El Gobierno replantea la seguridad del Presidente y de los ministros

·3  min de lectura
El viernes pasado hubo efectivos de seguridad en la Casa Rosada; hoy, hay un doble vallado
El viernes pasado hubo efectivos de seguridad en la Casa Rosada; hoy, hay un doble vallado - Créditos: @Rodrigo Néspolo

La Casa Rosada amaneció el lunes con un nuevo y doble vallado exterior dispuesto por la Policía Federal. Se reforzó el perímtero a modo de “prevención” ante el renovado reclamo de los prestadores unidos de discapacidad, según fuentes policiales.

Más allá del simbolismo que supone la Casa de Gobierno con doble enrejado, el fallido atentado del jueves por la noche contra la vicepresidenta Cristina Kirchner en la puerta de su domicilio porteño obliga a replantear la seguridad del presidente Alberto Fernández y sus ministros, todos con custodia asignada por la Policía Federal.

¿Quién manipuló el celular del atacante de Cristina Kirchner?

“Cosas como las que pasaron el jueves te obligan a volver a poner bajo análisis todo”, afirmaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Seguridad en contacto con la división especial de la Policía Federal encargada de las custodias del Presidente, la vice, los ministros y hasta miembros del Poder Judicial. Las custodias se reforzaron en el caso de varios ministros, confirmaron altas fuentes del Gobierno que evitaron dar nombres propios.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, tiene a su cargo la coordinación de esas custodias. “Se basan en un protocolo que siempre puede modificarse”, aseguraron cerca del ministro, que defendió hoy el accionar de la Policía Federal en el momento del ataque de Fernando Sabbag Montiel, aunque el agresor llegó a apuntar en el rostro de la vicepresidenta a menos de un metro de distancia.

Voceros de tres miembros importantes del gabinete reconocieron que el eventual replanteo tiene bases sólidas. “A la custodia se le da la importancia necesaria por una cuestión de prudencia”, contestaron cerca de uno de ellos. Hay otros casos concretos, aseguraron desde el Gobierno, de ministros que “rechazan tener custodia los fines de semana, por ejemplo. Y eso hay que revisarlo”.

El presidente Alberto Fernández y su ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que fue ratificado en su cargo a pesar de las fallas en la custodia a Cristina Kirchner
El presidente Alberto Fernández y su ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que fue ratificado en su cargo a pesar de las fallas en la custodia a Cristina Kirchner - Créditos: @ESTEBAN COLLAZO

Ni el presidente Alberto Fernández, ni ministros como Eduardo de Pedro (Interior) o Sergio Massa (Economía) se muestran demasiado cómodos al ser seguidos por sus respectivas custodias, y muchas veces concurren a la Casa Rosada o a actos oficiales sin efectivos cerca suyo. “No quieren perder el contacto con la gente”, argumentaron fuentes oficiales, e incluyen en el listado a la propia vicepresidenta, desconfiada y reacia a aceptar operativos rigurosos en torno a sus movimientos, aunque siempre atenta a las directivas de Diego Carbone, el policía federal que oficia de jefe de custodia personal de la vicepresidenta.

En el caso del Presidente, su seguridad es compartida con la Casa Militar, que se ocupa de protegerlo dentro de los límites de la Casa Rosada y la quinta presidencial de Olivos. “La seguridad no se va a reforzar, pero indudablemente se tomarán precauciones en base a lo sucedido”, comentaron a LA NACION desde la Casa Militar, que encabeza el coronel Alejandro Guglielmi.

En tren de idear mejores sistemas de protección, desde el oficialismo recordaron que el expresidente Néstor Kirchner ideó, junto a Marcelo Saín, la creación de una división especial de custodia de la fórmula presidencial, integrada ya no por policías sino por personal “del palo”, simpatizantes kirchneristas pero entrenados para ese rol. “Quedó en la nada cuando Saín pasó a ser interventor de la PSA. Pero era una buena idea”, comentaron desde un despacho oficial, en alerta luego de lo sucedido en Juncal y Uruguay, el jueves por la noche.