Anuncios

Filadelfia encara un receso incierto después de su colapso al final del calendario

Nick Sirianni, head coach de los Eagles de Filadelfia, observa la pizarra durante la segunda mitad del juego de comodines de la NFL en contra de los Buccaneers de Tampa Bay, el lunes 15 de enero de 2024, en Tampa Florida. (AP Foto/Chris O'Meara)

FILADELFIA (AP) — Brandon Graham observó a la horda de medios que esperaban analizar el fracaso de los Eagles al final de la temporada con jugadores que vaciaban sus casilleros el miércoles . El veterano defensive end gritó a los periodistas que no tendían suerte para contar una historia.

“No van a recibir nada”, dijo, riendo. “Ya se ha informado de todas las cosas malas”.

¡Oh, Brandon!

Después de 14 temporadas con los Eagles, debería de saber que el espectáculo estaba por comenzar.

Fletcher Cox reprendió duramente a un periodista. Jason Kelce controló sus emociones mientras rechazaba preguntas sobre sus planes de retiro. La continuidad de Nick Sirianni como entrenador en jefe fue un tema candente.

Fue el tipo de despedida de un equipo que ha dicho adiós a la temporada luego de uno de los peores colapsos en la historia deportiva en Filadelfia, y eso que ha tenido muchos.

No hubo información actualizada sobre el destino de Sirianni o de los integrantes de su cuerpo de entrenadores después de que un arranque de 10-1 se convirtió en una temporada de ganar o fracasar, que terminó con récord de 1-6 e incluyó una derrota ante Tampa Bay en un partido de la ronda de comodines de la Conferencia Nacional.

La mayoría de los jugadores de los Eagles salieron rápido a defender a Sirianni. El coach de tercer año consiguió, después de todo, guiar a los Eagles al Super Bowl hace 11 meses. Tiene tres viajes a los playoffs en tres temporadas en su currículo.

Pero las últimas siete semanas dejaron una mancha indeleble de la que Sirianni posiblemente no se recuperará.

Al menos esa es la teoría de muchos fanáticos en programas de radio o incluso de algunos medios y otros expertos que creen que Sirianni no debería salir indemne.

Cox, el defensive tackle que todavía no decide si regresará para una 13ra temporada, se indignó cuando le preguntaron sobre las especulaciones de que el cargo de Sirianni está en riesgo.

“¿Eh? Vamos hombre”, dijo Cox. “Él es el entrenador en jefe de este equipo. ¡Vamos! No debería haber siquiera una... discusión sobre ello”.

En esa última frase intercaló una palabra malsonante.

Cuando le insistieron sobre Sirianni, Cox dijo. “¿Qué hay que hablar al respecto? Este hombre es un ganador, es un coach ganador. ¿Tuvimos algunos problemas este año? Claro. Como todos los equipos, cada organización, todos pasan por ese proceso.

“No consideramos despedir a un hombre que obviamente ganó más de 10 juegos en dos años seguidos, quien llevó a esta organización a tres apariciones en los playoffs en tres años seguidos. Ten algo de respeto. Es un buen líder para este equipo. Él hace un muy buen trabajo. ¿Nos quedamos cortos? Sí. ¿Pasaron cosas este año? Sí. No hablo de despedir a un hombre. Este hombre tiene una familia. No hablo de nada sobre eso”.

El propietario de los Eagles, Jeffrey Lurie, decidirá el futuro de Sirianni. Si Cox realmente creía que Sirianni no debería ser despedido, tal vez necesitaba un recordatorio de que Lurie echó al predecesor de Sirianni, Doug Pederson, sólo tres temporadas después de ganar el primer Super Bowl de la franquicia.

No ayuda que, en caso de que Lurie despida a Sirianni, el grupo de candidatos sea particularmente atractivo en el receso previo a la próxima campaña. Bill Belichick está en el mercado. Mike Vrabel está libre. Incluso Jim Harbaugh podría tener ganas de regresar a la NFL.