Cuando George Clooney conoció a Julia Roberts (no creas lo que dicen los reportes)

·9  min de lectura

Después de años sin actuar juntos, los actores regresan a la pantalla en una comedia romántica. En esta entrevista conversan sobre su amistad, trabajar juntos y envejecer.

Julia Roberts comenzó la entrevista con una pregunta: “¿Ya está causando problemas George?”.

Su amigo y frecuente coprotagonista George Clooney había precedido a Roberts en nuestra videollamada, marcando desde la finca de la Provenza que comparte con su esposa, Amal. Pero la habitación en la que estaba sentado estaba tan desbordada de luz del sol que apenas se podía vislumbrar a Clooney entre todos los destellos de la lente, y cuando Roberts se unió a nosotros, él intentaba cerrar sin éxito las cortinas estampadas de las ventanas.

“¿Intentas mostrar lo exterior que es tu resplandor interior con estos destellos?”, dijo Roberts.

Clooney le echó un vistazo a su recuadro en Zoom. “Pero miren quién habla, la de la cámara con filtro”, espetó.

“¡Tengo una computadora de 25 años!”, dijo Roberts.

Los insultos graciosos son la forma en que Roberts y Clooney prefieren comunicarse: “Es nuestro ritmo natural de ruido alegre”, dijo ella. Su compenetración ha sostenido una asociación en la gran pantalla que abarca varias películas, desde La gran estafa en 2001 hasta la más reciente, la comedia romántica Ticket to Paradise (21 de octubre en Estados Unidos), que los pone en el papel de exes que se detestan pero se reúnen para impedir la boda sorpresa de su hija (Kaitlyn Dever) con un cultivador de algas (Maxime Bouttier) al que conoció durante un viaje de graduación a Bali. Cuando los padres divorciados de la chica se unen, su antigua chispa se reaviva; al final de la película, han pasado de ser exes a ser algo así como ex-exes.

Cuando hablé con Roberts y Clooney a finales de agosto, no entraba nada de luz por los ventanales de Roberts: eran solo las 6 a. m. en San Francisco, donde Roberts y su esposo, Danny Moder, viven con sus tres hijos adolescentes. Roberts había pedido empezar temprano para poder despedir a los niños, que se iban a la escuela después de la entrevista, y señaló que no era ajena a levantarse temprano: para una escena de la salida del sol en Ticket to Paradise, tenía que estar en el set a las 3 a. m., lo más temprano que ha tenido que presentarse en el plató en su carrera.

“Tuve que llegar a la una de la madrugada”, bromeó Clooney, “por el trabajo que hacen en mi cara de antemano”.

“Todo el encintado y la masilla”, dijo Roberts, dejando escapar su famosa risa.

A continuación, extractos editados de nuestra conversación.

Cuando leyeron Ticket to Paradise, ¿tenían cada uno al otro en mente?

GEORGE CLOONEY Me enviaron el guion, y estaba claramente escrito para Julia y para mí. De hecho, los nombres de los personajes eran originalmente Georgia y Julian. Realmente no había hecho una comedia romántica desde Un día muy especial [1996] —no he triunfado como Julia en ese foro—, pero lo leí y pensé: “Bueno, si Jules se anima, creo que esto podría ser divertido”.

JULIA ROBERTS De alguna manera, solo tenía sentido con George, simplemente por nuestra química. Tenemos una amistad de la que la gente es consciente, y vamos a aparecer en la película como una pareja divorciada. La mitad de Estados Unidos probablemente piense que estamos divorciados, así que tenemos eso a nuestro favor.

CLOONEY Deberíamos estar divorciados porque ahora estoy casado, así que eso sería muy malo. Solo digo.

ROBERTS Además, George y yo sentimos mucha responsabilidad gozosa al querer hacer una comedia juntos, para darle a la gente unas vacaciones de la vida después de que el mundo ha pasado por un momento tan duro. Es como cuando vas caminando por la acera y hace frío y llegas a esa zona pequeña donde hay sol y te toca la espalda y dices: “Oh, sí. Esto es exactamente lo que necesitaba sentir”.

¿Es cierto que los dos no se habían conocido antes de La gran estafa?

ROBERTS Lo más curioso de conocer a George fue que en la prensa ya nos consideraban amigos. Había leído sobre una fiesta en casa de George, y pensé: “Bueno, tengo que conocer a este tipo en algún momento porque parece que se lo pasa muy bien”.

CLOONEY ¡Soy divertido!

ROBERTS Hay una cierta alquimia entre nosotros que se percibe a distancia, creo.

CLOONEY Siempre me ha atraído Julia, por muchas razones. Una de ellas es que siempre ha sido una auténtica estrella de cine, pero está totalmente dispuesta a no tomarse en serio a sí misma, y eso marca una gran diferencia en la vida, porque hemos pasado mucho tiempo juntos. También es una actriz con mucho talento. Trabaja muy duro pero nunca la ves sudar, y es la cualidad que más aprecio en mis actores favoritos, como Spencer Tracy.

Julia, eres productora ejecutiva de la película junto con George, y obviamente tienes una gran experiencia en comedias románticas. ¿Qué punto de vista aportas como experta del género?

ROBERTS Es un género en el que me encanta participar y ver, y creo que son difíciles de hacer bien. Hay una matemática muy simple, pero ¿cómo se hace para que sea especial? ¿Cómo se mantiene el interés de la gente cuando se puede predecir lo que va a ocurrir?

¿Hollywood ha tenido problemas para responder a esas preguntas? Hay muchas menos comedias románticas que antes, y has dicho que Ticket to Paradise fue el primer guion de una comedia romántica desde Notting Hill (1999) y La boda de mi mejor amigo (1997) que realmente te entusiasmó.

ROBERTS Creo que no apreciamos la gran cantidad de comedias románticas que había entonces. No se ve todo el esfuerzo y los hilos de las marionetas porque es divertido y dulce y la gente se ríe y se besa y es maliciosa. Además, creo que es diferente leer esos guiones a los 54 años. No puedo leer una historia como La boda de mi mejor amigo en la que me caigo de la silla y todas esas cosas porque…

CLOONEY Te romperías la cadera.

ROBERTS ¡Me rompería la cadera! Ay, George. Pero fue agradable leer algo que era apropiado para la edad, donde los chistes tenían sentido, y yo apreciaba y entendía lo que estas personas estaban pasando. Eso es lo que la gente quiere ver, tu conexión con una obra. Quieren ver el espacio del corazón que tienes para ello, no solamente: “Oh, haz algo gracioso porque nos encanta”.

[“Disfruta el subidón de serotonina de Julia Roberts riendo y riendo (¡y riendo) cuando George Clooney la fastidia en mi entrevista”, escribe el autor de la nota en el tuit a continuación. Haz clic y escucha las carcajadas]

Pero lo divertido sigue siendo importante. Hay una escena en Ticket to Paradise en la que sus personajes bailan borrachos la canción “Gonna Make You Sweat (Everybody Dance Now)”, avergonzando a su hija y a sus amigos. ¿Fue coreografiada para conseguir la máxima vergüenza, o simplemente se improvisó?

ROBERTS La gente siempre quiere coreografiarlo, pero no puedes ponerle pasos. Tienes que abrir la caja y dejar que la magia vuele.

CLOONEY Recuerdo que al principio de mi carrera tenía que hacer una escena de beso con una chica y el director me dijo: “Así no”. Y yo dije: “¡Hombre, esa es mi jugada! ¡Eso es lo que hago en la vida real!”. Fue más o menos lo mismo aquí, porque todo el mundo tenía planes de cómo debíamos bailar, y luego dijimos: “Bueno, en realidad tenemos algunos movimientos de baile muy malos en la vida real”. Julia y yo hemos hecho todos esos movimientos antes, esa es la parte más tremenda.

ROBERTS Oh, en todo el mundo.

CLOONEY Y Kaitlyn y Max estaban realmente horrorizados, ¿no?

ROBERTS Fue hilarante, se quedaron sin palabras. Si Danny y yo hiciéramos eso delante de nuestros hijos, estarían en plan: “Sí, cava un agujero para mí, me voy de aquí”.

George, no termino de procesar esa anécdota del director criticando cómo besas. No sé cómo lo superaste.

CLOONEY Y nos besamos en esta. Pero no quiero desvelar toda la historia.

Es una comedia romántica. Creo que el público espera un beso.

ROBERTS Un beso. Y lo hicimos durante unos seis meses.

CLOONEY Sí. Le dije a mi esposa: “Hicimos 80 tomas”. Ella dijo: “¿Qué diablos?”.

ROBERTS Hicieron falta 79 tomas de nosotros riendo y luego la única toma de nosotros besándonos.

CLOONEY Bueno, teníamos que hacerlo bien.

Filmaron la película en Australia, ¿verdad?

CLOONEY Empezamos en la isla de Hamilton, con todos esos pájaros salvajes, y Julia tenía la casa justo al lado de Amal y yo y los niños. Yo salía por las mañanas y decía: “Caa-caa”, y Julia salía y decía: “Caa-caa”. Y entonces le llevábamos una taza de café. Era la tía Juju para mis hijos.

ROBERTS Los Clooney me salvaron de la completa soledad y desesperación. Estábamos en una burbuja, y es el mayor tiempo que he estado lejos de mi familia. Creo que no he pasado tanto tiempo sola desde que tenía 25 años.

CLOONEY Y además, cuando Danny y los niños vinieron de visita, tuvieron que volar a Sídney y pasar la cuarentena durante dos semanas solos antes de que ella pudiera verlos.

ROBERTS Tan cerca y tan lejos. Cuando llegamos a Australia por primera vez y todos estábamos en cuarentena, te vuelves un poco loco. Recuerdo que alrededor del día 11 me preguntaba: “¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Qué es esta habitación de la que nunca salgo?”. Es algo curioso. Realmente no había previsto todo eso.

CLOONEY Por eso inventaron el alcohol.

ROBERTS O las galletas de chocolate.

CLOONEY Eso también.

Julia, este es tu primer papel en una película en cuatro años. Has dicho que te consideras una ama de casa, pero tus hijos ya son adolescentes, ¿crees que tu equilibrio entre trabajo y vida cambiará cuando sean mayores y estén fuera de casa?

ROBERTS Lo tomo todo como viene. Intento estar súper presente y no planificar, y no tengo ningún trabajo de interpretación próximo. Volver a la rutina me sienta muy bien. Y me encanta estar en casa, me encanta ser madre. Estar en Australia fue un verdadero reto por todas las normas alrededor de la covid, y creo que es un verdadero testimonio de la amistad y del entorno creativo en el que estábamos que no fue más difícil, porque ya no estoy hecha para ser una sola persona. Simplemente no está en mis datos celulares.

George, tú también te has tomado recientemente varios años de descanso de la actuación cinematográfica. Cuando tienes ese largo periodo de tiempo entre papeles, ¿hay alguna ansiedad cuando estás a punto de empezar de nuevo?

CLOONEY Si no tienes esa sensación de nerviosismo en el estómago cada vez que empiezas a trabajar, es que estás demasiado seguro de ti mismo para este trabajo y se notará en tu actuación. En el momento en que crees que lo tienes o que sabes lo que haces, no deberías seguir haciéndolo.

Una de las coprotagonistas de Ticket to Paradise es Billie Lourd, hija de la fallecida Carrie Fisher. Su padre, Bryan Lourd, ha sido tu agente durante mucho tiempo, George, así que imagino que conoces a Billie desde…

CLOONEY Desde que nació.

¿Es loco compartir escenas con una actriz que conoces desde que era bebé?

ROBERTS Lo más loco aún es tomar en brazos a su bebé mientras está en el set. ¿Qué te parece? La vida sigue su curso.

CLOONEY Sí. Es divertido tener 61 años, déjame decirte. Viene rápido, hombre.

Sesenta y un años, pero todavía dispuesto a hacer una escena sin camisa… frente a un delfín enojado, nada menos.

ROBERTS Y luciendo muy bien, ¡muchas gracias!

CLOONEY Esa fue una toma muy rápida, te lo aseguro. El delfín tenía mejor aspecto.

Kyle Buchanan, reportero de cultura pop que vive en Los Ángeles, escribe la columna The Projectionist. Antes fue editor en Vulture, el sitio web sobre espectáculos de New York Magazine, donde cubría la industria del cine. @kylebuchanan

© 2022 The New York Times Company