Al final, no era una ‘estructura flotante’: Mansión que navega en Miami no pagará impuestos de casa

·3  min de lectura

El Condado Miami-Dade retiró su petición para cobrarle impuestos a la propiedad a una famosa casa flotante de Miami Beach.

El jueves, la Oficina del Tasador de Propiedades accedió a no seguir con sus esfuerzos para declarar a la Arkup #1, una casa flotante resplandeciente en forma de rectángulo anclada en la exclusiva Star Island, como “una estructura flotante”. Ello significa que el dueño de la embarcación no tendrá que pagar impuestos que suman casi $120,000.

La decisión se tomó cinco meses después que Macknight International, propiedad del empresario británico Jonathan Brown, demandó al condado por querer cobrarle impuestos a la propiedad, un argumento que de acuerdo con los abogados de Brown, viola la prohibición de la Constitución de la Florida de imponerle impuestos a la propiedad a las embarcaciones.

“La decisión del condado de retirar su petición ilegal es una importante victoria, no solo para nuestro cliente, sino para todos los dueños de embarcaciones en la Florida. Miami sigue siendo un paraíso libre de impuestos inconstitucionales”, dijeron los abogados de Macknight, Ivan Abrams y Karen Lapekas, en un comunicado. “Le agradecemos a nuestro cliente por haber tenido la valentía de hablar la verdad en la corte y, por consiguiente, evitar así que otros dueños de yates pasen por lo mismo”.

La Arkup, que construyó una compañía del mismo nombre, ha sido elogiado como una casa flotante ecológica de última que podría servir como modelo para otras embarcaciones más modestas, y de este modo, ayudar a aliviar el problema de la vivienda que vive todo el mundo. La casa flotante anclada en la propiedad de Brown, cuenta con una lujosa cocina, una espaciosa sala, dos dormitorios en el piso superior, un gimnasio y hasta un patio con vistas a la Bahía de Biscayne.

Attorneys Ivan Abrams, left, and Karen J. Lapekas, right, are suing the Miami-Dade property appraisers office over its decision to levy property tax on Arkup #1, a house boat docked on Star Island.
Attorneys Ivan Abrams, left, and Karen J. Lapekas, right, are suing the Miami-Dade property appraisers office over its decision to levy property tax on Arkup #1, a house boat docked on Star Island.

La Arkup fue tema de reseñas en el Miami Herald, Bloomberg y Forbes, y llegó incluso a aparecer en el documental de Netflix, The World’s Most Amazing Vacation Rentals.

Durante mucho tiempo, Macknight ha venido insistiendo que la Arkup era un bote, al tiempo que ha señalado que está inscrita con el Servicio Guardacostas, y puede navegar a cinco nudos por hora. El dueño del bote fue el anfitrión de tres representantes de la Oficina del Tasador de Propiedades en un viaje por la Bahía de Biscayne, para mostrarles su capacidad náutica.

La Arkup “tiene medios de autolocomoción y cuenta con los equipos necesarios para navegar, como luces, bocinas, radios, ayudas direccionales, y dispositivos de seguridad”, según el documento del acuerdo al que se llegó.

Entonces, ¿por qué se volteó la tortilla? Durante deposiciones previas al juicio, los tres representantes de la Oficina del Tasador de Propiedades estuvieron de acuerdo en que la Arkup era una embarcación.

Bajo el documento, que fue ratificado el viernes por el juez de Circuito de Miami-Dade Carlos Guzmán, Brown no tendrá que pagar impuestos por el bote, y las dos partes involucradas deberán “asumir sus propios costos y los honorarios de los abogados”.

Traducción de Jorge Posada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.