Anuncios

Georgia avanza en la aprobación de una ley de agentes extranjeros pese a las protestas

Tiflis, 7 mar (EFE).- El Parlamento de Georgia aprobó hoy en primera lectura una controvertida ley sobre agentes extranjeros, que desató violentas protestas en la capital de este país caucasiano, ya que sus detractores consideran el proyecto "antidemocrático" y similar al refrendado en su momento por el Kremlin.

Pese a las críticas en el seno del país y en Occidente, 76 parlamentarios georgianos apoyaron el martes el proyecto, mientras trece votaron en contra.

La presidenta del Parlamento, Shalva Papuashvili, aseguró al cerrar la sesión que el proyecto se remitirá ahora a la Comisión de Venencia, que emitirá su veredicto "dentro de unos tres meses".

La Embajada de EEUU tachó el debate parlamentario, en cuyo hemiciclo estalló incluso una pelea, como un "día negro para la democracia en Georgia", y advirtió que la ley perjudicará a la relación de Tiflis con sus socios, y sus aspiraciones euroatlánticas.

El proyecto de ley "no se corresponde ni con el deseo de Georgia de integrarse en Europa ni con el desarrollo de la democracia en el país", agregó la legación diplomática.

Mientras su debatía la ley, varios miles de personas contrarias a su aprobación se concentraron ante la sede del Parlamento en la Avenida Rustaveli de Tiflis.

Al conocerse el resultado de la votación, estallaron choques entre manifestantes y policía, que recurrió a gas lacrimógeno y a cañones de agua para dispersar a la multitud.

Varias decenas de personas intentaron romper el cordón policial para acceder a la cámara.

Desde Berlín el primer ministro de Georgia, Irakli Garibashvili, defendió la ley con el argumento de que "Georgia debe hacer todo lo posible para fortalecer su soberanía" y llamó "a no sucumbir a las especulaciones irresponsables de la oposición".

"Hay muchas ONG que se pronuncian contra los intereses nacionales con el dinero que reciben del exterior. El futuro del país pertenece a los patriotas y no a aquellos que sirven a Estados extranjeros", comentó.

Recordó que el partido gobernante Sueño Georgiano, en el poder desde 2012, ha firmado un Acuerdo de Asociación con la UE y en el camino de la integración europea recibió una exención de visados ​​y el año pasado la perspectiva europea.

"Seremos miembros de pleno derecho de la familia europea, estamos esperando el estatus de candidato a la Unión Europea lo antes posible", dijo el jefe de gobierno.

Sus detractores consideran que el proyecto recuerda a la ley sobre agentes extranjeros aprobada hace una década por el presidente ruso, Vladímir Putin, que permite al Estado reprimir y prohibir las opiniones críticas de oposición, ONG, medios de comunicación y activistas de derechos humanos.

EEUU y la UE pidieron a Georgia que no apruebe este proyecto para no interferir en el trabajo de las ONG y los medios de comunicación financiados con fondos occidentales.

Sin embargo, según sus impulsores, el movimiento "Fuerza del Pueblo", leal a las autoridades, el proyecto de ley se basa en uno similar estadounidense, adoptado en 1938, sobre el registro de agentes extranjeros, el mismo argumento esgrimido por Putin en su mom.

(c) Agencia EFE