Frustrado en el boxeo a mano limpia, el Asesino Cubano abre una nueva avenida a su talento en el cuadrilátero

·3  min de lectura

Gustavo Trujillo estaba tan cerca que ya casi podía tocar un título mundial. Sin embargo, el “Asesino Cubano’‘ ya no sabe qué pensar, porque Bare Knuckle Fighting Championship (BKFC) sigue sin cumplir su palabra ni tampoco le ofrece una pelea importante, a pesar de que él ha comentado repetidamente estar listo para lo que venga.

Ante esta realidad, el gladiador afincado en Miami ha decidido de manera irresoluta encaminar sus pasos hacia el boxeo, donde espera debutar en algún momento de fines del 2022 y para lo cual su equipo de trabajo ya hace gestiones importantes.

Junto a su entrenador Erick “Tigre’‘ Castaños, Trujillo se sigue preparando en espera de lo que venga, porque no es que haya cerrado por completo las puertas al boxeo a mano limpia, pero nada ni nadie le impedirá crear esta nueva avenida en el pugilismo tradicional.

¿Qué está pasando que no te vemos en Bare Knuckle?

“Falta de oportunidades. Hemos estado esperando una pelea de Bare Knuckle desde hace como ocho meses. No nos llaman. Estamos aquí, entrenando y entrenando con el Tigre Castaño y no nos dan oportunidades. No sé lo que está pasando’‘.

Aparentemente, estás muy cerca de una pelea por una faja.

“Supuestamente, debía haber peleado por el título hace tiempo ya, pero le han dado oportunidad a otras personas que yo les gané. No sé el favoritismo que tiene Bare Knuckle con algunos atletas. Yo estoy listo para pelear en la empresa pero no nos dan oportunidad’‘.

Si estás clasificado en el tope de tres divisiones, ¿cómo entender eso?

“La última vez que vi al presidente de BKFC David Feldman, me dio la mano y me dijo que yo iba a pelear por el título. Desde hace tiempo me vienen prometiendo pelear por el título, cosa que me he ganado, pero que no me lo dan. Ponen a pelear a otros que están por debajo de mí. A Lorenzo Hunt [el campeón] me lo tienen escondido. No me lo ponen, porque ya yo lo vencí por nocaut’‘.

En la división de 205 libras no hay un rey.

“El campeón era Héctor Lombard que se fue y ahora no hay campeón, porque el título está vacante. No entiendo como una persona que tiene cuatro nocauts consecutivos como yo, no le dan un chance a pelear por ese cinturón. Quizá hay alguien que no me quiero. No entiendo, pero son cosas que no puedo controlar. Yo voy a seguir adelante’‘.

Seguir adelante, me cuentan que tienes planes de boxear en un cuadrilátero.

“Hay que seguir por otro camino y todos los caminos conducen a Roma. No voy a cerrar las puertas a BKFC, pero vamos a boxear. Me estoy preparando. He hecho cambios en mi técnica gracias a mi profesor y estamos avanzando. Estaremos listos para pelear boxeo en cualquier momento después de noviembre. No puedo estar esperando todo el tiempo por Bare Knuckle’‘.

¿Cuánto conocías de boxeo antes de BKFC?

“Mucha gente no lo sabe, pero yo hacía boxeo cuando era más chico. No era para ir a competencias nacionales. Antes de llegar al equipo nacional de lucha, yo era boxeador en la EIDE [escuela deportiva]. El aire es diferente, son rounds de tres minutos y en BKFC son de dos. Las peleas duran más. Nos estamos adaptando, pero creo que sí, que se puede. Voy a sorprender. Tengo las ganas de hacerlo. Más allá de lo que pase con BKFC, yo voy a pelear’‘.