Freedom House Mobile Crisis quiere ofrecer alternativa al 911 en Miami si alguien sufre un problema de salud mental

·7  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Mientras una furgoneta negra grande entraba en The Shoppes at Liberty City, el Dr. Armen Henderson, con megáfono en mano, asomó la cabeza por la puerta.

“¿Sabía que si llama a la Policía durante una crisis de salud mental hay 16 veces más posibilidades de que lo maten?”, preguntó Henderson, llamando la atención de muchos clientes . “Es mejor que nos llamen a 1-866-SAFE MIA”.

Su estadística proviene de un reporte de 2015 del Treatment Advocacy Center que, a pesar de ser de hace siete años, Henderson dice que sigue siendo relevante porque se centra en un tema clave que ilustra que la Policía no está capacitada para manejar incidentes de salud mental. Henderson, junto con sus compañeros del equipo de Freedom House Mobile Crisis, Lesley Jackson y Al Muhammad, lo usa para llamar la atención.

Algunos curiosos se acercan cuando el vehículo se estaciona y escuchan al trío hablar de una nueva alternativa al 911 que envía a un médico, un terapeuta y un especialista en resolución de conflictos en lugar de un policía armado. El programa es una idea relativamente novedosa en la zona de Miami, donde el equipo comenzó a mediados de mayo. Modelos similares en Eugene, Oregon, y Dallas han logrado avances al ahorrar dinero a los departamentos de policía y limitar el número de arrestos.

“Solo estamos aquí para ayudar”, dijo Jackson, trabajador social y terapeuta. “No pasa nada por pedir ayuda. Es humano no estar bien. Todo el mundo necesita ayuda a veces”.

Los registros de llamadas a la Policía en Miami en 2021 mostraron que aproximadamente 1% quedó bajó la categoría de violento según la definición del Programa de Reportes de Delitos del FBI. Si se incluyen otros delitos, como la violencia doméstica, el porcentaje apenas aumentaría. Esta cifra coincide con la de otras ciudades con poblaciones comparables a Miami. Las personas con enfermedades mentales documentadas fueron una quinta parte de todos los tiroteos mortales con participación policial desde 2015, según The Washington Post.

‘Está en el nombre: libertad’

El origen del programa Freedom House Mobile Crisis se remonta a 1967. Decepcionados por la calidad de la atención médica de emergencia, un grupo de afroamericanos de Pittsburgh formó el servicio Freedom House, que fue la primera vez que el equipo médico y el personal capacitado estaban en la ambulancia, estableciendo el estándar para el tratamiento de emergencia moderno.

“Nuestro objetivo es mantenernos independientes”, afirma Muhammad, especialista en resolución de conflictos. “Es en nombre: libertad”.

El programa está financiado por una subvención de $900,000 de la Open Society Foundation al Dream Defenders’ Healing and Justice Center, una coalición de organizaciones entre las que se encuentran Dade County Street Response, Beyond the Bars y Circle of Brotherhood , que ofrece una gama de servicios, como clínicas de salud gratis y programas para jóvenes.

Tras meses de planificación, el programa Freedom House Mobile Crisis comenzó el 17 de mayo y opera los martes y miércoles en un radio de cinco millas de Liberty City. Su objetivo es conseguir más fondos para varios equipos e ir a otras zonas de Miami.

“Espero que podamos operar las 24 horas todos los días y que podamos hacer controles de bienestar, [incidentes] de allanamiento y responder a todas las llamadas en esta área”, dijo Jackson.

También ayuda que muchas de estas organizaciones de Miami tienen relaciones establecidas desde hace tiempo entre sí, añadió Henderson, profesor adjunto de Medicina en la Universidad de Miami.

“Este es el proyecto de Dream Defenders, pero no es que no podamos remitirlo al Miami Workers Center si está a punto de ser desalojado o a Beyond the Bars si tiene un familiar en la cárcel”, dijo Henderson.

A menos de un mes de iniciado el programa, Henderson, Jackson y Muhammad siguen centrados en difundir el programa de crisis móvil de Freedom House. Van de tienda en tienda en Wynwood, repartiendo folletos. Hablan con los transeúntes bajo el mural de Black Lives Matter en Liberty City. Intentan diferenciarse de la Policía.

Aun así, la gente ve la furgoneta negra y supone automáticamente que son policías. Eso es exactamente lo que pensó George Rodríguez cuando hizo señas al vehículo cerca de su lugar de reunión bajo el paso subterráneo de Biscayne Boulevard, cerca de NW 36 Street. Rodríguez, un indigente que quiere retomar su carrera de hostelería, recibió una evaluación de salud en el lugar por parte de Henderson y Jackson. La clara desconfianza comenzó a desvanecerse cuando Rodríguez se dio cuenta de que el equipo no era de las fuerzas del orden, y dijo que el programa Freedom House Mobile Crisis y la clínica gratis del Healing and Justice Center podrían ser un paso útil en su camino.

“Puede llevarme por el buen camino en materia de salud”, dijo Rodríguez.

El historial del equipo no es extenso —solo han respondido a una llamada de un hombre mayor que necesitaba más asistencia en materia de vivienda que una verificación de bienestar—, pero esperan que lleguen más llamadas a medida que se corra la voz.

“Debido a la desconfianza en la Policía, la gente tardará en entender lo que estamos haciendo”, dijo Henderson.

El programa es un reflejo de otras iniciativas comunitarias, como Crisis Assistance Helping Out On The Streets (CAHOOTS), en Eugene, Oregon, que han surgido en todo el país debido a que los policías no son “profesionales de la salud con licencia”, dijo Alexis Piquero, criminólogo y catedrático de Sociología de la Universidad de Miami.

“Muchas ciudades están experimentando con este tipo de programas y me parece estupendo”, añadió Piquero. “Cuanto más podamos hacer que la Policía y la comunidad se asocien, mejor nos irá a todos”. La delincuencia y la seguridad pública no son solo un problema de la Policía y no solo un problema de la comunidad: es un problema de todos y todos debemos trabajar juntos”.

Lanzado en 1989, CAHOOTS responde a las llamadas con equipos de dos personas formados por un profesional médico y un trabajador de crisis, ambos con amplia formación en el campo de la salud mental. El grupo dice que su trabajo en las últimas tres décadas ha sido muy rentable, señalando que en 2019 se necesitaron refuerzos policiales en menos del 1% de las llamadas, ahorrando así a la ciudad de Eugene unos $8.5 millones en gastos policiales. CAHOOTS tiene un presupuesto anual de aproximadamente $2.1 millones, en comparación con los $90 millones que gastan los departamentos de Policía de Eugene y Springfield, Oregon, donde opera principalmente el equipo de respuesta comunitaria.

A diferencia de CAHOOTS, el equipo móvil de crisis de Freedom House planea tener el menor contacto posible con la policía. Eso significa que no se coordinarán los esfuerzos de respuesta, no habrá conversaciones sobre qué tácticas funcionan mejor y prácticamente no habrá contacto.

A medida que se acerca la implementación del 988, el equivalente de salud mental del 911, Henderson quiere dejar claro que estos programas deben ser autónomos de las fuerzas del orden. Dice que reducir el gasto de casi $280 millones de la ciudad de Miami en la Policía sería beneficioso.

“Cuando los equipos de crisis están integrados en los departamentos de Policía, los estudios han demostrado que la atención es inadecuada”, añadió Henderson. La financiación gubernamental sería bienvenida, continuó, pero no a costa de que la Policía controle cuándo y cómo responde, especialmente en las comunidades afroamericanas. Henderson señaló un estudio de Interrupting Criminalization en que se constató que los modelos de respuesta conjunta —programas que envían a profesionales de la salud mental junto con policías— similares a CAHOOTS “dan prioridad al papel central de las fuerzas del orden” en las llamadas relacionadas con la salud mental.

“Si la gente ya está traumatizada por la Policía a tal nivel, ¿por qué enviarlos?” dijo Henderson. “En las comunidades afroamericanas, simplemente no va a funcionar”.

Un ejemplo es el asesinato de Walter Wallace Jr., un padre de 27 años con antecedentes de enfermedad mental. Wallace fue abatido mortalmente en octubre de 2020 por dos policías de Filadelfia. Las imágenes de video mostraron que sostenía un cuchillo y caminaba hacia los agentes. Le dijeron que soltara el arma en numerosas ocasiones. Pero también estaba experimentando una crisis de salud mental cuando los agentes dispararon más de una docena de veces contra Wallace.

Si ocurriera una situación similar, Henderson quiere que la Policía sea la última respuesta. En lugar de ello, apoya el modelo de formación del Newark Community Street Team, un grupo local cuya labor policial en sus propios vecindarios ha dado lugar a un descenso récord de los homicidios, y a Aquil Basheer, un intervencionista comunitario que está ayudando a negociar la paz entre las pandillas Bloods y Crips.

“Básicamente, lo que implica es la desescalada: entender por qué la persona está alterada, comprender bien lo que está sufriendo y luego identificar cómo hacer que la persona se sienta segura”, dijo Henderson.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.