El Gobierno removió al embajador en el Reino Unido y postula a Alicia Castro para Rusia

Alan Soria Guadalupe

En un nuevo día de movimientos, la Cancillería dispuso este martes la remoción del embajador en el Reino Unido, Carlos Cersale, y del enviado ante los organismos internacionales de Ginebra, el excanciller Carlos Foradori, dos representaciones de peso para nuestro país.

Además, surgió el nombre de Alicia Castro para ocupar la embajada argentina en Rusia, luego de que perdiera fuerza la posible designación de Beatriz Rokjés de Alperovich para dirigir esa sede diplomática.

En dos resoluciones comunicadas hoy en el Boletín Oficial, la cartera que dirige Felipe Solá dejó allanado el camino para que el Gobierno designe a figuras propias en puestos que pueden adquirir alta visibilidad.

Aunque todavía Alberto Fernández no definió quién ocupará la embajada en Londres, el Presidente buscará darle un nuevo perfil al vínculo bilateral con el Reino Unido, que atravesó una etapa de fuerte deshielo durante la gestión de Mauricio Macri.

La primera señal diplomática del mandatario para avanzar en ese sentido fue la creación de la Secretaría Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, que durante la gestión anterior mantuvo un perfil bajo como subsecretaría. La Casa Rosada designó a Daniel Filmus como titular. La segunda señal fue la remoción de Cersale, que había sido designado en 2016.

El kirchnerismo había sido duro con la política llevada adelante por el gobierno anterior, que en 2016 firmó un amplio acuerdo de cooperación con el Reino Unido que no hace mención a la soberanía argentina sobre las islas. La declaración, promovida por la excanciller Susana Malcorra, estableció el regreso de los vuelos desde el continente hacia el archipiélago, propuso que hubiera exploración conjunta de hidrocarburos en la región y allanó el camino para que avanzara la misión humanitaria para identificar a los soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin. Sin embargo, pese a que el texto abrió una nueva etapa de diálogo fluido entre los países, la discusión por la soberanía había quedado en un plano discursivo.

El gobierno de Cristina Kirchner había mantenido una relación tensa con Londres, donde la Argentina tuvo como embajadora a Alicia Castro. La diplomática no volverá a esa sede, sino que por estas horas su nombre suena fuerte para ocupar la embajada en Rusia, según supo LA NACION. Su pliego no fue redactado, pero la decisión estaría tomada, señalaron fuentes oficiales a la agencia Télam.

Hasta hace unas semanas, el nombre que figuraba entre las posibles elegidas para viajar a Moscú era el de la exsenadora Beatriz Rokjés, pero su candidatura perdió fuerza rápidamente luego de que surgieran las denuncias de abuso sexual contra su marido, el exgobernador de Tucumán José Alperovich.

El Gobierno también dispuso el regreso al país de Foradori, quien en las últimas semanas expuso ante las Naciones Unidas el giro de la postura de la Casa Rosada sobre la crisis en Venezuela.

Una semana después de la llegada del nuevo gobierno, el diplomático cuestionó la aplicación de sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea al régimen de Nicolás Maduro.

Foradori dijo que las medidas -destinadas a ejercer presión sobre el chavismo- "tienen efectos en la población más vulnerable".

"La Argentina desea manifestar que nuestra preocupación debe incorporar la dimensión de los derechos económicos, sociales y culturales. En tal sentido, el impacto de las sanciones económicas, comerciales y financieras sobre la economía venezolana es indubitable teniendo efectos concretos sobre la población más vulnerable", había dicho el excancilller.

En unas semanas de movimientos permanentes por la remoción de embajadores y la designación de nuevos representantes (no sin inconvenientes, como ocurrió con la caída de la propuesta de Luis Bellando en el Vaticano), la Cancillería también removió ayer al embajador en Vietnam, Juan Carlos Valle Raleigh.

El Gobierno ya ocupó buena parte de los casilleros de representaciones diplomáticas importantes en el exterior. Aún está pendiente la confirmación oficial de quién ocupará la embajada en Pekín en reemplazo de Diego Guelar (los candidatos posibles desde hace semanas son Sabino Vaca Narvaja y Alfredo Bascou), en Moscú y en el Vaticano.

Ya fueron nombrados Jorge Argüello en Estados Unidos, Daniel Scioli en Brasil, Carlos Tomada en México, Pablo Grispun en la Unión Europea, Carlos Raimundi en la Organización de Estados Americanos (OEA) y Rafael Bielsa en Chile, entre otros.