Las fuerzas rusas amplían la toma de territorios en el este y luchan por el control de una ruta crucial

·5  min de lectura
Parte de la muestra "La guerra todavía  no terminó", que  se exhibe en el parque Taras Shevchenko de Kiev
Parte de la muestra "La guerra todavía no terminó", que se exhibe en el parque Taras Shevchenko de Kiev - Créditos: @GENYA SAVILOV

KIEV.- Las fuerzas rusas avanzaban este jueves “sin ahorrar municiones ni tropas” en su encarnizada toma de la región del Donbass, advirtieron las autoridades ucranianas de la zona, que subrayaron el tremendo poder de fuego del enemigo en su cada vez más probable captura del este del país.

Los rusos ampliaron la toma de territorio al adueñarse de dos aldeas estratégicamente situadas, mientras se debaten en una lucha sin límites por el control de una ruta crucial, en una ofensiva que podría cortar líneas de comunicación y rodear unidades ucranianas en el frente.

El Estado Mayor ucraniano dijo que los rusos tomaron las aldeas de Loskutivka y Rai-Oleksandrivka, y trataban de tomar Syrotyne, en las afueras de Sievierodonetsk, el centro administrativo de la provincia de Lugansk, una de las dos provincias del codiciado Donbass.

Por su parte, el Ministerio de Defensa británico dijo que las fuerzas ucranianas se retiraron de algunas zonas cerca de Lysychansk, el campo de batalla más reciente en la guerra, para evitar quedar rodeadas a medida que los rusos envían refuerzos y concentran su poder de fuego.

Una calle de la ciudad de Lysychansk, bajo control ucraniano pero en la mira de los rusos entre sus próximas presas
Una calle de la ciudad de Lysychansk, bajo control ucraniano pero en la mira de los rusos entre sus próximas presas - Créditos: @ANATOLII STEPANOV


Una calle de la ciudad de Lysychansk, bajo control ucraniano pero en la mira de los rusos entre sus próximas presas (ANATOLII STEPANOV/)

“El enemigo está quemando todo en el intento de rodear al grupo de fuerzas ucranianas”, dijo el gobernador de Lugansk, Serhiy Gaidai. “Los rusos están avanzando sin ahorrar municiones ni tropas, y no se les están agotando ninguna de las dos. Tienen ventaja en artillería pesada y número de tropas”, precisó.

“Parte de la región de Lugansk sigue bajo control ucraniano, desafiando a los rusos y causando su furia y su deseo de arrasarla”, añadió Gaidai, lanzando un soplo de esperanza en una situación cerca del límite.

Desde hace semanas, las fuerzas rusas atacan la ciudad de Sievierodonetsk con artillería y desde el aire, y combaten al Ejército ucraniano casa por casa, en un remake de lo sucedido en Mariupol, la ciudad portuaria del sur que cayó luego de varias semanas de asedio.

Resistencia

Las fuerzas ucranianas siguen atrincheradas en la planta química Azot, en las afueras de la ciudad, donde también se refugian unos 500 civiles, en otro símil con la martirizada Mariupol, donde la resistencia local se atrincheró en una planta siderúrgica surcada de intrincados túneles.

Gaidai dijo que los soldados ucranianos utilizaban las amplias estructuras subterráneas de Azot, pero observó que “se intensificó el cañoneo y ni siquiera los refugios de hormigón pueden soportar el bombardeo”. También precisó que los rusos están usando todo su arsenal, de artillería pesada, tanques y aviones, tanto en esa ciudad como en su gemela del otro lado del río, Lysychansk.

Según el gobernador, Lysychansk sufre un intenso cañoneo ruso que mató al menos a un civil e hirió a otros tres en 24 horas. Los rusos concentraron un centenar de lanzacohetes para cañonear manzanas enteras. “El Ejército ruso está «liberando» a Sievierodonetsk de la vida y los lugares de trabajo”, dijo en alusión sarcástica al objetivo declarado por Rusia de “liberar” el Donbass.

Un camión-plataforma lanza un misil Himars como los enviados por Estados Unidos para asistir a Ucrania
Un camión-plataforma lanza un misil Himars como los enviados por Estados Unidos para asistir a Ucrania - Créditos: @Tony Overman


Un camión-plataforma lanza un misil Himars como los enviados por Estados Unidos para asistir a Ucrania (Tony Overman/)

El Ministerio de Defensa británico dijo en un informe de inteligencia que las fuerzas rusas avanzaron más de cinco kilómetros hacia las afueras de Lysychansk desde el domingo. “Algunas unidades ucranianas se retiraron, probablemente para evitar quedar rodeadas”, dice el informe. “El mejor desempeño de Rusia en este sector probablemente es resultado de un refuerzo reciente de las unidades y una alta concentración del fuego”.

En Moscú, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que un arreglo político “es posible después que Ucrania satisfaga todos los reclamos rusos”, y añadió que “Ucrania sabe perfectamente bien cuáles son”. El Kremlin exige que Ucrania acepte la soberanía rusa en la península de Crimea, anexada por Moscú en 2014, y reconozca la independencia de las regiones separatistas. Moscú dice que Ucrania debe reconocer la situación en el terreno, en aparente referencia a avances en el sur, donde tomó la región de Kherson y parte de Zaporiyia.

Bloqueos en el sur

También en el sur, los puertos de Mikolaiv y Odessa están bloqueados desde el comienzo del conflicto, lo que paraliza el transporte marítimo de cereales de Ucrania. Las exportaciones rusas se ven afectadas a su vez por las sanciones occidentales.

Esta combinación hace que muchos países vean amenazada su seguridad alimentaria, debido a su dependencia del grano ucraniano y de los fertilizantes rusos. La crisis “debe solucionarse en un mes, sin lo cual las consecuencias podrían ser devastadoras”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss.

Kiev sigue exhortado por su parte a sus aliados occidentales a que le envíen más armas pesadas para contrarrestar la ventaja rusa en poder de fuego. El ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, anunció el arribo de lanzacohetes estadounidenses y agradeció efusivamente a su contraparte en Washington el envío de “estas poderosas herramientas”.

Un militar ucraniano exhibe un arma antidrone en Kiev
Un militar ucraniano exhibe un arma antidrone en Kiev - Créditos: @Agencia AFP


Un militar ucraniano exhibe un arma antidrone en Kiev (Agencia AFP/)

Sin embargo, con la confianza que le brinda su inquebrantable alianza militar con el Kremlin, un representante de los separatistas prorrusos calificó de “inútil” la resistencia en Lysychansk y Sievierodonetsk. “Creo que al ritmo que van nuestros soldados, muy pronto todo el territorio de la República Popular de Lugansk estará liberado”, dijo el teniente coronel Andrei Marochko.

En el frente diplomático, el presidente ruso, Vladimir Putin, siguió trabajando este jueves para abrir nuevas puertas y llamó durante una reunión con los BRICS (los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) a una mayor cooperación para hacer frente a las “acciones egoístas” de los países occidentales.

Putin denunció los intentos de esos países de “servirse de mecanismos financieros para hacer que todo el mundo sea responsable de sus propios errores de política macroeconómica”. Según Putin, los BRICS podrían contar con el apoyo de “varios países de Asia, de África y de América Latina que aspiran a llevar a cabo una política independiente”.

Agencias AP, AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.