Figura de vicepresidencia en México confronta a especialistas

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 2 (EL UNIVERSAL).- La pertinencia de crear la figura de vicepresidencia en México confrontó a especialistas en materia electoral. Durante el foro cinco del parlamento abierto denominado "creación de la figura de la vicepresidencia de la República", el exdiputado federal, Antonio Tenorio Adame, integrante de la 50 legislatura donde se promovió la primera reforma electoral, rechazó tajantemente la posibilidad de implementar dicho cargo en el país. Señaló que las actuales propuestas que se han planteado en la Cámara de Diputados, todas surgidas desde las bancadas del PRI, PAN y PRD, "son insuficientes", y recordó que, en el siglo XIX, la vicepresidencia existió en México y fue la causante de diversos golpes de Estado.

"En Estados Unidos está la figura, y nos preguntamos ¿por qué allá sí funcionó y aquí no? Durante el siglo XIX todos los golpes de estado se dieron por ese motivo. Aquí al vicepresidente se le daba el mismo poder que el presidente, y además incluyendo al adversario dentro de la figura", expuso.

Explicó que en Estados Unidos ha habido ocho desapariciones definitivas del Presidente de la República; tres de ellas por enfermedad o muerte natural y cinco por magnicidio, "lo que nos habla de la importancia de tener un sustituto o un interino que no descabece la organización del país, pero no a través de la figura de la vicepresidencia, se debe fortalecer al ejecutivo y al legislativo".

Por su parte, Miguel Ángel Sulub Caamal, Presidente del Comité directivo de la Barra Mexicana de Abogados, reconoció que la vicepresidencia es una figura que despierta pasiones y es controversial: "Muchos dicen que es una figura que genera conflicto político y así lo refleja nuestro pasado y nuestra historia". Pese a ello, consideró que "hoy en día creo que estamos en circunstancias en que amerita valorar establecer la vicepresidencia dentro de nuestra Constitución". Lo anterior, sostuvo, permitirá garantizar, en dado caso que llegara a faltar el Presidente, una estabilidad en el país.

"Tampoco debemos verlo como un mero mecanismo de sucesión que fue como apareció en 1824, se deben establecer funciones específicas, así como los límites que se pondrían para que no se den esos conflictos entre ambas figuras, por eso es importante trabajar de manera conjunta en que haya un buen diseño", detalló. En contra de la figura, se pronunció también el profesor de derecho electoral, Arturo Ramos Sobarzo, quien recordó que una de las propuestas, surgidas desde la bancada del PRI, establece crear la Vicepresidencia de la República como un acompañamiento directo del Presidente, que asistiría al Senado con voz, pero sin voto. El especialista advirtió que si bien, la propuesta reduce los riesgos de conflictos internos, "no los exenta", y sostuvo que la experiencia internacional ha sido de confrontación entre Presidente y Vicepresidente.

"Lejos de ser un mecanismo que solucione posibles problemas, genera más. En Ecuador, Argentina y Brasil se observa esa figura y la experiencia es que siempre hay un nivel de competencia. A pesar de que se pongan los candados de que un vicepresidente no pueda ocupar de manera inmediata en una elección de la Presidencia, estará latente de la idea de llegar al cargo por el mecanismo de la sustitución. A mí me parece que, ante una incapacidad del Ejecutivo, se puede solucionar agregando una causal bajo el régimen que hoy tenemos de presidente sustituto o interino", concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.