Grupo de jóvenes entra a la fuerza en mansión de la Florida valorada en $8 millones. Reinó el caos

·2  min de lectura

Un escandaloso grupo de jóvenes entró a la fuerza en una casa de $8 millones de la Florida y usó la propiedad para hacer una aparatosa fiesta en la que los inesperados visitantes se pusieron la ropa y las joyas de los dueños, según dijo la policía del Condado Walton.

El incidente tuvo lugar el pasado sábado 18 de junio, en la calle Blackwater en la comunidad Watercolor, y los asistentes celebraron incluso peleas de boxeo en medio de los exclusivos muebles y valiosas obras de arte, dijo la policía en un comunicado. La próspera comunidad queda a unas 130 millas al oeste de Tallahassee.

Hasta el momento, no se ha anunciado ningún arresto, pero en varios videos que se colgaron en las redes sociales aparecen docenas de asistentes después de haber visto volantes de promoción que circularon en el área, dijeron detectives que trabajan en el caso.

“Una fiesta en una casa al aire libre es algo en contra de la ley. Una fiesta en una casa a la que se entró a la fuerza es un allanamiento de propiedad privada y un delito”, apuntó la policía en el comunicado.

Una queja por ruido en las primeras horas del sábado alertó a las autoridades sobre el allanamiento, pero cuando llegaron los primeros patrulleros, la mayoría de los asistentes ya se habían marchado.

“Desde ese día, hay videos circulando en Snapchat, Instagram, y otras plataformas de las redes. En algunos videos algunos de los asistentes convirtieron la sala de estar en un cuadrilátero de boxeo”, dijo la policía.

“Aparte del daño que causaron y los objetos que robaron, es una total violación de una propiedad privada. El mismo sentimiento de alguien que va a tu armario sin tu permiso, se pone ropa tu ropa y utiliza tu baño. Sobre todo en un lugar donde se supone que uno se sienta a salvo”.

Los investigadores no dieron a conocer un estimado de los daños, así como tampoco una lista de las pertenencias robadas.

Los videos y fotos que se grabaron y tomaron durante la caótica fiesta se están investigando como evidencia. La policía ha colgado algunos en su portal, con la esperanza de que los asistentes se entreguen o puedan ser identificados por alguien.

De igual modo, los detectives están pidiendo pistas para intentar identificar a las personas que circularon volantes de antemano.

“Antes de que nadie diga, que ‘se trata de una locura de muchachos’, queremos que se pregunte cómo se sentiría si se encontrara saqueada su casa”, escribió la policía.

“Antes de que nadie diga, ‘tal vez no lo sabían’, pregúntese si lo que hicieron es algo legal, sin que importe si tenían o no permiso para haber entrado. Antes de justificar lo ocurrido, pregúntese por qué hicieron todo lo que hicieron”.

Traducción de Jorge Posada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.