Anuncios

Gabriel Fuks, exembajador en Quito, habló sobre el conflicto diplomático: “El canciller es un irresponsable”

Exposición ante la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación de los embajadores propuestos por el Poder Ejecutivo Nacional para representar a la Argentina ante Ecuador, Honduras, y Venezuela, -Gabriel Fuks, Pablo Vilas y Oscar Laborde-, respectivamente
El exembajador en Ecuador, Gabriel Fuks - Créditos: @Prensa Senado

Tras haber sido expulsado de su cargo como embajador argentino en Ecuador, Gabriel Fuks, se refirió hoy al caso que le costó su puesto: la huida de la sede diplomática de Maria de los Ángeles Duarte, exministra de Rafael Correa. “Ella no estaba presa en la residencia argentina, y es muy importante que se sepa que es un lugar de tres hectáreas”, señaló el ex secretario de Articulación Federal de la Seguridad de la Nación.

“[María de los Ángeles Duarte] estaba a veinte metros de donde yo estaba, en una residencia que tiene una sola entrada, ubicada en un callejón de treinta metros que solo va a esa entrada”, precisó Fuks, en diálogo con Radio 10.

Y siguió: “En la entrada había un policía ecuatoriano que correspondía a la custodia de división de embajada, incluso en la Argentina hay policías de la PFA con función similar, y un auto de la Policía Nacional no identificado. No había ningún argentino, porque la custodia la hace el Estado ecuatoriano”.

Ella tomó la decisión de irse. Ella estaba en libertad desde el primer día. [María de los Ángeles Duarte] no me informó [que se iba], porque imaginó que al informarme me involucraba de alguna manera, pero no tenía que informarme; siempre estuvo claro que eso era así”, continuó su relato en conversación telefónica.

Fuks destacó que Duarte abandonó así la sede diplomática, “atravesó Quito, atravesó todo el Ecuador y llegó a Venezuela”.

Puntualmente, al ser consultado por qué motivo se rompen las relaciones entre la Argentina y Ecuador, Fuks señaló: “El estado ecuatoriano está diciendo que fue una conspiración que yo armé, que liberé la calle -lo cual es una mentira, porque la policía nacional mantiene el auto de la puerta de la residencia-; que yo generé un asado donde había venezolanos e inteligencia cubana; el canciller ecuatoriano [Juan Carlos] Holguín es un gran mentiroso, pero además se basa mucho en la información que le provee el diario Clarín ”.

Y enfatizó: “El asado que hubo el día que posiblemente ella se haya retirado, se trató de un asado despedida al agregado militar coronel Ochoa, y estaban los funcionarios y agregados de la embajada. Ningún venezolano, iraní o cubano”.

En este contexto, Fuks evaluó que las relaciones bilaterales entre Ecuador y la Argentina entran en “una situación de impasse. “No hay embajador ni en un lado ni en el otro. El canciller Holguín además es un irresponsable, porque el principal destino de estudio de los jóvenes ecuatorianos es la Argentina , los ha dejado huérfanos de protección, aunque tienen nivel de consulado. Espero que esto no siga escalando”, resumió.

“El gobierno ecuatoriano es de un nivel de fragilidad que tiene que construir esta mentira acusatoria porque no tiene un Estado y porque la policía ecuatoriana la dejó pasar y salir a María de los Ángeles Duarte”, apuntó, y cerró: “Es probable que al corto plazo se vaya a mantener esta situación”.

Persona non grata

Días atrás, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, declaró “persona no grata” al embajador argentino en Quito, Gabriel Fuks , y le dio tres días para que deje el país, luego de que María de los Ángeles Duarte, exministra durante el gobierno de Rafael Correa, dio por terminada su estadía de dos años como asilada en la sede diplomática nacional en ese país.

En una medida en espejo, la Cancillería argentina decidió por su parte expulsar al embajador ecuatoriano en Buenos Aires, Xavier Monge Yoder. “Lamentando la incomprensible decisión del Gobierno ecuatoriano de solicitar el retiro de Ecuador del embajador Fuks, se ha decidido adoptar por nuestra parte la misma situación con el embajador ecuatoriano en la Argentina”, sostuvo el Palacio San Martín.

Gabriel Fuks y Xavier Monge Yoder
Gabriel Fuks y Xavier Monge Yoder

La sigilosa huida, informada por el canciller Santiago Cafiero a la gestión de Lasso, tuvo como destino Caracas, Venezuela, y provocó la indignación del gobierno ecuatoriano, que hace un par de meses había negado a la Casa Rosada la extradición de Duarte, condenada (como su jefe político) por distintos hechos de corrupción en su país. Fuks estaba impactado por la decisión del gobierno de Ecuador.

En Buenos Aires, mientras tanto, la Cancillería elaboró un comunicado en el que sostiene que “el Gobierno argentino ha tomado con sorpresa y profunda tristeza la decisión del Gobierno de la República de Ecuador de escalar el desacuerdo existente con respecto a la situación de la Sra. María de los Ángeles Duarte Pesantes y llevarlo a nivel de perjuicio en la relación bilateral”.

La Cancillería advirtió que “no existe norma internacional alguna que obligara a las autoridades diplomáticas argentinas a ejercer custodia sobre la Sra. Duarte Pesantes” y aclaró que “el profundo aprecio al pueblo del Ecuador no habrá de variar con esta situación coyuntural”. La decisión de expulsar al embajador Fuks fue anunciada por el canciller Juan Carlos Holguín. Duarte es madre de un niño de nacionalidad argentina.

También envió un mensaje desafiante a Quito. “En modo alguno se entiende que se pretenda atribuir a un accionar expreso del Gobierno argentino que la persona mencionada haya podido, por inoperancia de las autoridades ecuatorianas, circular por Ecuador y partir desde ese país hacia el extranjero eludiendo los sistemas de control dispuestos por dichas autoridades alrededor de la residencia de la embajada”, aseguró.