Anuncios

Gran Bretaña: avance ruso en Bájmut dejará muchas bajas

KIEV, Ucrania (AP) — Las fuerzas rusas han logrado avanzar en su campaña para tomar Bájmut, la ciudad del este de Ucrania donde se continúan los combates terrestres más largos de la guerra, pero autoridades militares británicas advirtieron el sábado que será difícil mantener la irrupción sin que se pierdan más vidas.

El Ministerio de Defensa británico indicó en su valoración más reciente que las unidades paramilitares del Grupo Wagner, controlado por el Kremlin, han capturado la mayor parte del este de Bájmut y que el río que cruza el centro de la ciudad marca ahora la línea del frente.

La ciudad minera se encuentra en la provincia de Donetsk, una de las cuatro regiones de Ucrania que el presidente ruso Vladimir Putin anexó ilegalmente el año pasado. El ejército de Rusia abrió la campaña para tomar el control de Bájmut en agosto, y ambos bandos han sufrido enormes bajas.

Las tropas ucranianas y las líneas de suministro en la ciudad siguen siendo vulnerables a los “continuos intentos rusos de flanquear a los defensores desde el norte y el sur” mientras las fuerzas del Grupo Wagner tratan de acercarse realizando un movimiento de pinza, agregó el ministerio.

Sin embargo, agregó el Ministerio, para las fuerzas del Grupo Wagner será un “enorme desafío” avanzar debido a que Ucrania ha destruido puentes clave sobre el río, mientras que el fuego de los francotiradores ucranianos desde edificios fortificados más al oeste convierte una estrecha franja de terreno abierto en el centro en una “zona de muerte”.

Por otra parte, blogueros militares rusos y otras cuentas de Telegram favorables al Kremlin afirmaron el viernes que las tropas de Moscú han entrado en una planta de procesamiento de metales en el noroeste de Bájmut. Más tarde, un centro de estudios con sede en Washington hizo referencia también a imágenes geolocalizadas que mostraban a las fuerzas rusas a menos de 800 metros (yardas) de la planta AZOM, un complejo fortificado.

El Instituto para el Estudio de la Guerra indicó la noche del viernes que el aparente enfoque de Moscú en la toma de las instalaciones, en lugar de optar por un “cerco más amplio del oeste de Bájmut” tratando de capturar aldeas próximas, podría provocar un nuevo repunte de las bajas rusas.

Las fuerzas terrestres ucranianas señalaron el sábado su intención de mantener la ciudad, informando en Facebook que su oficial máximo sigue supervisando “los sectores más importantes del frente” y “tomando las medidas necesarias” para negar a Moscú una victoria en el campo de batalla largamente esperada. El coronel general Oleksandr Syrskyi ha realizado varias visitas a Bájmut y a otros puntos críticos del frente oriental durante el último mes.

“Nuestro ejército está de pie. Esta es nuestra fortaleza. Y ni siquiera podemos imaginar cuán útil será para el país y para nuestro ejército en un futuro cercano lo que están haciendo ahora”, dijo el secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, Oleksii Danilov, en la televisión estatal ucraniana.

Citando a Syrskyi, indicó que los pasajes y el territorio alrededor de Bájmut estaban “llenos de cadáveres de rusos y wagnerianos”.

En el resto del país, los trabajos de reparación continuaban el sábado luego de una oleada de ataques rusos con misiles y drones que dejó seis muertos y a cientos de miles de personas sin calefacción ni electricidad dos días antes.

El operador eléctrico ucraniano indicó que los problemas de suministro persistían en cuatro regiones tras la ofensiva, que incluyó 80 misiles rusos y un número más pequeño de aviones no tripulados con explosivos que alcanzaron zonas residenciales e infraestructuras críticas en todo el país.

En una publicación de Facebook, el operador de servicio de electricidad en Ucrania, Ukrenergo, informó que los apagones programados continúan vigentes en Járkiv y Zhytomyr, así como en partes de las regiones de Dnipropetrovsk y Mykolaiv. La compañía agregó que la situación en Zhytomyr era especialmente desafiante, con algunos clientes aún sin electricidad.