Grecia rescata a 30 migrantes de islote frente a Creta

·2  min de lectura

ATENAS (AP) — Las autoridades griegas rescataron a un grupo de 30 personas de una embarcación de madera que perdió el rumbo y quedó a la deriva cerca de la costa rocosa de un pequeño islote al norte de Creta, en el caso más reciente de embarcaciones que transportan migrantes y que tienen problemas al sur de Grecia.

La Guardia Costera dijo el martes que recibió una llamada de socorro el lunes desde el bote mientras navegaba entre Creta y la pequeña isla de Anticitera. La lancha de madera finalmente se ubicó cerca del islote deshabitado de Gramvousa, justo al lado del extremo noroeste de Creta.

Las 30 personas a bordo, que incluían nueve menores de edad y cuatro mujeres, fueron transportadas a Creta, informó la Guardia Costera. No hubo información inmediata sobre sus nacionalidades.

Fue el caso más reciente de varios barcos con migrantes que tuvieron problemas y terminaron en las islas del sur de Grecia en los últimos días. La Guardia Costera anunció haber recogido a 69 personas el viernes de un velero que estaba a la deriva y que envió una señal de socorro a 26 millas náuticas (48 kilómetros) al suroeste de la isla jónica de Zacinto.

El velero zarpó el 22 de agosto de la costa turca cerca de Izmir y se dirigía a Italia cuando tuvo problemas, precisó la Guardia Costera.

Las 69 personas —61 de Irán, dos de Afganistán y seis de Turquía— fueron rescatadas por un carguero que pasaba y llevadas el sábado a la costa sur continental de Kalamata, dijo la Guardia Costera. Los seis turcos fueron arrestados bajo sospecha de contrabando de migrantes.

A principios de mes, unas 240 personas llegaron a la isla sureña de Citera en tres veleros que también habían zarpado de Turquía y se dirigían directamente a Italia.

Durante años, la ruta preferida para las personas que huían de los conflictos y la pobreza en Medio Oriente, Asia y África era la ruta marítima mucho más corta entre Turquía y las islas griegas cercanas en el oriente del Mar Egeo, pero las autoridades griegas aumentaron las patrullas en la zona y fueron acusadas de deportaciones sumarias e ilegales de los recién llegados a Turquía sin permitirles solicitar asilo, haciendo que más personas intenten eludir Grecia y dirigirse directamente a Italia.