando muy comprometidos en intentar que los partidos de oposición y grupos de la sociedad civil formen un gobierno unitario, “los interesados todavía no llegan a donde deben llegar”.

“Estamos muy conscientes de la necesidad urgente de que se llegue a un consenso”, dice el comunicado. “Hemos dejado claro a las respectivas partes que el tiempo no está de su lado para acordar un camino hacia adelante. Según nuestros informes, la situación sobre el terreno sigue siendo grave y nos preocupa mucho”.