El francés Macron pierde la mayoría parlamentaria ante el avance de la izquierda y la derecha

·4  min de lectura
Los partidarios del líder de la izquierda dura Jean-Luc Melenchon reaccionan dentro de su cuartel general de la noche electoral (AP)
Los partidarios del líder de la izquierda dura Jean-Luc Melenchon reaccionan dentro de su cuartel general de la noche electoral (AP)

La extrema derecha francesa y una coalición de partidos de izquierda aumentaron, mientras que el presidente Emmanuel Macron perdió su codiciada mayoría en las elecciones parlamentarias que podrían marcar la política del país en los próximos años.

Las primeras proyecciones de varias empresas de sondeos preveían que Le Republique en Marche de Macron ganaría solo unos 230 escaños, para superar a todos los demás partidos y coaliciones, pero muy lejos de los 289 necesarios para una mayoría absoluta y mucho menos de los 350 escaños que su marca política centrista ganó y atrajo a su campo en 2017.

La Nueva Unión Ecológica y Social del Pueblo, una coalición improvisada de partidos políticos de izquierda, extrema izquierda y verdes, creada por Jean-Luc Melenchon, quedó en segundo lugar con una previsión de 149 escaños. El fogoso Melenchon se mostró triunfante y arremetió contra Macron.

“Es una situación totalmente inesperada, absolutamente inaudita, la derrota del partido presidencial es total”, dijo tras conocerse los resultados. “Querían evitar la derrota a precio de deshonra. Esta noche tienen tanto la derrota como la deshonra”.

Pero ha sido el partido de extrema derecha Rally Nacional de Marine Le Pen el que más ha repuntado en las elecciones, al obtener alrededor de 85 escaños o el 15 por ciento de los 577 de la Asamblea Nacional, lo que supone un giro dramático respecto a 2017, cuando solo consiguió ocho escaños. El resultado fue el mejor para el movimiento de extrema derecha francés fundado por el padre de Le Pen, Jean-Marie, desde que se fundó hace cuatro décadas.

“El número de la Agrupación Nacional es algo que nadie vio venir”, declaró en una entrevista Lea Chamboncel, periodista política y podcaster francesa. “Es una mala sorpresa, una muy mala sorpresa”.

Macron se dirige a los votantes antes de ir a Ucrania el martes (AP)
Macron se dirige a los votantes antes de ir a Ucrania el martes (AP)

El centro-derecha tradicional quedó en cuarto lugar, al ganar una proyección de 76 escaños, por debajo de los 130 de 2017. Los números finales aún estaban siendo contados por el ministro del Interior.

Las elecciones parlamentarias del domingo pueden tener poco impacto directo o inmediato más allá de Francia. Macron derrotó a Le Pen para ganar un segundo mandato de cinco años en abril. La política exterior, la seguridad nacional y los asuntos europeos siguen siendo competencia de la presidencia, y el parlamento desempeña un papel mucho menor que en otras democracias occidentales.

Pero para ganarse a los legisladores independientes de otros campos y reunir una mayoría en asuntos internos, Macron podría tener que ceder en cuestiones candentes que sí tienen impacto en el exterior, como el apoyo militar a Ucrania, las negociaciones comerciales con el Reino Unido o la expansión de la Unión Europea.

Aunque los votantes franceses de izquierda y derecha se unieron para votar por Macron y derrotar a Le Pen en abril, las elecciones del domingo llevaron algunos mensajes inquietantes para el presidente y sus aliados centristas.

“Está lejos de lo que esperábamos”, señaló el ministro de cuentas públicas, Gabriel Attal, en una entrevista con BFMTV.

Entre los que han perdido sus escaños está Amelie de Montchalin, ministra de Transición Ecológica de Macron, quien fue derrotada por el izquierdista Jerome Guedj en Essonne, una circunscripción a 50 kilómetros al sur de París. Christophe Castaner, exministro del Interior de Macron, también fue derrotado por un candidato de izquierdas.

“Los votantes están descontentos con Macron, eso es seguro”, explicó Chamboncel, autora de un libro que pide más mujeres en la política. “Eran unas elecciones intermedias para él y perdió”.

Periodistas y simpatizantes miran a Marine Le Pen pronunciando un discurso en televisión tras los resultados de la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas (EPA)
Periodistas y simpatizantes miran a Marine Le Pen pronunciando un discurso en televisión tras los resultados de la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas (EPA)

Melenchon consiguió reavivar la suerte de la largamente moribunda izquierda francesa al atraer a una nueva generación de jóvenes votantes y candidatos, muchos de ellos mujeres y de origen inmigrante marginado. Pero a pesar de la alegría por la actuación de Macron, la izquierda también se enfrentó a algunos momentos de reflexión. Fabian Rousel, un prominente izquierdista, apenas logró una victoria contra un candidato de extrema derecha en una circunscripción del norte, junto a la frontera belga.

Le Pen reinventó el movimiento político de su padre para hacerlo más aceptable a los votantes de centro derecha. Pero sigue siendo un movimiento antiinmigrante y antieuropeo. También está en deuda con bancos vinculados al Kremlin.

El tamaño del bloque parlamentario de Le Pen supera una serie de obstáculos legislativos que le permitirán, por ejemplo, introducir medidas de censura y plantear asuntos ante el Tribunal Constitucional.

Le Pen, radiante de alegría entre una multitud de partidarios tras ganar su escaño en la segunda vuelta, prometió cambios.

“Las nuevas caras que van a descubrir son la vanguardia de esta élite política que asumirá la responsabilidad del país cuando la aventura de Macron llegue a su fin”, dijo entre vítores y aplausos. “Vamos a continuar el trabajo de unir al pueblo francés en un gran movimiento popular”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.