Anuncios

El Gobierno y las disidencias de las FARC trabajan para llegar con un cese al fuego a la mesa de diálogo

Suárez (Colombia), 3 sep (EFE).- El Gobierno colombiano y el Estado Mayor Central, la principal disidencia de las FARC, seguirán trabajando después de una primera reunión exploratoria para elaborar un acuerdo de cese al fuego bilateral que esté vigente cuando comiencen las conversaciones formales de paz.

Las dos delegaciones se reunieron tres días en una zona rural de Suárez, en el departamento del Cauca (suroeste), donde ayer acordaron instalar una mesa de diálogos en una fecha y lugar aún por definir y que esperan anunciar después de una nueva reunión el 17 de septiembre.

A esta nueva convocatoria, ambas delegaciones deberán llegar con algunas "tareas" resueltas, entre ellas la central: "la elaboración de un acuerdo de cese al fuego con plenas garantías para la población civil", explicó hoy el jefe de la delegación del Gobierno, Camilo González Posso.

"Eso se va a tratar durante todos estos días en comisiones técnicas, vamos a trabajar de manera intensa. Y el próximo 17 de septiembre se hará una valoración sobre lo que se ha avanzado y se convocará la fecha de instalación para hacerle un anuncio al país del arranque de ese cese y de las conversaciones", aseguró González Posso.

El cese al fuego es, para el EMC, "el camino más inteligente, el más sabio", en palabras del jefe de la delegación de las disidencias, "Andrey Avendaño": "Si no hay cese al fuego, estamos sentados en un espacio de diálogo, pero mientras eso sucede, mientras estamos aquí las dos delegaciones, los soldados, los policías y los guerrilleros están enfrentados y están muriendo", dijo el guerrillero hoy a varios medios en Suárez.

"Si un proceso de paz es para dignificar la vida de los colombianos, pero también para tratar de reducir al máximo la pérdida de vidas humanas, entonces no tiene mucha lógica que estemos dialogando dentro de la confrontación", apuntó el joven.

El Gobierno y el EMC ya tuvieron vigente un cese al fuego bilateral que comenzó en enero y que fue roto de forma parcial en mayo -antes de que se cumplieran los 6 meses fijados- en cuatro departamentos, después de que las disidencias asesinaran a cuatro menores indígenas que supuestamente antes habían reclutado.

Desde entonces, el Gobierno ha lanzado una ofensiva para tratar de parar la expansión de la principal disidencia de las FARC, que integra a unas 3.000 personas y está comandada por "Iván Mordisco", mientras que éstos han multiplicado sus ataques contra la fuerza pública sobre todo en el suroeste del país.

EL CAMINO HACIA EL CESE

El EMC reconoció que el cese de las acciones ofensivas ha sido el "tema más complejo" en esta primera reunión exploratoria porque, según Avendaño, el Ministerio de Defensa se muestra reticente porque cree que las disidencias lo van a usar para "fortalecerse".

"Nada podría ser más falso", aseguró el líder guerrillero, que lanzó un aviso: "Nosotros vamos a estar acá con este gobierno, con otro gobierno, con cese al fuego, sin cese al fuego; las FARC va a existir". Pero un cese al fuego beneficia a las comunidades, según el EMC, por lo que es el camino a seguir.

Además del protocolo para el cese y la forma de monitoreo, para el 17 de septiembre las delegaciones también tienen que elaborar la agenda para la mesa de conversaciones.

"El 17 (de septiembre) nos reuniremos nuevamente las dos delegaciones para mirar a ver si las tareas que ya quedaron estructuradas se cumplieron y, si se cumplieron, determinaremos el día de la instalación de la mesa. Ese mismo día se va a anunciar el sitio donde va a ser la instalación de la mesa", apuntó Avendaño.

Eso podría ser en 5, 10 o 15 días, según el EMC, aunque el Gobierno no da tiempos por prudencia y porque las disidencias ya dieron en otra ocasión una fecha de inicio formales de diálogos -el 17 de mayo- que nunca se cumplió y de hecho la senda empezó a complicarse.

"Se viene un proceso largo, que ya lleva casi un año, donde hubo una experiencia de cese al fuego que tuvo tropiezos a partir del mes de mayo", consideró González Posso, que, sin embargo, considera que esta primera reunión y que ya haya fecha para una segunda es "una buena noticia para la paz".

(c) Agencia EFE