Anuncios

General Motors suspende servicios de taxis autónomos en EEUU

NUEVA YORK (AP) — Cruise, la unidad de vehículos autónomos de General Motors, ha suspendido las operaciones de vehículos sin conductor en todo el país después que los reguladores en California determinaron que los autos constituían un peligro para la seguridad pública.

El Departamento de Vehículos a Motor de California suspendió la licencia de Cruise, que esta semana empezó a transportar pasajeros por la ciudad de San Francisco.

Los reguladores federales también investigan a Cruise desde que recibieron informes de riesgos potenciales para peatones y pasajeros.

“Hemos decidido proactivamente poner en pausa las operaciones autónomas en todas nuestras flotas mientras nos tomamos tiempo para examinar nuestros procesos, sistemas y herramientas y reflexionar sobre una mejor manera de operar que reciba la confianza del público”, escribió Cruise en X, la plataforma antes conocida como Twitter, el jueves por la noche.

La decisión de suspender los servicios sin conductor no está relacionada con ningún incidente nuevo en las calles, aclaró Cruise. Las operaciones de vehículos autónomos de Cruise bajo supervisión humana continuarán, incluso durante la suspensión por tiempo indeterminado dispuesta por California.

General Motors Co., que tiene objetivos ambiciosos para Cruise, sufrió un importante revés esta semana. La automotriz de Detroit esperaba que Cruise le redituara un ingreso anual de 1.000 millones de dólares en 2025, un gran salto con respecto a los ingresos de 106 millones de dólares del año pasado, cuando la empresa registró pérdidas de casi 2.000 millones.

Cruis también realizó pruebas a su servicio de taxis autónomos, o robotaxis, en Los Ángeles, Phoenix y Austin.

El Departamento de Vehículos a Motor de California no divulgó las razones concretas por la que suspendió la licencia de Cruise, pero tomó la medida el martes después de una serie de incidentes que despertaron inquietud acerca de los peligros e inconvenientes de los robotaxis.

A principios de este mes, un robotaxi Cruise atropelló a un peatón que había sido arrollado por otro vehículo conducido por un humano. El peatón quedó atrapado bajo un neumático del vehículo Cruise después que se detuviera. En un comunicado, Cruise informó que seguía cooperando con los reguladores estatales y federales que investigan el accidente del 2 de octubre —y que sus ingenieros están trabajando para que sus robotaxis mejoren su respuesta “a este tipo de hechos extremadamente raros”.