1 / 42

(FOTOS) El huracán Irma causa destrozos e inundaciones severas en Cuba

Residentes vadean por una calle anegada en La Habana tras el paso del huracán Irma, en Cuba, el 10 de septiembre de 2017. El potente meteoro arrancó tejados, derribó edificios e inundó cientos de millas de territorio costero en Cuba tras dejar un rastro de destrucción en todo el Caribe. (AP Foto/Ramón Espinosa)

(FOTOS) El huracán Irma causa destrozos e inundaciones severas en Cuba

Cuba fue fuertemente azotada durante 72 horas por el viento, las lluvias y penetraciones marinas del huracán Irma. Con al menos 10 muertos, este huracán ha sido el más mortífero que se abatió sobre la isla desde el pasaje de Dennis en 2005.

“Esto es catastrófico, muchos edificios aquí no están preparados para tal diluvio”, dijo Yanmara Suárez, trabajadora autónoma de 36 años que vive en Centro Habana, una zona próxima al malecón, fuertemente inundada por el mar el domingo.

En Caibarién, una ciudad costera del centro del país que sufrió toda la furia de Irma, emprenden largos y pacientes trabajos de recuperación: la vuelta a la normalidad demorará.

“Esto es un destrozo, si dura un día más, aquí no queda nada”, dijo Angel Cordero, un agricultor de 69 años, cuya casa fue inundada y perdió sus cultivos de plátano, boniato, fruta bomba y guayaba.

En un mensaje a la nación, el presidente Raúl Castro reconoció el lunes que “han sido días duros para nuestro pueblo”.

Irma “causó severos daños al país, los cuales, justamente por su envergadura, aún no se han podido cuantificar. Una mirada preliminar evidencia afectaciones en la vivienda, el sistema electroenergético y la agricultura”, agregó Castro en su comunicación difundida por los medios locales.

A pocos kilómetros del centro de la capital, Cojímar, un antiguo pueblito de pescadores muy frecuentado por el escritor estadounidense Ernest Hemingway en los años 50 del pasado siglo, también pagó un pesado tributo a Irma.

Destrucción en su paseo marítimo, casas sin techo, calles llenas de escombros, y electrodomésticos arrastrados por las aguas y golpeados por el viento: es la imagen de la desolación.

“Esta es una advertencia importante, sabemos que el cambio climático es cada vez mas cruel”, aseguró Francisco García, entrenador del equipo nacional de karate, cuya casa se derrumbó parcialmente.

“Tres ciclones y un terremoto al mismo tiempo en la región, nunca lo había visto, mucho menos con tanta intensidad”, añade en referencia a los huracanes José y Katia, y al terremoto que azotó México el jueves dejando casi un centenar de muertos.

En el litoral norte de Cuba, con numerosos balnearios y cayos paradisíacos, la destrucción en las principales plazas turísticas cubanas fue considerable, pero hasta el momento no se reportaron víctimas, especialmente luego de la evacuación anticipada de miles de turistas y empelados.

El impacto de Irma en el turismo aún no ha sido evaluado, pero la destrucción que dejó a su paso podría debilitar gravemente a una economía que depende en gran medida de los casi 3.000 millones de dólares anuales que aporta este sector.