Por qué estos fiscales se niegan a hacer cumplir las leyes contra el aborto en sus estados

·12  min de lectura

Sin protecciones federales para el derecho al aborto, el acceso legal a la atención del aborto en los EE.UU. podría variar no solo a nivel estatal sino de condado a condado, redibujando el mapa de la nación para las protecciones de la autonomía corporal.

Las severas restricciones al acceso al aborto, y la aplicación de las leyes en los estados que prohíben el aborto penal, con penas de prisión y fuertes multas para los proveedores y otras personas que “ayudan e instigan” un aborto, en algunos casos, dependerán en gran medida del lugar donde se viva.

La penalización de la atención al paciente quedará a discreción de las fuerzas del orden locales, creando un “sistema de dos niveles donde las personas, las mujeres y las familias que tienen acceso a los recursos podrían seguir teniendo acceso a los servicios de aborto, y donde a las personas de clase trabajadora, a las mujeres y las familias se les negarían esos servicios”, dijo José Garza, fiscal de distrito del condado de Travis, Texas.

“Esas fisuras cada vez mayores amenazan nuestra seguridad pública, amenazan, francamente, los cimientos de nuestra democracia”, sostuvo en entrevista con The Independent. “Ensanchar esas fisuras aún más sería un momento muy, muy oscuro para nuestra democracia”.

Dieciséis estados y Washington DC tienen leyes que protegen el derecho al aborto. Pero las llamadas leyes “de gatillo” en más de una docena de estados podrían criminalizar rápida o inmediatamente la atención del aborto ante la decisión de la Corte Suprema de anular el fallo de 1973 de Roe vs Wade, que afirmó las protecciones constitucionales para la atención del aborto.

Se espera que una decisión de la corte en el caso de Dobbs vs. Jackson Women's Health Organization rechace el precedente de Roe y su fallo afirmativo en Planned Parenthood vs. Casey de 1992, marcando un cambio radical que podría obligar a las mujeres y niñas a llevar embarazos a término, o buscar servicios de aborto en estados o países donde esté protegido, lo que tiene consecuencias de gran alcance y potencialmente mortales para millones de estadounidenses.

Una ley estatal vigente desde fines del año pasado en Texas prohíbe el aborto a las seis semanas de embarazo, antes de que muchas personas sepan que están embarazadas, sin excepciones por violación e incesto. El cumplimiento se basa en partes privadas a través de demandas civiles contra las personas que “ayudan e instigan” a las pacientes de aborto.

El estado también se encuentra entre los 13 con leyes de “de gatillo” vigentes para prohibir la atención del aborto, y entre los nueve estados con leyes inconstitucionales más antiguas que no se aplican y que prohíben el aborto y se han mantenido en los libros a pesar del fallo de Roe.

The Independent pidió a los fiscales principales en más de una docena de condados y distritos donde las leyes contra el aborto de sus respectivos estados entrarán en vigencia que pregunten cómo, o si procesarán tales casos, incluyendo si emitirán citaciones para datos personales digitales para enjuiciarlos.

Garza se encuentra entre varios fiscales de distrito en Texas que le dijeron a The Independent que no procesarán a las personas que buscan servicios de aborto o que practican abortos, en caso de que las leyes estatales que criminalizan la atención entren en vigencia sin Roe.

También se unió a una declaración con los fiscales de distrito que representan partes de Dallas, Houston, San Antonio y Corpus Christi que se niegan a enjuiciar a los proveedores y condenan los intentos a nivel estatal por “criminalizar las decisiones personales de salud”.

Los fiscales advirtieron que las leyes contra el aborto “tienen el potencial de alimentar los intentos de algunos de criminalizar a pacientes, profesionales médicos, proveedores de atención médica y otras personas que ayudan en estos procedimientos médicos”.

Kim Ogg, la fiscal de distrito del condado de Harrison, Texas, el tercer condado más poblado de los EE.UU., hogar de casi 5 millones de personas, expresó en un comunicado que está “preocupada por que los jueces del tribunal más alto de la nación puedan revocar el antiguo precedente del derecho de una mujer a tomar decisiones sobre su propia salud, específicamente su derecho a la privacidad para elegir el aborto”.

Sus declaraciones siguieron al impactante arresto en abril de una mujer de 26 años en el Valle del Río Grande que fue acusada de asesinato por su supuesto aborto, cargos que finalmente se retiraron, pero han planteado cuestiones críticas sobre la información que los proveedores de salud comparten con las autoridades y hasta qué punto las agencias del orden pueden perseguir casos relacionados con el aborto a pesar de no haber motivos para hacerlo.

La organización legal National Advocates for Pregnant Women señaló que su “arresto demuestra la verdadera intención de quienes luchan para derrocar a Roe: la vigilancia, el control y la criminalización de las personas embarazadas”.

Una ley estatal reciente en Luisiana, que tiene algunas de las leyes contra el aborto más severas de los EE.UU., prohíbe efectivamente todos los servicios de aborto más allá del momento de la “fertilización e implantación”, sin excepción en caso de violación o incesto. El estado ya tiene una prohibición “de gatillo” y varios obstáculos para la atención del aborto, incluido un período de espera de 24 horas, ecografías obligatorias y asesoramiento dirigido por el estado.

La última medida del estado aclara docenas de leyes estatales que rigen la atención del aborto al imponer una sentencia de prisión de hasta 10 años para los proveedores de servicios de aborto o cualquier persona declarada culpable de realizar un aborto, junto con no menos de US$10.000 en multas. Un aborto realizado más adelante en el embarazo podría resultar en una sentencia de prisión de 15 años, así como una multa mínima de US$20.000, si es declarado culpable.

El fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jason Williams, le dijo a The Independent que su oficina está “enfocada en buscar responsabilidad y justicia por los crímenes más graves y violentos cometidos contra nuestra gente.

“No podemos y no cambiaremos la prioridad de abordar los tiroteos y las violaciones sin sentido a investigar las elecciones que hacen las mujeres con respecto a sus propios cuerpos”, aseguró.

Otras oficinas de fiscales de distrito en Luisiana y en el vecino Mississippi no respondieron a la solicitud de comentarios de The Independent.

No podemos y no cambiaremos la prioridad de abordar los tiroteos y las violaciones sin sentido a investigar las elecciones que hacen las mujeres con respecto a sus propios cuerpos

Jason Williams, fiscal de distrito de Nueva Orleans

Tras la aprobación de la amplia ley contra el aborto en Texas, las personas que buscaban abortar encontraron refugio al otro lado de las fronteras estatales en Oklahoma, donde los proveedores respondieron docenas de llamadas cada hora de personas solicitando citas.

En las semanas siguientes, el gobernador republicano de Oklahoma, Kevin Stitt, firmó una serie de proyectos de ley que penalizaban todos los abortos, incluidos los casos de violación o incesto; los proveedores se enfrentaban a hasta 10 años de prisión.

Cuando se le preguntó a Steve Kunzweiler, el fiscal de distrito republicano en el condado de Tulsa, si su oficina perseguirá casos contra el aborto bajo la ley, respondió que “es inapropiado participar en una discusión especulativa sobre supuestos hechos que no han sido presentados a nuestra oficina de revisión”.

“Seguiremos adhiriéndonos a los [principios] y estándares que nuestra oficina está obligada a seguir”, advirtió.

José Garza, fiscal de distrito del condado de Travis, está entre los principales fiscales de Texas que se niega a enjuiciar a los proveedores de abortos bajo las leyes estatales (Getty Images para MoveOn.Org)
José Garza, fiscal de distrito del condado de Travis, está entre los principales fiscales de Texas que se niega a enjuiciar a los proveedores de abortos bajo las leyes estatales (Getty Images para MoveOn.Org)

Una ley en Arizona, que recientemente implementó una prohibición de los abortos después de las 15 semanas de embarazo, imitando la ley de Mississippi al centro del caso de la Corte Suprema, haría que la atención del aborto fuera ilegal sin las protecciones de Roe.

Rachel Mitchell, fiscal de distrito del condado de Maricopa, Arizona, donde se encuentran seis de las nueve clínicas de aborto del estado, dijo a The Appeal que “seguirá la ley”, cuando se le preguntó si su oficina emprenderá acciones contra los proveedores de servicios de aborto.

No respondió al medio cuando se le cuestionó si usaría la ley de personalidad fetal para enjuiciar a las personas que brindan o buscan abortos.

Mientras tanto, en el vecino condado de Pima, donde se encuentran dos clínicas, la fiscal del condado, Laura Conover, dijo que su oficina “hará todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que ninguna persona que busque o ayude en un aborto pase una noche en la cárcel”.

Los enfoques opuestos entre las dos fiscales principales reflejan cómo una paciente que viaja entre los límites del condado dentro del mismo estado podría enfrentar enormes disparidades en torno a la atención del aborto, junto con sus proveedores y familiares u otras personas que puedan ayudarla a buscar atención, y si enfrentarán consecuencias legales por hacerlo.

La ley “de gatillo” de Tennessee convierte la atención del aborto en un delito grave en casi todos los casos, y entrará en vigencia dentro de los 30 días posteriores a la anulación de Roe.

El fiscal demócrata de distrito de Nashville, Glenn Funk, dijo en un comunicado que su oficina “no procesará a ninguna mujer que elija someterse a un procedimiento médico para interrumpir un embarazo ni a ningún médico que realice este procedimiento a pedido de su paciente”.

“Me horroriza que este ataque a las decisiones de salud personal de una mujer esté en peligro”, aseguró tras la publicación del borrador filtrado.

Amy Weirich, la fiscal republicana de distrito del condado de Shelby en Tennessee, el más grande del estado, le dijo a The Independent que su oficina “no se ocupa de situaciones hipotéticas. Nos ocupamos de los hechos y la verdad. Cualquier declaración sobre variables desconocidas es irresponsable y es fanfarronería política”.

El año pasado, la legislatura del estado controlada por los republicanos aprobó una ley que permite al fiscal general del estado intervenir en casos locales, incluidos los relacionados con el aborto, permitiendo el nombramiento de un fiscal temporal cuando el fiscal de distrito se niegue “perentoria y categóricamente” a presentar cargos.

El Comité Nacional por el Derecho a la Vida, la organización antiaborto más grande del país, redactó una legislación modelo radical para que la adopten los estados, que, entre otras cosas, criminalizaría la atención del aborto y otorgaría a los fiscales generales estatales la responsabilidad de casos de aborto cuando los fiscales locales se nieguen.

James Bopp Jr., consejero general de National Right to Life, dijo en un comunicado que los estados deben “emplear un régimen de aplicación sólido” sin protecciones federales generales.

Los defensores del derecho al aborto y los fiscales advierten que las amplias leyes penales que se enfocan en la atención del aborto podrían exponer a las pacientes y sus médicos a citaciones invasivas de sus datos personales, incluyendo las apps de seguimiento de periodo y resultados de motores de búsqueda para clínicas de aborto.

“Para procesar ese tipo de casos, sería necesario que los fiscales y las fuerzas del orden público indagaran profundamente en el historial médico personal de las personas que buscan atención, y creo que eso es antiético para nuestra seguridad pública”, apuntó Garza.

En una reunión reciente con expertos legales sobre las amenazas a las protecciones de la privacidad a raíz del fallo de la Corte Suprema, la vicepresidenta Kamala Harris dijo que teme por la “vulnerabilidad de las mujeres que usan aplicaciones de seguimiento menstrual, aquellas que usan un motor de búsqueda para encontrar ciertas ubicaciones o cierta ayuda... y qué tan vulnerables serán esas búsquedas para los malos actores que intentan rastrear su historial, y mucho menos para las fuerzas gubernamentales que puedan estar interesadas en investigar eso con cualquier propósito”.

Varias piezas de la legislación propuesta en el Congreso también bloquearían los datos íntimos recopilados en los teléfonos inteligentes, incluidos, en términos más generales, los datos de ubicación, para que no lleguen a manos de las empresas que los recopilan y las empresas que quieren comprarlos.

Un proyecto de ley de la congresista de California Sara Jacobs limitaría estrictamente los datos de salud sexual que las empresas pueden recopilar, retener y divulgar, mientras que una propuesta radical de la senadora Elizabeth Warren prohibiría a los corredores de datos vender o transferir datos de ubicación y salud.

Los activistas contra el aborto ya se han basado en métodos de vigilancia para rastrear a pacientes y proveedores, utilizando métodos como el rastreo de matrículas y cámaras fuera de las clínicas. Al menos un estado también ha revisado la información confidencial de los pacientes recopilada en las clínicas: en 2019, el principal funcionario de salud de Missouri testificó que el estado extrajo información personal detallada de Planned Parenthood, incluida la revisión de los ciclos menstruales de los pacientes, los números de identificación médica, las fechas de los procedimientos y las edades gestacionales de los fetos. No se incluyeron los nombres de los pacientes.

Un grupo de senadores demócratas escribió recientemente a empresas de recopilación de datos que ofrecían una gran cantidad de datos relacionados con posibles pacientes en las clínicas de Planned Parenthood, datos que los legisladores han advertido que podrían terminar en posesión de personas que emprenderían acciones civiles contra proveedores y pacientes.

“Es casi seguro que estas y otras prácticas dirigidas a las mujeres que buscan los servicios de atención médica necesarios se intensifiquen si Roe vs. Wade es destruido y el aborto se criminaliza instantáneamente en los estados de todo el país”, escribieron los senadores a las empresas de datos. “Bajo estas circunstancias, la decisión [de su empresa] de vender datos que permitían a cualquier cliente comprador determinar la ubicación de las personas que buscaban servicios de aborto fue simplemente inconcebible, poniendo en riesgo la seguridad de las mujeres en todas partes”.

Un grupo de senadores también escribió al director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, instando a la compañía a “dejar de recopilar y retener datos de ubicación de clientes innecesariamente, para evitar que los fiscales de derecha utilicen esa información para identificar a las personas que han abortado”.

Las fuerzas del orden se han basado rutinariamente en los datos de ubicación para las investigaciones criminales; en 2020, la empresa recibió cerca de 12.000 solicitudes de organismos encargados de hacer cumplir la ley en busca de datos de las llamadas “geovallas” que revelan datos de ubicación en un momento determinado, según informes publicados por Google y revisados por senadores.

“No tiene sentido gastar nuestro tiempo y energía pensando en cómo se podría hacer eso”, comentó Garza a The Independent. “Pero creo que esos temores y preocupaciones son increíblemente legítimos... Creo que las implicaciones de eso, para las fuerzas del orden, usando su autoridad, de esa manera socavarían profundamente los principios democráticos fundamentales ... y creo que eso tendría implicaciones serias y peligrosas para nuestro democracia”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.