Anuncios

Floridanos acusados por asesinato del presidente haitiano dicen que no sabían que el plan cambió a homicidio

Dos de los hombres de Florida que fueron arrestados esta semana en relación con el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse pasarán más tiempo tras las rejas después de que un juez federal decidió que no creía que fuera seguro dejarlos en libertad bajo fianza.

Sin embargo, un tercer hombre se irá a casa, pero a un alto precio. Al cuarto le otorgaron un retraso en la audiencia.

Fredrick Bergmann Jr., acusado de contrabando de chalecos de balas a exsoldados colombianos que presuntamente llevaron a cabo el ataque mortal del 7 de julio de 2021 que dejó a Moïse muerto y a su esposa, Martine Moïse, gravemente herida, se le concedió una fianza de $1.5 millones y quedó en libertad el viernes en la tarde.

En informes anteriores del Herald que citaban a floridanos con posibles conexiones con el complot de asesinato, el nombre de Bergmann nunca apareció. Pero durante el contrainterrogatorio del agente del FBI Michael Ferlazzo por parte del abogado de Bergmann, se reveló que Walter Veintemilla y Árcangel Pretel Ortiz, dos de los otros arrestados el martes, le dijeron al FBI que Bergmann participó en reuniones donde se discutieron los planes para derrocar a Moïse. Antes del arresto de los cuatro sospechosos el martes, poco se sabía sobre la participación de Bergmann en el complot.

Antonio “Tony” Intriago, venezolano-americano y propietario de Counter Terrorist Unit Security, o CTU, con sede en Doral, que era una filial de CTU Federal Academy LLC de Ortiz, fue acusado por el gobierno de ser uno de los dos “planeadores y organizadores” del complot. Se declaró inocente y su abogado pidió que su audiencia de fianza se pospusiera para una fecha posterior.

A Veintemilla, ecuatoriano-americano y jefe de Worldwide Capital Lending Group, con sede en Miramar, la compañía que proporcionó fondos para llevar a cabo el complot, según los fiscales, y a Ortiz, el otro presunto “planificador y organizador” y ex fuente del FBI, se les negó la fianza.

Parte del arsenal de armas incautado tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse.
Parte del arsenal de armas incautado tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Al pronunciar sus decisiones, la jueza magistrada Lauren Louis dijo que “no había condiciones” que pudiera agregar a una fianza para Veintemilla o Ortiz que “garantizaría razonablemente” la seguridad de la comunidad, o que no abandonarían los Estados Unidos.

Louis dijo que esperaba que Julie Holt, asistente del defensor público que representaba a Ortiz, y Tara Kudman, abogada de Veintemilla, apelaran las decisiones negativas.

Ortiz, colombiano quien se reunió con agentes del FBI en un intento de involucrar a la agencia en el complot, según la denuncia penal publicada el martes, no fue procesado porque aún no tiene un abogado permanente. Había objeciones aún por resolver del gobierno sobre un posible conflicto de intereses con respecto a la representación de Ortiz por parte de la Oficina del Defensor Público.

Durante el contrainterrogatorio del agente del FBI Ferlazzo por parte del abogado de Bergmann, Henry Bell, también se aclararon los acontecimientos que se desarrollaron durante el arresto de Bergmann.

Durante la comparecencia del martes, la fiscal federal Mónica Castro afirmó que Bergmann sostenía una barra de cortina cuando la policía entró a su casa para arrestarlo en Tampa. Pero Ferlazzo testificó que Bergmann llevaba una “clavija de madera” que Bell dijo más tarde que la usa para asegurar la puerta. Más tarde, Bell presentó evidencia fotográfica del objeto en cuestión de la esposa de Bergmann.

Ferlazzo también testificó que Bergmann parecía confundido pero no se resistió al arresto ni representó una amenaza para los agentes, aunque Castro había dicho anteriormente que los oficiales que lo arrestaron informaron que estaba “agitado”. Bergmann soltó el objeto cuando se le pidió que lo hiciera, dijo Ferlazzo.

Durante su contrainterrogatorio, Ferlazzo testificó que hubo dos fases del complot. La primera fue supuestamente para derrocar al presidente Moïse e instalar como presidente a Christian Emmanuel Sanon, un pastor y médico haitiano-estadounidense que actualmente se encuentra bajo custodia en Estados Unidos luego de que fuera trasladado de una prisión haitiana a fines de enero. La fase dos supuestamente implicaba reemplazar a Sanon con un nuevo candidato, un juez de la Corte Suprema identificado solo como “individuo dos”.

En esta foto de archivo del 8 de julio de 2021, los sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, se muestran a los medios, junto con las armas y el equipo que presuntamente usaron en el ataque, en la sede de la policía en Puerto Príncipe, Haití.
En esta foto de archivo del 8 de julio de 2021, los sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, se muestran a los medios, junto con las armas y el equipo que presuntamente usaron en el ataque, en la sede de la policía en Puerto Príncipe, Haití.

Los tres abogados de los acusados argumentaron que sus clientes no sabían que el plan era matar a Moïse y que solo habían accedido a participar en la primera fase del plan, que consistía en convertir a Sanon en presidente. Ferlazzo testificó que ambas fases tenían “temas de asesinato”.

Los abogados de Veintemilla y Ortiz también argumentaron que sus clientes no representaban riesgo de fuga porque habían cooperado con los investigadores durante los últimos 18 meses y no habían tratado de huir o evadir arrestos durante ese tiempo.

La fianza de Bergmann, acordada tanto por Bell como por los fiscales estadounidenses, está garantizada por tres propiedades de Bergmann y su esposa, la Dra. Tracy Martin, quien trabaja como pediatra en Tampa. Una de las propiedades es su casa donde vive con su esposa e hija. La segunda es donde viven los padres de Bergmann pero la pareja es propietaria, y una tercera propiedad que su esposa posee por su cuenta, que es anterior a su matrimonio. Martin también aceptó ser custodia de Bergmann.

Bergmann estará bajo arresto domiciliario con un monitor GPS, pero se espera que se le permita visitar la casa de sus padres ya que él es su cuidador.