Anuncios

La Filarmónica de Viena tiene cada vez más integrantes femeninas

NUEVA YORK (AP) — Andrea Götsch se sorprendió cuando fue seleccionada tras su audición en 2019 para ser miembro de la Filarmónica de Viena.

“Cuando volví a casa, me estaba riendo porque no podía creer que me hubiesen elegido”, dijo la clarinetista de 29 años a The Associated Press. “Siempre fue una especie de sueño. Cuando era niña, veía el concierto de Año Nuevo, pero nunca fue un objetivo. Pensé que estaba demasiado lejos”.

La Filarmónica de Viena, un bastión masculino desde su fundación en 1842 hasta 1997, ahora tiene 24 intérpretes femeninas entre 145 miembros con tres vacantes mientras realiza una gira por Estados Unidos esta semana.

“Es muy positivo para mí. Es una forma completamente normal convivir. Y todos tenemos un objetivo principal, dar el mejor concierto posible, y eso nos une”, dijo Daniel Froschauer, presidente de la orquesta autónoma. “Fíjate en las escuelas de música: hay muchas más mujeres que hombres. Y queremos a los mejores miembros, así que fue la decisión correcta”.

Con sede desde 1870 en el Musikverein de Viena, la Filarmónica de Viena elige a sus dirigentes, contrata a los directores, elige sus programas y programa las giras y las sesiones de grabación. Selecciona miembros de la Orquesta de la Ópera Estatal de Viena y ha tenido una residencia de verano en el Festival de Salzburgo desde 1922.

La arpista Anna Lelkes tocó con la Filarmónica durante 26 años antes de convertirse en la primera mujer oficialmente admitida. Albena Danailova se convirtió en concertino en 2008 y se le concedió la membresía en 2010. La música de 48 años tuvo esa posición de alto perfil al frente de las cuerdas en la interpretación del domingo de la Novena Sinfonía de Mahler con el director Franz Welser-Möst en el Carnegie Hall.

Las mujeres de la Filarmónica de Viena incluyen 14 violines, dos violas, dos violonchelos, un contrabajo, dos arpas, una flauta, un clarinete y un fagot.

La Filarmónica de Berlín, considerada la otra gran orquesta de Europa, admitió a la violinista suiza Madeleine Carruzzo como su primera integrante femenina en 1982 y actualmente cuenta con 26 mujeres, 99 hombres y cinco vacantes.

La primera integrante femenina de la Filarmónica de Nueva York fue la arpista Stephanie “Steffy” Goldner en 1922 y ahora cuenta con 49 hombres y 45 mujeres con 12 vacantes. La Orquesta Sinfónica de Chicago convirtió a la trompa principal Helen Kotas en su primera miembro mujer en 1941 y comenzó esta temporada con 59 hombres, 34 mujeres y 15 vacantes.

Froschauer, un primer violinista que ha sido miembro de Viena desde 1998, fue elegido presidente en 2017. Dijo que alrededor de 100 personas se postulan para cada vacante en la Orquesta de la Ópera Estatal y una cuarta parte recibe audiciones detrás de un biombo para un jurado de más de una veintena. Interpretan piezas elegidas por el presidente del jurado y son calificadas, con 20 puntos como máximo. Aquellos con 11 puntos o más avanzan, y después de la segunda ronda el campo se reduce a cinco, luego se elimina aún más para la ronda final.

“Un miembro del jurado tiene que decir: ‘Me gustaría pedir que se retire el biombo’”, dijo Froschauer. “Todos los puntos son acumulables y normalmente hay una persona que tiene una cantidad determinada. Ya no hay biombo y a veces hay tres mujeres y a veces hay tres hombres. A veces es una mezcla. Pero lo más importante es ¿cuáles son los puntos?”

Los ganadores obtienen una prueba de uno a dos años con la Orquesta de la Ópera Estatal, y luego se considerará la admisión de una persona. Después de dos años más, pueden solicitar la membresía en la Filarmónica.

La arpista Anneleen Lenaerts, de 36 años, solicitó una vacante por sugerencia de un amigo, Xavier de Maistre, quien dejó la Filarmónica para dedicarse a una carrera de violonchelo solista. Tomó un vuelo desde Bruselas justo antes de Navidad para una audición previa y luego la audición principal al día siguiente en la Sala Mahler de la Ópera Estatal. Ella fue una de las dos finalistas que esperaban en una sala contigua mientras el jurado deliberaba, y ambos fueron llamados para el anuncio por Michael Bladerer, el contrabajo que presidió el jurado y ahora es el gerente general de la orquesta, su oficial número dos.

Debutó en la Ópera Estatal en “Arabella” de Strauss con Welser-Möst en 2011 y fue admitida en la Filarmónica en 2014, siendo su octava mujer.

“Era freelance, tocaba música solista y de cámara, lo que me encantaba. Y nunca esperé terminar en una orquesta como esta”, dijo Lenaerts. “Es un país diferente, con una historia diferente, una mentalidad diferente, un idioma diferente. Todo eso era nuevo para mí. (...) Solo tienes que prepararte lo mejor que puedas y luego esperar que en boxes salga bien. Y además de eso, tienes el programa de la Filarmónica de Viena”.

Götsch, la clarinetista de Bolzano, Italia, fue llamada a la orquesta como sustituta por sugerencia del miembro Johann Hindler. Comenzó en la ópera con “La Traviata” de Verdi en 2016 y tocó con Viena por primera vez un año después en la Sexta Sinfonía de Mahler con Daniel Harding. Ganó su audición en el 2019.

Un año después, fue confirmada para la Orquesta de la Ópera y en 2022 se convirtió en miembro de la filarmónica. Götsch forma parte del comité de dirección de la orquesta con el título de Ordnungswahrerin (Guardián de la Orden), donde realiza un seguimiento de la asistencia a los ensayos y actuaciones y se ocupa de los cambios rápidos de personal.

“A veces se enferman una hora antes del concierto y me llaman y me dicen: ‘No puedo tocar. ¿Me puedes ayudar?’”, dijo. “Tengo que asegurarme de que haya suficiente gente”.