4 / 7
In this Monday, July 2, 2012 photo Cathryn Sundback, director of the tissue engineering lab at Massachusetts General Hospital, holds a laboratory rat implanted with a human-scaled ear made from sheep cells at the lab in Boston. The same lab also has created ears from human cells and hopes to start implanting them in patients in about a year. With ears destined for patients - they would just be grown in a lab dish until they're ready to implant. (AP Photo/Steven Senne)

Soprendentes métodos para curar heridos

Los científicos están cultivando orejas, huesos, músculos y piel en laboratorios y a medida que se perfeccionan las técnicas, los médicos planean realizar más trasplantes de rostros, entre otras cirugías plásticas extremas. En Los Angeles, los cirujanos usaron parte de la frente de un soldado para reconstruir su nariz luego de que una bomba lo desfigurara en Irak. En Pittsburgh se usó una terapia experimental a partir de tejido de cerdo para ayudar a regenerar parte del músculo del muslo de un militar herido en Afganistán. En Boston, los investigadores tienen planes de implantarles a los mutilados orejas cultivadas en laboratorios, tras exitosos experimentos en ovejas y ratas. En San Antonio y otras ciudades, los doctores están probando células de piel en spray y láminas de piel creadas en el laboratorio para curar quemadas y otras heridas. El ingenio es impresionante: un producto fue desarrollado a partir del prepucio sobrante en circuncisiones. En todo Estados Unidos las más avanzadas herramientas de la medicina están llegando a los veteranos y a los heridos en combate como una forma de reconocer sus sacrificios y con el afán de que se reintegren a la sociedad de la mejor manera posible. (AP)