Funcionarios de la NASA describen la misión lunar Artemis I del 29 de agosto

·5  min de lectura

El tan esperado regreso de la NASA a la Luna podría iniciar el 29 de agosto, y fue difícil pasar por alto la emoción incluso en las voces sobrias de los funcionarios e ingenieros de la NASA durante una conferencia de prensa el miércoles.

“Los cinco de Saturno nos llevaron a la Luna hace medio siglo”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson. “Ahora, mientras nos embarcamos en el primer vuelo de prueba de Artemis, recordamos el pasado histórico de esta agencia, pero nuestros ojos no están enfocados en el futuro inmediato, sino en el exterior”.

Artemis es el nuevo programa dirigido a la Luna de la NASA, y el próximo vuelo del 29 de agosto se denomina Artemis I. Será un vuelo de prueba sin tripulación para probar el enorme cohete lunar de la NASA, el Sistema de Lanzamiento Espacial o SLS, y la nave espacial Orion, que volará hacia, alrededor y más allá de la Luna antes de regresar a la Tierra 42 días después.

Es una misión que allanará el camino para Artemis II en la primavera de 2023, un sobrevuelo lunar tripulado, y Artemis III en 2025, que llevará humanos a la superficie lunar por primera vez desde 1972.

“La NASA llevará a la primera mujer y la primera persona de color a la Luna”, dijo Nelson en sus comentarios el miércoles. “En estas misiones cada vez más complejas, los astronautas vivirán y trabajarán en el espacio profundo. Y desarrollaremos la ciencia y la tecnología para enviar a los primeros humanos a Marte”.

Nelson y otros funcionarios de la NASA brindaron una descripción general de la misión Artemis I y respondieron preguntas de los medios sobre el próximo vuelo de prueba.

El cohete SLS y Orion se encuentran actualmente en el edificio de ensamblaje de vehículos en el Kennedy Space Center, pero se “desplegarán” para lanzar el complejo 39B alrededor del 18 de agosto, según el jefe de la misión Artemis de la NASA, Michael Sarafin.

“Eso indicará que el lanzamiento está cerca”, dijo.

El cohete completo de 32 pisos y la plataforma de lanzamiento se colocarán sobre la trinchera de llamas en el complejo de lanzamiento el 27 de agosto, y las operaciones, como llenar el tanque y cargar el cohete con combustible de hidrógeno líquido y propulsor de oxígeno líquido, comenzarán la mañana del 29 de agosto. Si se pospone el lanzamiento, la NASA tiene otras oportunidades de lanzamiento el 5 y 6 de septiembre.

Si todo va bien para el lanzamiento, SLS despegará con una columna de fuego que generará 8,8 millones de libras de empuje, un 15 por ciento más potente que el cohete Saturno V de las décadas de 1960 y 1970, señaló Nelson.

“El cohete de 32 pisos de altura ascenderá a través de la atmósfera y en dos minutos todo el propulsor sólido de los propulsores se consumirá y se desechará, mientras que en ocho minutos se consumirá todo el combustible líquido, y la etapa central será desechada”, dijo Sarafin. La etapa superior del cohete y Orion darán una vuelta alrededor de la Tierra mientras Orion extiende sus paneles solares para descargar la energía de la batería, y si todo se ve bien, “en ese momento, el cohete habrá cumplido su trabajo y Orion estará en camino hacia la Luna”.

A diferencia de las misiones Apolo, que entraron en una órbita ecuatorial alrededor del centro de la Luna, Artemis 1 entrará en una órbita polar, “una órbita elíptica alrededor de la Luna que es como si fuera la cara de un reloj frente a nosotros”, dijo Nelson. Pero no se quedará allí, y continuará a otras 38.000 millas (61.155 kilómetros) de la Luna.

“Orion estará a unas 270.275.000 millas de la Tierra en ese punto en su punto más lejano”, dijo Sarafin. “Será más lejos de lo que jamás haya llegado ninguna nave espacial con capacidad humana”.

Todo lo cual estará al servicio de los cuatro objetivos principales de la misión Artemis I, según Sarafin.

Un objetivo es demostrar que el cohete SLS y Orion pueden volar con seguridad según lo previsto y otro es recopilar la mayor cantidad de datos posibles sobre el vuelo. El tercero es desplegar pequeños satélites para hacer experimentos científicos y tomar imágenes de la misión para compartirlas con el público.

El objetivo final y más importante es probar el escudo térmico de la nave espacial Orion.

“Después de su larga prueba de vuelo, Orion volverá a casa más rápido y más caliente que cualquier otra nave espacial antes”, dijo Nelson. “Va a golpear la atmósfera de la Tierra a 32 veces la velocidad del sonido” utilizando la fricción para purgar toda la energía impartida por el enorme cohete SLS en el momento del lanzamiento.

Pasarán unos 20 minutos desde el punto de máximo calentamiento hasta que Orion disminuya la velocidad lo suficiente como para que se abran sus paracaídas, según Sarafin. “Luego se hundirá a unas 20 millas por hora (32 kmh) en el Pacífico”, dijo. “Un equipo de la Marina de los EE.UU. y la NASA recibirá la nave espacial y recuperará todos los datos de ella”.

La NASA empujará a Artemis I más rápido y con más fuerza que un vuelo con humanos a bordo, según Nelson, con el fin de aprender tanto como sea posible antes de las primeras misiones humanas de regreso a la Luna.

El programa Artemis en sí está diseñado como un campo de entrenamiento experimental donde la NASA puede aprender todo lo que pueda sobre las tecnologías y las operaciones humanas necesarias para ir mucho más allá de la Luna en una eventual misión tripulada al Planeta Rojo.

“Regresaremos a la Luna para aprender a vivir y trabajar para sobrevivir”, dijo Nelson. “Vamos a aprender a utilizar los recursos de la Luna para poder construir cosas en el futuro cuando vayamos no a un cuarto de millón de millas, no a un viaje de tres días. Sino a millones y millones de kilómetros, en un viaje de meses y meses, si no es que de años”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.