Florida demanda al gobierno federal por programa de parole para Cuba y otros países

Susan Walsh/AP

La Florida demandó al Departamento de Seguridad Nacional y su liderazgo el martes por un programa de parole humanitario que la administración Biden espera que frene la migración irregular de Cuba, Haití, Venezuela y Nicaragua hacia Estados Unidos.

“Los estados demandantes… enfrentan daños sustanciales e irreparables por el abuso del Departamento de su autoridad de parole, lo que permite potencialmente que cientos de miles de extranjeros adicionales ingresen a cada uno de sus territorios ya abrumados”, se lee en la demanda, que fue presentada por los gobiernos de 20 estados.

Al corazón de la demanda se encuentra un nuevo proceso de libertad condicional establecido para venezolanos, cubanos, haitianos y nicaragüenses que permite a los ciudadanos de estos países solicitar el parole humanitario. Los inmigrantes pueden ser aprobados para vivir y trabajar en Estados Unidos siempre que pasen los requisitos médicos y de seguridad pública, tengan un patrocinador económico en el país y paguen su pasaje aéreo.

Los estados republicanos involucrados en la demanda, presentada en un tribunal federal de Texas, argumentan que el Departamento de Seguridad Nacional, que supervisa las agencias de inmigración de Estados Unidos, creó un programa de visas de facto sin aprobación legislativa. También afirman que el programa va más allá de las circunstancias limitadas en las cuales agencia federal puede emplear el parole humanitario según la ley federal.

Los estados demandantes son Texas, Alabama, Alaska, Arkansas, Florida, Idaho, Iowa, Kansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Ohio, Carolina del Sur, Tennessee, Utah, West Virginia y Wyoming.

La demanda argumenta que, en el caso de Florida, el estado se verá perjudicado porque le cuesta al estado millones de dólares y “recursos estatales significativos”, como educación pública, atención médica, servicios para víctimas de violencia doméstica e instalaciones correccionales.

“La presencia de estos extranjeros ilegales en Florida… viola el interés casi soberano del Estado en su territorio y el bienestar de sus ciudadanos”, afirma la demanda.

“La nueva solución de Biden a su crisis creada por él mismo en la frontera es permitir que los inmigrantes ilegales viajen directamente al interior del país sin cruzar la frontera sur, en violación directa de la ley federal”, dijo la procuradora general de Florida, Ashley Moody, en un comunicado el martes.

Entre los demandados figuran el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; el director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, Ur Jaddou; el comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza, Troy Miller, y el director de Inmigración y Control de Aduanas, Tae Johnson.

El Departamento de Seguridad Nacional ha argumentado que el programa es una forma de poner algo de orden en lo que la agencia ha descrito como un sistema de inmigración que no funciona, así como de reducir el uso de rutas migratorias peligrosas como Los Estrechos de la Florida y la Jungla de Darién, el tramo traicionero de jungla entre Panamá y Colombia.

Hasta 30,000 personas al mes de Venezuela, Nicaragua, Haití y Cuba pueden ingresar a Estados Unidos bajo la iniciativa. Ya se aprobaron las primeras solicitudes para cubanos, una velocidad sorprendentemente rápida para el gobierno federal. Mientras tanto, México acordó recibir de vuelta a 30,000 personas al mes que llegan a la frontera de Estados Unidos sin la documentación adecuada.

El programa de parole se anunció por primera vez para los venezolanos en octubre, y los funcionarios federales han dicho que ha resultado en una caída drástica de los encuentros migratorios con personas de la nación sudamericana. Luego, a principios de enero, la administración Biden anunció que crearía vías similares para cubanos, nicaragüenses y haitianos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza registró más de 224,000 encuentros en todo el país con ciudadanos cubanos en el año fiscal 2022, según estadísticas del gobierno federal. Antes de que se anunciara el programa de parole, ese flujo no daba señales de detenerse. Desde octubre, la agencia ha registrado cerca de 110,000 encuentros con ciudadanos de la isla.

Mientras tanto, la agencia había registrado 56,596 encuentros con haitianos durante el año fiscal 2022, un aumento con respecto a los 48,727 del año fiscal anterior; 164,600 encuentros con nicaragüenses, frente a 50,722 durante el mismo período de tiempo; y 189,520 encuentros con venezolanos, un aumento de 50,499.

En una reunión del 19 de enero de la Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, Mayorkas dijo que “los encuentros de países objetivo han disminuido significativamente” luego del establecimiento del programa de libertad condicional.

También advirtió recientemente en su página de Twitter que cualquier cubano o haitiano que intentara ingresar a Estados Unidos por mar no sería elegible para el proceso, una advertencia que surge en medio de una oleada de migrantes que llegan a los Cayos de la Florida.