G-20. Alberto Fernández habló de la crisis alimentaria y la importancia de la educación

LA NACION
·4  min de lectura

El presidente Alberto Fernández aseguró que "la Argentina está comprometida con una agenda de transición justa hacia el desarrollo integral y sostenible" al participar esta mañana mediante videoconferencia, desde la residencia de Chapadmalal, de la segunda sesión plenaria de la cumbre de líderes del G-20.

"A los desafíos globales que ya enfrentábamos, como el cambio climático, las asimetrías entre países centrales y periféricos y la desigualdad social que padece América latina y otros continentes, hoy se suman los efectos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia", reflexionó el mandatario, según se indicó en un comunicado de Presidencia.

"¿Qué hacemos con los discursos de odio?": el llamativo debate entre funcionarios e intelectuales "albertistas"

Durante su exposición, Fernández se refirió a la crisis alimentaria, a la importancia de la educación para construir la justicia social y fomentar el respeto a los derechos humanos; de acrecentar los esfuerzos para fomentar la sostenibilidad de nuestro futuro ambiental y a la necesidad de lograr la igualdad de género como un factor de desarrollo.

"En América latina, el tiempo del fin del patriarcado ha empezado", aseveró. Sobre este punto sostuvo: "El empoderamiento de las mujeres resulta un imperativo moral y ético que además de ampliar legítimamente derechos, ayuda en la lucha contra la pobreza, la inseguridad alimentaria, y promueve un desarrollo más veloz de nuestras sociedades".

"Nadie se salva solo en un planeta que se incendia, se inunda o se envenena", dijo Alberto Fernández, y señaló que "es necesario un compromiso colectivo para lograr la pronta y efectiva implementación del Acuerdo de París".

Afirmó que "el compromiso con la agenda ambiental requiere una importante provisión de recursos financieros, la creación de capacidades y la transferencia de tecnología, a la luz del Principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas". "Nuestro compromiso es garantizar una transición justa e inclusiva hacia un desarrollo sostenible", explicó el Presidente. Por otro lado, indicó que el coronavirus "agravó la crisis alimentaria mundial", y que la Argentina está comprometida en "aliviar esa situación".

"Nuestras políticas están orientadas a aumentar el potencial productivo agrícola en todas las regiones del país", afirmó, y aseguró que un "comercio agrícola abierto y transparente" es "esencial para poner fin al hambre, atendiendo las necesidades de los más desfavorecidos".

"Pero no se trata solo de asegurar la comida para simular un 'decoroso sustento'. Es imprescindible que todos accedan al derecho a la propiedad sin exceptuar a nadie. Esto implica acceso a la salud, acceso al empleo y, especialmente, acceso a la educación", enfatizó. El mandatario explicó que "la educación es la base para construir una sociedad democrática, con justicia social y respeto a los derechos humanos" y aseguró que "la pandemia puso de relieve que la conectividad y la inclusión digital son derechos básicos que debemos garantizar".

El presidente Fernández dijo que la Argentina diseñó un plan de conectividad, distribuyó equipos y brindó formación docente en el uso de herramientas digitales. En cuanto a la superación de la crisis actual dijo que "la forma en que actuemos hoy determinará el mundo posterior al Covid-19. El camino de salida requiere promover políticas económicas, industriales y sociales orientadas al cambio estructural de nuestras economías que hoy solo favorecen que el ingreso se concentre en muy pocos y que la pobreza se distribuya entre millones".

Fin de la cumbre

La cumbre del G-20 culminó hoy y los líderes de las 20 principales economías del mundo prometieron no escatimar esfuerzos en proveer fármacos, pruebas y vacunas contra el Covid-19 de manera asequible y justa a "todas las personas", lo que refleja el temor a que la pandemia profundice las divisiones entre ricos y los pobres.

La pandemia y las perspectivas de una recuperación económica desigual e incierta estuvieron en el centro de una cumbre virtual de dos días bajo la presidencia de Arabia Saudita, que entregará la presidencia del G20 a Italia el próximo mes.

"La pandemia de Covid-19 y su impacto sin precedentes en términos de vidas perdidas, medios de vida y economías afectadas, es un impacto sin precedentes que ha revelado vulnerabilidades en nuestra preparación y respuesta y subrayó nuestros desafíos comunes", dijo el comunicado final del grupo.

Las naciones del G20 trabajarán para "proteger vidas, brindar apoyo con un enfoque especial en los más vulnerables y volver a poner a nuestras economías en el camino de restaurar el crecimiento y proteger y crear empleos para todos".

Sobre las vacunas, las pruebas y los tratamientos, los líderes dijeron: "No escatimaremos esfuerzos para garantizar su acceso asequible y equitativo para todas las personas". "Hay un claro reconocimiento del G20: si dejamos atrás a algún país, todos estaremos atrás", dijo el ministro de Finanzas saudí, Mohammed al-Jadaan, en la conferencia de prensa de clausura del encuentro.