El fuego cruzado en la planta de Zaporiyia aumenta el pánico por un posible desastre nuclear

·4  min de lectura
Las autoridades ucranianas realizaron varios simulacros de fuga radiactiva con la población que vive cerca de la planta
Las autoridades ucranianas realizaron varios simulacros de fuga radiactiva con la población que vive cerca de la planta - Créditos: @NYT

USLOVIANSK, Ucrania.– Mientras persisten los temores de que los combates en los alrededores de la planta nuclear de Zaporiyia pudieran dañarla y provocar una fuga radiactiva, ataques rusos con cohetes y artillería alcanzaron áreas al otro lado del río Dnieper frente a la central más grande de Europa, denunciaron funcionarios ucranianos.

Las fuerzas rusas tomaron el control de la planta nuclear de Zaporiyia poco después de que comenzó la guerra, a finales de febrero, y dominan territorio adyacente a lo largo de la margen izquierda del ancho río. Ucrania controla la margen derecha, donde se encuentran las ciudades de Nikopol y Marhanets, cada una de ellas ubicada a unos 10 kilómetros de la planta.

El vocero del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, dijo que las fuerzas ucranianas bombardearon la planta dos veces durante el último día y que algunos proyectiles cayeron cerca de sitios donde se almacenan combustible para reactores y desechos radiactivos.

Intensos disparos durante la noche dejaron partes de Nikopol sin electricidad, dijo Valentyn Reznichenko, gobernador de la región de Dnipropetrovsk. Ataques con cohetes dañaron aproximadamente una docena de viviendas en Marhanets, según Yevhen Yevtushenko, jefe administrativo del distrito en el que se encuentra esa ciudad de unos 45.000 habitantes.

La ciudad de Zaporiyia, ubicada unos 40 kilómetros río arriba de la planta nuclear, también fue atacada durante la noche, y dos personas resultaron lesionadas, dijo Anatoliy Kurtev, concejal municipal.

Río abajo de la central nuclear, la planta hidroeléctrica Kakhovka y la ciudad adyacente fueron alcanzadas tres veces por cohetes ucranianos, dijo Vladimir Leontyev, jefe de la administración local instalada por Rusia.

La represa de la planta es una carretera importante que cruza el río y una ruta de suministro clave para las fuerzas rusas. La presa también forma un depósito que proporciona agua para la planta nuclear de Zaporiyia.

Monitoreo de la ONU

En tanto, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que se registraron bombardeos a pocos metros de la central nuclear de Zaporiyia, que golpearon edificios cercanos al reactor.

“Hubo bombardeos en el área de Zaporiyia el jueves, viernes y sábado, pero la información sobre la naturaleza del daño es incompleta. Los bombardeos golpearon los llamados edificios especiales de la planta, ubicados a unos 100 metros de los edificios del reactor. Allí También hubo daños en algunas tuberías de agua, ahora reparadas”, indicó el OIEA en Twitter.

“Ucrania ha informado al OIEA de nuevos bombardeos en los últimos días en el sitio de Zaporiyia, pero explicando “que todos los sistemas de seguridad siguen operativos y que la radiactividad está dentro del marco normal”, añadió en otro tuit.

La agencia de energía atómica de la ONU intenta enviar un equipo a la zona para inspeccionar y ayudar a asegurar la planta. Según las autoridades del OIEA, los preparativos para la visita estaban en marcha, pero todavía no se había acordado el salvoconducto para la llegada de los expertos.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, dijo que era esencial que los representantes del OIEA llegaran a la planta lo antes posible y ayudaran a mantenerla “bajo el control permanente de Ucrania”.

Combates

En este contexto, en el este de Ucrania, donde fuerzas rusas y separatistas intentan tomar el control, proyectiles de artillería alcanzaron las amplias y estratégicamente significativas ciudades de Kramatorsk y Sloviansk, pero no se reportaron fallecimientos, dijo Pavlo Kyrylenko, gobernador de la región de Donetsk.

Konstiantyn Daineko, residente de Slovyansk, dijo que se estaba quedando dormido cuando una explosión voló las ventanas de su departamento. “Abrí los ojos y vi cómo el marco de la ventana volaba sobre mí, el marco y pedazos de vidrios rotos”, dijo.

Gran parte de esa región está bajo el control de fuerzas rusas y separatistas. Es una de dos regiones ucranianas que Moscú reconoció como Estados soberanos.

La semana pasada, las autoridades comenzaron a distribuir tabletas de yodo a las personas que viven cerca de la planta de Zaporiyia en caso de que se vean expuestas a radiación. Sin embargo, muchos residentes optaron por abandonar la zona.

Gran parte de la preocupación gira en torno a los sistemas de enfriamiento de los reactores. Dichos sistemas requieren energía eléctrica para operar, y la planta se quedó sin ella temporalmente el jueves debido a que una línea de transmisión resultó dañada en un incendio, según funcionarios. Una falla en el sistema de enfriamiento podría provocar un accidente nuclear.

Las fuerzas rusas ocuparon el complejo de la planta desde el inicio de la guerra, que ya cumplió seis meses, pero la gestión operativa de los reactores está en manos de técnicos ucranianos.

Moscú y Kiev se acusaron en repetidas oportunidades de lanzar proyectiles sobre el complejo y áreas circundantes, lo que ha generado temores de que ocurra una catástrofe.

Los bombardeos periódicos dañaron la infraestructura de la central eléctrica, dijo anteayer el operador de energía nuclear de Ucrania, Energoatom.

“Existen riesgos de fuga de hidrógeno y chisporroteo de sustancias radiactivas, y el peligro de incendio es alto”, señaló el operador.

Agencias ANSA, DPA, AP y AFP