Anuncios

El Gobierno español pide más control telemático contra los maltratadores

Madrid, 30 dic (EFE).- El Gobierno español reclamó este viernes a los órganos judiciales que fomenten el uso de dispositivos electrónicos como las pulseras de control telemático en casos de violencia machista, ante la preocupación en el país por el grave incremento de asesinatos de mujeres.

En diciembre murieron en España once mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, la cifra más alta en este mes desde que en 2003 comenzaron a contabilizarse esos crímenes en el país, entre ellas una peruana y una boliviana apuñaladas por hombres de su misma nacionalidad.

La ministra española de Justicia, Pilar Llop, pidió a los órganos judiciales y a la fiscalía que fomenten el uso de estos dispositivos pues han demostrado su eficacia, ya que ninguna mujer portadora de esas pulseras ha sido asesinada desde que se comenzaron a implantar en 2009.

Llop se reunió en Madrid con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Rafael Mozo, y con el fiscal general del Estado, Álvaro García, a los que instó a fomentar la implantación de esta medida que permite controlar la distancia del agresor respecto a la víctima.

Estas pulseras las llevan tanto la víctima como el agresor, con un sistema de localización por satélite que alerta en caso de que incumpla las medidas de alejamiento impuestas por un juez.

Varios de los detenidos por los últimos crímenes incumplieron esas medidas y en algunos casos eran reincidentes en agresiones machistas.

Este año 49 mujeres murieron en España a manos de sus parejas o exparejas, hasta un total de 1.182 desde que comenzaran a contabilizarse estos casos, y el Gobierno español ha ordenado a las fuerzas de seguridad que intensifiquen las medidas de protección de las víctimas.

En España, 31.161 mujeres se encuentran en el Sistema de Seguimiento Integral de los Casos de Violencia de Género (VioGén), de las que 17 están en riesgo extremo y cuentan con protección permanente, mientras que otras 706 con riesgo alto tienen seguimiento personal continuo, tanto ellas como sus hijos.

Al menos cinco de las asesinadas en diciembre estaban dentro de ese sistema.

(c) Agencia EFE