En fotos: más de mil bomberos luchan contra un incendio forestal en Portugal

LA NACION

AMENDOA.- Con agua, baldes, mangueras, camiones, helicópteros y aviones. Los más de mil bomberos que intentan sofocar un incendioforestal en Portugal utilizan todas las herramientas posibles para apagar las llamas y terminar con el incidente, que causó varios heridos.

Hacia las 9.30 locales (8.30 GMT), 1100 bomberos y 340 vehículos participaban del operativo en una región montañosa del centro del país, según indicó Protección Civil en su web. El fuego por el momento dejó ocho heridos en la región de Castelo Branco, entre ellos un civil en estado grave que fue trasladado a la capital Lisboa, 200 kilómetros al sur.

Una gran parte del dispositivo desplegado estaba concentrada en un incendio cerca de la localidad de Vila de Rei, donde trabajan 760 bomberos, 230 vehículos y 11 medios aéreos. Otros dos incendios empezaron el sábado pero pudieron ser controlados durante la noche.

"Teniendo en cuenta la dificultad del terreno no logramos controlar el incendio de Vila de Rei sino solo limitarlo al 60%, a pesar de que hay menos viento", dijo el comandante de Protección Civil para la región centro, Luis Belo Costa, en una rueda de prensa, y confirmó que tres de los siete bomberos heridos de levedad lo fueron por un choque entre dos vehículos de socorro.

El Ejército portugués, por su parte, anunció el envío de refuerzos. El Estado Mayor mandará a 20 militares y cuatro máquinas para "abrir vías con el fin de facilitar el acceso de los bomberos", según un comunicado de las fuerzas armadas.

Además el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, expresó su "solidaridad con los cientos de personas que luchan contra el flagelo de los incendios", en un mensaje publicado en el sitio de la presidencia.

Asimismo, las autoridades alertaron que cinco regiones del centro y el sur de Portugal estaban hoy en alerta por riesgo de incendio a causa de la sequía y del viento.

Este es el primer gran incendio forestal del año en el país europeo, que en el último tiempo sufrió algunos de los peores incendios de su historia, con 106 fallecidos en 2017. La cifra de muertos de ese año llevó al gobierno portugués a respaldar medidas de prevención más estrictas y por ello en 2018 no se produjeron muertes en incendios forestales.

Agencias AP y AFP