Fuga de gas, lo que provocó explosión donde murieron dos agentes

·3  min de lectura

SALTILLO, Coah., septiembre 9 (EL UNIVERSAL).- Para disipar dudas de la población tres peritos se encargaron de la investigación en los escombros de lo que quedó de la casa de dos pisos que rentaban los policías ministeriales en el Fraccionamiento semiresidencial Santa Fé Cactus, al norponiente de Saltillo.

El peritaje duró varias horas, y dieron a conocer detalles de los resultados.

Primero informaron de las causas de los decesos; Jesús Alejandro Zamora murió por traumatismo craneoencefálico, debido a que lo aplastó el derrumbe de la vivienda; Ricardo Ángel Hilario Gámez de asfixia por compresión torácica.

Mientras que Alejandro Saavedra Saucedo falleció debido a asfixia por obstrucción de vías aéreas por quemaduras, él era quien estaba en la cocina y prendió la perilla de la estufa que explotó el miércoles casi a las siete de la mañana.

Los cinco guardias de la seguridad personal del Fiscal eran y/o son de la ciudad de Torreón, dos de ellos continúan hospitalizados muy graves.

El tanque sigue intacto

--"Porqué el tanque de gas estacionario no explotó y quedó intacto?, se les cuestionó.

Andrea Marisol García López, ingeniera química, perito en incendios, explicó que los cilindros de gas están diseñados para no explotar.

Para que haya un estallido el combustible necesita entrar en contacto con el oxígeno, explicó.

La fuga ocurrió en la cocina, una de las perillas se quedó abierta toda la noche, hubo una fuga de gas que entró en contacto con el oxígeno y una fuente de calor (cuando el escolta trató de prender la hornilla) que dio paso a la explosión.

Por eso las víctimas no muestran signos de intoxicación, porque estaban en el segundo piso y fallecieron al desplomarse la vivienda.

La onda expansiva avanzó y dañó domicilios de los alrededores, agregó Andrea Marisol.

Los tres peritos que investigaron las causas del siniestro que sacudió a Coahuila son Andrea Marisol García López, Alejandro de la Rosa Mendoza y José González Reséndiz, quienes dieron a la prensa sus reportes del trabajo realizado en el lugar.

Coincidieron que fue un escape de gas en la estufa donde había una perilla abierta pues en el tanque estacionario había muy poco combustible.

El fiscal dijo que se trata de disipar dudas de cualquier persona sobre las causas del siniestro y no existe ningún indicio de que el estallido haya sido provocado, "fue un accidente lamentable", subrayó.

La casa se cayó porque estaba mal construida, es una de las hipótesis. Algunos vecinos ya empezaron a dejar sus viviendas y se cambian a sitios más seguros, tienen miedo.

Al menos tres casas de sufrieron derrumbes. 170 reclaman

Vecinos estiman daños en 170 casas, los dueños exigen las reparaciones y ya me empezaron a demandar ante el Ministerio Público.

Al refutar versiones de que una banda criminal habría cometido un ataque como una de ellas trató de adjudicarse la autoría:

"No encontramos nada fuera de lo normal", afirmó el médico legista Alejandro González Reséndiz, coordinador de Servicios Periciales de la FGE en la Región Sureste del Estado.

Precisó que en la necropsia de ley practicada a los tres fallecidos no se encontró que hayan muerto por inhalación de gas LP. La causa de los decesos no fue por asfixia, aclaró.

Consideraron que a lo mejor ni sintieron (el olor del gas) porque se derrumbó la casa.

Peritos en topografía, de la FGE y brigadistas de la subsecretaría de Protección Civil del estado a cargo de Francisco Martínez Ávalos realizan un análisis sobre las condiciones de seguridad de las casas afectadas.

El estruendo que fue muy fuerte afectó la estructura de un número aún no determinado de viviendas.