GigaFactory, la monumental fábrica donde se cambiará el futuro

El caluroso y polvoriento desierto de Nevada en Estados Unidos está siendo testigo del proceso de construcción de una de las instalaciones destinadas a cambiar el mundo. Su nombre “GigaFactory” ya es toda una declaración de intenciones del magnate de la industria Elon Musk a quien “Megafactory “ o “Superfactory” debió de parecerle poco…

Si analizamos la realidad de Tesla Motors, la empresa de producción de coches eléctricos del visionario creador de Paypal y SpaceX, y si damos por buenas las cifras que el propio Musk ofrece públicamente, lo cierto es que las ventas del coche eléctrico están al alza pero, seamos sinceros: no dejan de ser una gota en el océano del mercado de automóviles tradicionales.

Aún siendo el coche más asequible que Tesla ha lanzado al mercado, el codiciado modelo 3 sigue siendo un producto al alcance de pocos bolsillos en el mundo. A día de hoy se estima que se han realizado unas 400.000 reservas del brillante Model 3, unas cifras impresionantes teniendo en cuenta que hasta ahora la compañía tan solo había vendido 50.000 de sus anteriores modelos.

Sin embargo, y a pesar de estos magníficos números, todavía no podemos considerar que Tesla haya conseguido un cambio real en el transporte mundial: Para ser un fenómeno que cambie el futuro, los ingenieros de Musk deben conseguir abaratar los costes hasta ofrecer efectivamente un coche que cualquiera pueda adquirir, tanto en precio como en prestaciones.

Los planes de Musk no son fáciles, pero sí son simples: Crecer y abaratar costes hasta conseguir que cualquiera pueda hacerse con un coche eléctrico. Por ello está levantando sobre las rojas arenas del desierto de Nevada lo que será la mayor fábrica de baterías para coches de todo el planeta. Trece kilómetros cuadrados de instalaciones en la que trabajarán más de 6.500 empleados cuando alcance el pleno rendimiento en apenas unos años.

Si se cumplen los planes marcados por Tesla Motors, la GigaFactory debería iniciar su actividad el año que viene (2017) y convertirse en tan solo cuatro años en una maquinaria bien engrasada capaz de producir 500.000 coches cada año. Si tenemos en cuenta que la planta de Seat en Martorell, la mayor en volumen de producción en España, ofrece unas cifras de 470.000 coches al año, podemos hacernos una idea del rápido crecimiento que Tesla planea para el año 2020.

El coste aproximado para esta enorme instalación ronda los 5.000 millones de dólares, de los cuales 1.500 los aporta la tecnológica Panasonic que se ha convertido en socio de Tesla para el desarrollo de nuevas baterías de litio más eficientes, duraderas y económicas.

Muchos consideran que la transición desde la gasolina hacia el coche eléctrico significará un cambio fundamental en nuestro futuro, en donde el petróleo dejará paso a energías más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Para ello los diseños eléctricos no solo deben ser igualmente eficientes sino que también deben ser lo suficientemente económicos como para que cualquiera pueda acceder a ellos.

Referencias y más información:

Jack Stewart “This Is the Enormous Gigafactory, Where Tesla Will Build Its Future” Wired.com

Jordan Golson “Tesla’s entire future depends on the Gigafactory” The Verge