Anuncios

Las enfermedades pueden volverse más mortales que las bombas en Gaza: OMS

FOTO DE ARCHIVO. Niños palestinos sentados al lado del fuego junto a los escombros de una casa alcanzada por un ataque israelí durante el conflicto, en medio de una tregua temporal entre Hamás e Israel, en Jan Yunis, en el sur de la Franja de Gaza

Por Emma Farge

GINEBRA, Suiza, 28 nov (Reuters) -Más personas por enfermedades que por los bombardeos en Gaza si no se restablece rápidamente el sistema sanitario del enclave, dijo el martes una portavoz de la Organización Mundial de la Salud, que advirtió de un aumento de las enfermedades infecciosas y la diarrea infantil.

Según cifras consideradas fiables por las Naciones Unidas, las autoridades sanitarias de Gaza dicen que se ha confirmado la muerte de más de 15.000 personas en el bombardeo israelí del estrecho enclave, más de 6.000 de ellas niños, y se teme que muchas más estén perdidas bajo los escombros.

Israel ha jurado aniquilar a Hamás, el grupo militante que gobierna Gaza, después de que sus hombres armados irrumpieron en la frontera matando a unas 1.200 personas y capturando a 240 el 7 de octubre.

"Si no somos capaces de restablecer el sistema sanitario, acabarán muriendo más personas por enfermedades que por los bombardeos", dijo Margaret Harris, de la OMS.

Calificó de "tragedia" el colapso del hospital al-Shifa, en el norte de Gaza, y expresó su preocupación por la detención de parte de su personal médico por las fuerzas israelíes.

Harris reiteró su preocupación por el aumento de los brotes de enfermedades infecciosas, en especial de diarrea infantil, con un incremento de los casos de niños a partir de cinco años hasta más de 100 veces los niveles normales a principios de noviembre.

"Todo el mundo, en todas partes, tienen necesidades sanitarias acuciantes, porque se mueren de hambre, carecen de agua potable y están hacinados", afirmó.

James Elder, portavoz de la Agencia de la ONU para la Infancia en Gaza, dijo a periodistas por videoconferencia que los hospitales de la franja estaban llenos de niños con quemaduras y heridas de metralla y gastroenteritis por beber agua sucia.

"He conocido a muchos padres (...) Saben exactamente lo que necesitan sus hijos. No tienen acceso a agua potable y eso les está paralizando", dijo.

Describió cómo vio a un niño al que le faltaba parte de la pierna tendido en el suelo del hospital durante varias horas, sin recibir tratamiento por falta de personal médico.

Otros niños heridos yacían en colchones improvisados en aparcamientos y jardines exteriores, dijo. "En todas partes los médicos tienen que tomar decisiones horribles sobre ya saben a quién dan prioridad", dijo.

Citando un informe de la ONU sobre las condiciones de vida de los residentes desplazados en el norte de Gaza, Harris dijo: "(No hay) medicinas, ni actividades de vacunación, ni acceso a agua potable e higiene, ni alimentos. Hemos observado un número muy elevado de casos de diarrea entre los lactantes", afirmó.

Calificó de "tragedia" el derrumbamiento del hospital Al Shifa, en el norte de Gaza, y expresó su preocupación por la detención de algunos de los heridos.

(Reporte de Emma Farge; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)