'Fyre Festival', la fiesta de lujo que terminó siendo una estafa

Este fin de semana estaba previsto llevarse a cabo lo que se suponía iba a ser una fiesta VIP, que hasta desplazaría al famoso festival de Coachella.

Cientos de jóvenes, famosos y personalidades se desplazaron por vía aérea a Gran Exuma, en Bahamas para ser parte de este prometedor evento el cual habían promocionado varios famosos como: Bella Hadid, Kendall Jenner, Emily Ratajkowski, entre otros.

Tal y como lo pintaba la promo, disponible en Youtube, el sitio estaría repleto de espectaculares modelos, yates de lujo, comida gourmet, escenarios musicales, y paradisíacos paisajes.

Pero, cuando los miles de asistentes llegaron al lugar, luego de haber pagado un aproximado entre $4,000 y $12,000 para los pases del evento, el escenario era bastante distinto a lo que se les había vendido. Y así lo demostraron en sus redes sociales, las cuales explotaron con críticas, memes, y comentarios:




En las imágenes se ven tiendas de campaña a medio erigir, la comida era escasa y no estaba a la altura, no había letrinas móviles y el aeropuerto fue un caos, hasta el punto que muchos tuvieron que esperar en la pista.

La situación ha obligado al Ministerio de Turismo a intervenir y difundir un comunicado en el que se mostraron “decepcionados” con lo que han tenido que vivir los asistentes y pidieron “perdón” a todos los que han viajado a las Bahamas para este acontecimiento.

“El turismo es nuestra principal industria y es nuestro objetivo ofrecer eventos y experiencias de clase mundial. Cientos de visitantes a Gran Exuma se vieron enfrentados a la desorganización y el caos, sin embargo los organizadores nos aseguraron que habían tomado las medidas precisas para que el festival fuera un éxito. Claramente no tenían la capacidad para llevar a cabo un evento de esta importancia”, indicaron en un comunicado.

El caos fue de tal envergadura que incluso varios aviones se vieron obligados anoche a suspender sus vuelos, informaron fuentes aeroportuarias.

Para la mañana del viernes, el famoso festival estaba en boca de todos y era un absoluto desastre. Los organizadores del evento: el reconocido rapero Ja Rule y el empresario Billy Mc Farland hicieron públicas sus disculpas, pero la reputación de ambos ya estaba en polémica.


 

“Estamos trabajando incansablemente para asegurarnos que cada uno de los asistentes abandone la isla sin problemas”, agregaron, informando que les sería devuelto el dinero de las entradas.

Pero el escándalo no terminó aquí y la publicación Business Insider reveló que Mc Farland habría creado la empresa Magnises en el 2015 la cual cobrara a sus miembros $250 anuales a cambio de descuentos para eventos de lujo. Pero muchos de sus usuarios se quejaban de cargos extras en sus tarjetas de crédito, y de no recibir muchos de los beneficios que el empresario prometía con la membresía.

Por otra parte, la indignación no fue única de los que pagaron miles de dólares para asistir a la fiesta en Bahamas, hubo también una ola de críticas a la banalidad del escándalo. Por ejemplo:


“Así como cuando alquilas un jet privado para ir a un campo de refugiados a comer un bocadillo con queso frío”


“Mi cosa favorita sobre #fyrefestival: cómo todo el mundo sigue odiando un plato de comida que luce mejor que muchos de los almuerzos en las escuelas de Estados Unidos”


“Chico rico en Twitter: los refugiados no deberían tener acceso a beneficios, deberían estar agradecidos- Chico rico en el FyreFestival: AYUDA MAMÁ, MI CAMA ESTÁ HÚMEDA”


“Siento que fyrefestival realmente nos aclaró algo: la gente rica definitivamente no se hace rica siendo más listos que los demás”

¿Y tú, qué opinas de este revuelo?

Con información de EFE, Twitter y Yahoo News