Anuncios

Los Grammy son de Taylor Swift en una noche en la que Cyrus, Mitchell y Chapman también brillan

Estamos en el mundo de Taylor Swift, y ella simplemente nos permite vivir en él.

Después de semanas en las que atrajo una atención interminable por su novio estrella del fútbol americano y una desconcertante campaña de derecha en su contra, los Grammy del domingo volvieron a poner el foco en su arte. “Midnights” le valió a Swift el cuarto Grammy de su carrera como álbum del año, imponiéndose como la mayor ganadora de la categoría hasta el momento.

Dejó atrás a Frank Sinatra, Paul Simon y Stevie Wonder, quienes ganaron el honor tres veces cada uno.

“Para mí, el premio es el trabajo”, dijo. “Todo lo que quiero es seguir haciéndolo”.

Swift fue el último ejemplo de un espectáculo lleno de acción en el que las mujeres tuvieron los mayores honores y la mayoría de las actuaciones más memorables. Miley Cyrus cantó poderosamente “Flowers”, que ganó el premio a la grabación del año. La balada de Billie Eilish para la película “Barbie”, “What Was I Made For?”, se llevó el premio a canción del año para ella y su hermano Finneas O’Connell. La cantautora Victoria Monét fue nombrada mejor nuevo artista.

Había tantas joyas que la súber banda de rock boygenius, integrada por Julien Baker, Phoebe Bridgers y Lucy Dacus, ganó tres Grammy y ni siquiera llegó a la parte de televisada de la gala.

Que el primer premio presentado en televisión fuera decidido entre cinco mujeres nominadas, fue un indicio de lo que se avecinaba.

LA SORPRESA DE TRACY

Traer a la aislada Tracy Chapman a un dueto con el cantante de country Luke Combs, quien el verano pasado tuvo un éxito masivo con su versión de la canción de Chapman “Fast Car”, puso a todos la piel de gallina. En un segmento pregrabado que lo introducía, Combs describió elocuentemente lo que la canción significaba para él desde que era niño. Claramente conmovida, los ojos de Chapman brillaron cuando la multitud rugió mientras tocaba el inolvidable riff de guitarra su canción de 1988. Ella se mantuvo en un segundo plano mientras Combs llevaba el tema a una nueva generación. Un gran escenario para resurgir.

FLORES PARA MILEY

No es por despreciar actos más elaborados, pero Cyrus tuvo un cierto poder en la interpretación con “Flowers”. Era sólo ella y la canción. No había duda de que podía lograrlo, e incluso insertó un par de improvisaciones: “¡Acabo de ganar mi primer Grammy!”, dijo en su interpretación. Sus discursos estuvieron llenos de personalidad. “No creo que me haya olvidado de nadie”, dijo después de una lista de agradecimientos, “pero puede que me haya olvidado de la ropa interior”.

JAY-Z NO OLVIDA

En cambio, Jay-Z demostró que tiene buena memoria al recibir el premio Impacto Global Dr. Dre. Recordó las veces que los artistas de rap hablaban abiertamente sobre no recibir suficiente atención de los Grammy en proporción con las ventas de música, incluso boicoteando una ceremonia, aunque “fueron a un hotel a ver los Grammy”, dijo. “No fue un gran boicot”. Jay-Z considera una injusticia que su esposa, Beyoncé, nunca haya ganado el premio al álbum del año a pesar de su asombroso récord de 32 Grammys. “Cuando me pongo nervioso”, dijo, “digo la verdad”.

EL REGRESO DE JONI

La vuelta de Joni Mitchell a los escenarios le valió un Grammy y su actuación del domingo fue otro momento emotivo. Rodeada de amigos como Brandi Carlile, Mitchell, de 80 años, se sentó en un sillón que parecía un trono, golpeando su bastón mientras cantaba “Both Sides Now”. Su voz, que tuvo que recuperar tras sufrir un aneurisma cerebral, aportó una riqueza y perspectiva a la canción que sólo se podía insinuar en la original. Al igual que Chapman, estaba visiblemente conmovida por la recepción del público y risueña después de terminar.

HOMENAJES EMOTIVOS

Seamos honestos, esos homenajes “in memoriam” a las personas que murieron en el último año generalmente indican que es hora de levantarse del sillón y despegarse por un momento de la tele. Este no fue el caso. Stevie Wonder honró a Tony Bennett en un “dueto” con un Bennett filmado en “For Once in My Life” de Wonder, y luego cantó “The Best is Yet to Come” de Bennett. Annie Lennox honró a Sinead O’Connor interpretando “Nothing Compares 2 U”, con dos de los acompañantes del fallecido compositor Prince. Y Fantasia Barrino sacudió las paredes con “Proud Mary” para honrar a Tina Turner.

JOEL AL FINAL

Los Grammy sin duda tenían la intención de que la interpretación de Billy Joel de su primera canción nueva en 30 años, “Turn the Lights Back On”, fuera un gran éxito. Pero las tres horas previas de los Grammy fueron difíciles de superar.

TRABAJO DURO

Para el público, a veces parece que las estrellas surgen de la noche a la mañana, pero Monét y SZA ofrecieron encantadores recordatorios de todo el trabajo duro y los sueños que conllevan el éxito. Después de agradecer a “quienes sirvieron champán de esta noche”, Monét describió la travesía de 15 años que la llevó a un premio al mejor artista nuevo. “Mis raíces han estado creciendo bajo tierra durante mucho tiempo, y siento que hoy estoy brotando”, dijo. Hubo una breve pausa antes de que SZA aceptara el premio mejor canción R&B, ya que se estaba cambiando tras bambalinas. Pero se sintió abrumada después de recordar, junto a Lizzo quien le entregó su trofeo, los días cuando ambas abrían shows en pequeños clubes hace una década. Se apresuró a salir del escenario cuando la sobrepasó la emoción. “No me veo bien llorando”, dijo.

PROMO

Sí, entendemos que los artistas siempre están buscando oportunidades para promover su trabajo. Pero cuando Swift tomó tiempo durante su agradecimiento por un premio para anunciar que su nuevo álbum saldría en abril, y dijo que compartiría la portada en las redes sociales, se sintió... barato. Como si estuviera secuestrando el evento para sus propios fines, con noticias que sabía que eclipsarían gran parte de lo que estaba sucediendo. U2, que hizo una transmisión desde un concierto en su residencia de Las Vegas, se sintió como si estuvieran promoviendo un foro en vez de su propio trabajo. Dos momentos olvidables para dos grandes estrellas.

TREVOR SABE CÓMO HACERLO

Felicidades a Trevor Noah por su trabajo como anfitrión. Su entusiasmo por el mundo de la música puede parecer de novato, pero supera a los cómicos insultantes e irónicos. Al abrir la ceremonia entre las mesas colocadas cerca del escenario, caminaba para señalar a las estrellas, algunas que parecían ir desfilando a propósito frente a las cámaras como Meryl Streep y Taylor Swift, quienes llegaron tarde en realidad. Noah aprovechó para hacer un chiste y dijo que mientras Swift caminaba “la economía alrededor de estas mesas mejoró. Lionel Richie se convierte en Lionel Adinerado”. A diferencia de las miradas de Swift, que parecían acribillar al ainfitrión Jo Koy en los Globos de Oro, parecía estar disfrutando de Noah. El maestro de ceremonias de los Grammy levantó el espíritu para la gente en la arena y en casa por igual. También tuvo algunos buenos chistes, como cuando recordó que Universal Music está retirando a sus artistas de TikTok por un desacuerdo contractual. “Y sabes qué TikTok ¿Cómo te atreves a estafar a todos los artistas?”, dijo. “Qué vergüenza. Ese es el trabajo de Spotify”.