Anuncios

Cuando Gaza perdió el teléfono y la conexión a Internet debido al ataque israelí, este activista encontró una manera de que los palestinos volvieran a estar conectados

(CNN) -- Mirna El Helbawi está sentada en una azotea de El Cairo, con el rostro iluminado por la luz de la luna y un teléfono en las manos, mientras le envía mensajes de texto a un padre aterrorizado cuya esposa e hijos están atrapados en Gaza.

“No quiero nada de este mundo en este momento”, le escribe en árabe, “excepto poder hablar con ellos, aunque sea por última vez, déjame decirles adiós”.

El Helbawi, a más de 300 kilómetros de distancia, no puede proteger a su familia de la lluvia de misiles israelíes. Pero ella puede brindarles la oportunidad de decir un “Te amo” más.

La escritoria y activista egipcia es fundadora de Connecting Gaza, una iniciativa de base que utiliza eSIM (o tarjetas SIM virtuales) para ayudar a los palestinos a evitar los apagones de telecomunicaciones en medio de los ataques aéreos israelíes en todo el territorio.

El Helbawi, junto con un pequeño grupo de voluntarios y una legión de donantes internacionales, dice que reestablecieron la conexión telefónica y de Internet a más de 200.000 palestinos en Gaza, y continuarán el esfuerzo hasta que termine la devastadora guerra entre Israel y Hamas.

"El derecho al teléfono y al acceso a Internet es un derecho humano básico tan importante como la comida y el agua", dijo a CNN El Helbawi, de 31 años. Sin la capacidad de comunicarse, los civiles palestinos atrapados en la línea de fuego no pueden controlarse unos a otros ni pedir ayuda; los trabajadores médicos y de emergencia no pueden coordinar sus respuestas; y los periodistas no pueden documentar atrocidades sobre el terreno, incluidos posibles crímenes de guerra, afirma.

“Después de todo este dolor, ni siquiera pueden compartir su dolor con el mundo o gritarle a la gente que exija un alto el fuego. Tienen que soportar bombardeos y ataques en absoluto silencio”, afirmó y sentencia:  "es como ser asesinado mientras alguien te tapa la boca con la mano, de modo que ni siquiera puedes gritar pidiendo ayuda".

Gaza guarda silencio

El Helbawi, como millones de personas más, ha estado observando ansiosamente el desarrollo de la guerra desde el 7 de octubre, cuando Hamas lanzó un descarado ataque en Israel, matando a 1.200 personas y tomando como rehenes a más de 240.

Israel respondió imponiendo un asedio y lanzando mortíferos ataques aéreos en toda Gaza, destruyendo viviendas, escuelas y hospitales en el territorio densamente poblado. Se estima que hasta ahora unos 15.200 palestinos, el 70% de los cuales son mujeres y niños, han muerto en los ataques y otros 40.000 han resultado heridos, según el Ministerio de Salud palestino, que extrae sus cifras de fuentes en la Gaza gobernada por Hamas.

Casi de inmediato, los servicios de telecomunicaciones sufrieron interrupciones. Israel cortó la electricidad en el territorio y los proveedores de servicios dijeron que el bombardeo destruyó una infraestructura de red vital. Algunos palestinos todavía podían hacer llamadas telefónicas y acceder a Internet, pero la conexión era irregular.

El humo se eleva desde los edificios en Gaza después de ser alcanzados por ataques aéreos israelíes el 2 de diciembre de 2023. John MacDougall/AFP/Getty Images

Durante semanas, El Helbawi siguió de cerca la noticia. Las imágenes y vídeos publicados en las redes sociales le rompieron el corazón: barrios enteros reducidos a escombros; médicos que luchan por tratar a pacientes sin medicamentos; Padres de luto por la muerte de sus hijos.

Luego, el 27 de octubre, mientras Israel se preparaba para ampliar sus operaciones terrestres, Gaza guardó silencio.

"Lamentamos anunciar una interrupción total de todos los servicios de comunicación e Internet con la Franja de Gaza a la luz de la agresión en curso", dijo Paltel, la principal empresa de telecomunicaciones en los territorios palestinos, en un comunicado. Fue el primero de varios apagones que afectaron a Gaza.

Con temor de que que un apagón pudiera encubrir “crímenes de guerra”, El Helbawi emprendió la búsqueda de una solución.

Al principio, se unió a otros en la plataforma de redes sociales X, pidiendo a Elon Musk que entregara su servicio de Internet satelital Starlink a Gaza, y se emocionó cuando Musk dijo que lo haría . Pero cuando las conversaciones sobre esos planes se estancaron, decidió intentar algo más.

Por sugerencia de un seguidor de las redes sociales, compró una eSIM con servicio de roaming e hizo que un amigo intentara conectarse a una red extranjera. Para su sorpresa, funcionó.

“Lo sentí en todo mi cuerpo en el momento en que nos dimos cuenta de que había esperanza, aunque fuera muy pequeña, de que encontráramos una solución”, dijo El Helbawi. "Era la luz al final de un túnel muy oscuro".

En 24 horas, publicó en X e Instagram pidiendo a sus seguidores que quisieran ayudar a restaurar el teléfono y el Internet para los palestinos que donaran eSIM comprándolas en línea y enviándole los códigos QR. El Helbawi confiaba en poder encontrar personas en Gaza con servicios para distribuir las eSIM por todo el territorio.

Dar voz a las víctimas

Mientras El Helbawi comenzaba a ejecutar su plan, Ahmed Elmadhoun estaba en Gaza luchando por saber cómo informar sobre la guerra sin servicio telefónico ni de Internet.

Como uno de los pocos periodistas sobre el terreno, Elmadhoun se sintió obligado a mantener al mundo informado de las últimas noticias, compartiendo fotos y vídeos de las consecuencias en las redes sociales.

"Es una responsabilidad importante", dijo a CNN Elmadhoun, de 27 años. “Aquí la gente muere en silencio y nadie puede oírlos. Somos la voz de todas estas víctimas”.

El periodista Ahmed Elmadhoun fue la primera persona en Gaza a quien El Helbawi ayudó a volver a conectarse a Internet a través de una eSIM. Cortesía de Ahmed Elmadhoun

También le preocupaba su familia, que estaba desplazada por toda Gaza y no era posible localizarla. Más de 40 de sus familiares murieron en ataques aéreos, dice Elmadhoun.

“Gaza estaba increíblemente aislada, lo único presente era el miedo. Estábamos solos, muy solos”, afirmó. “No pudimos comunicarnos con nuestras familias ni preguntar por ellas, y los ataques aéreos fueron increíblemente intensos. Ni siquiera las ambulancias y los equipos de emergencia pudieron determinar el lugar de los bombardeos ni llegar hasta los heridos”.

En medio de sus temores, Elmadhoun logró acceder a Internet utilizando una tarjeta SIM israelí antes de que fuera bloqueada. En ese momento, publicó en X preguntando: "Alguien me habló de una eSIM, ¿quién?".

Minutos después, El Helbawi vio su pregunta y respondió: “¡Yo! ¡A mí! ¡A mí! Envíame un mensaje urgente”.

El Helbawi rápidamente le dio a Elmadhoun un código QR eSIM y lo ayudó a reconectarse a Internet, convirtiéndolo en la primera persona en Gaza en obtener uno.

En ese momento nació Connecting Gaza.

La solución se vuelve viral

La noticia de la iniciativa se difundió rápidamente en las redes sociales, y personas preocupadas de todo el mundo compraron y donaron eSIM.

Los donantes envíaron códigos QR desde lugares tan lejanos como Estados Unidos, Suiza, Pakistán y Países Bajos, dice El Helbawi. La mayoría las compra en aplicaciones móviles como Simly y Airalo, que permiten a los donantes ver cuándo se activan las eSIM y recargarlas cuando se agotan los fondos.

Graeme Bradley, un donante de Escocia, dice que se sintió atraído por la iniciativa porque es una manera fácil de tener un gran impacto en un conflicto donde hay tantas vidas en juego.

"Es horrible ver el nivel de destrucción y muerte infligida a civiles inocentes que viven en un territorio ocupado sin ningún lugar adonde ir", dijo Bradley, de 38 años, a CNN. "No hay escapatoria para ellos".

Al ayudar a los palestinos a contar sus historias, espera que puedan “convertir a la opinión pública y presionar a los líderes mundiales para que pidan un alto el fuego”.

Pero no todos los que obtienen una eSIM viven lo suficiente como para contar su historia.

Los palestinos luchan por cargar y utilizar sus teléfonos móviles en medio de cortes de electricidad y apagones de telecomunicaciones en toda Gaza. Rizek Abdeljawad/Xinhua/Getty Images

Noha Elkomi, una donante egipcia de 25 años, dice que vio con entusiasmo en su aplicación cómo un palestino activaba la eSIM que ella donó. Pero cuando quedó inactivo, su corazón se hundió.

Compartió sus preocupaciones con El Helbawi, quien le dijo: “Nunca se sabe lo que pasa”, recordó Elkomi.

“Entendí lo que ella dijo. Quizás el primero que lo tomó ya se haya ido. Quizás los mataron. Esta es la realidad, por más triste que sea. Cada minuto cuenta y no sabes cuánto tiempo se quedarán”, dijo Elkomi.

Una eSIM solo se puede activar una vez y puede quedar inactiva dependiendo del lugar de Gaza en el que la persona esté intentando conectarse. Si se mudan a un área con señal más débil, es posible que la eSIM no funcione.

“Esto me dio un poco de esperanza pero al mismo tiempo me hizo empezar a imaginar, ¿por qué estaría pasando la persona? ¿Donde están ahora?" Dijo Elkomi. "... Empecé a sentir que los conocía personalmente".

La primera eSIM que donó finalmente perdió la señal por completo, dice Elkomi, pero no dejará de dar más. Días después, las lágrimas brotaron de los ojos de Elkomi cuando vio su segunda eSIM conectarse y conectar a otra persona en Gaza.

“Diré que independientemente de lo que se detenga frente a ellos, ellos (los palestinos) encuentran una manera de sortearlo, subirse a él o atravesarlo y seguir prosperando, y esto es lo que quieren mostrar al mundo. " Dijo Elkomi. “El apagón fue, sí, algo de oscuridad, pero siempre habrá luz brillando a través de la oscuridad”.

'Esto es humanidad'

El Helbawi admite que está obsesionada con Conectar Gaza. Es lo primero en lo que piensa por la mañana y lo último por la noche.

"Apenas dormimos, conectar eSIM es nuestra primera prioridad en la vida", dijo. "Aunque siento que estoy haciendo algo grande por Gaza, nunca puedo dejar de sentir que todavía no estamos haciendo lo suficiente".

Hasta la fecha, se han donado eSIM por valor estimado de 1,3 millones de dólares a Connecting Gaza para su distribución, según El Helbawi. La iniciativa, que se asoció con Simly durante un tiempo, conecta a más de 1.000 palestinos diariamente, y cada persona puede convertir un teléfono en un punto de acceso para otras cinco personas, afirma.

Conectar Gaza ha tenido tanto éxito que El Helbawi recientemente aprovechó su creciente número de seguidores en las redes sociales para crear una organización sin fines de lucro llamada Connecting Humanity , a través de la cual espera volver a conectar a personas vulnerables en otras zonas de conflicto.

“Las eSIM no son baratas. Saber que tanta gente está gastando su tiempo y dinero para ayudar dice mucho sobre la solidaridad que el mundo tiene con Palestina”, dijo El Helbawi. “Algunas personas donan eSIM y luego esperan su próximo cheque de pago para enviar otro. Hacen esto para salvar la vida de alguien. Así es la humanidad”.

El Helbawi se encuentra en el cruce fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto con una bandera palestina a la espalda. Mirna El Helbawi

La guerra cambió significativamente desde el primer apagón. Hubo una tregua de corta duración, algunos rehenes fueron liberados y se permitió la entrada de más ayuda a Gaza. Pero la violencia se reanudó y más de un millón de palestinos siguen desplazados, con sus hogares destruidos, poco acceso a atención médica, alimentos, agua potable o electricidad, y sin medios de escape.

El dolor y el aislamiento que sienten los palestinos se ven agravados por los frecuentes apagones, dice Elmadhoun: “Lo que está sucediendo en Gaza es una masacre. No hay un lugar seguro... y nos sentimos solos”.

Pero El Helbawi, junto con miles de donantes en todo el mundo, dice que se niega a permitir que los palestinos sufran en silencio.

"Estamos enviando un mensaje a los palestinos", dijo. “No toleramos esto. No dejaremos que pierdas tu conexión con el mundo”.