Anuncios

La FIFA suspende a Luis Rubiales provisionalmente por su beso no consentido a Jenni Hermoso

Luis Rubiales, cada vez más acorralado. La Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido suspender durante 90 días al todavía presidente de la Real Federación Española "de toda actividad relacionada con el fútbol a nivel nacional e internacional".

Es una medida que toman mientras se tramita el procedimiento disciplinario abierto contra él por dar un beso en la boca sin su consentimiento a la jugadora de la selección Jennifer Hermoso durante la entrega de medallas por su victoria el el Mundial Femenino de Fútbol.

"Esta suspensión, que será efectiva desde el día de hoy, se extiende por un periodo inicial de noventa días, y en tanto en cuanto se tramita el procedimiento disciplinario abierto por esta Comisión Disciplinaria contra el Sr. Luis Rubiales el pasado jueves 24 de agosto", indica en un comunicado el máximo organismo del fútbol mundial.

Durante la suspensión de Rubiales, Pedro Rocha, Vicepresidente adjunto a la Presidencia, asume la presidencia de la RFEF.

Luis Rubiales ha manifestado que se defenderá legalmente en los órganos competentes, confía plenamente en las instancias de la FIFA y reitera que, de esta manera, se le da la oportunidad de comenzar su defensa para que prevalezca la verdad y se demuestre su completa inocencia".

Rubiales se justifica

La suspensión llega un día después de que Luis Rubiales anunciara en la Asamblea General Ordinaria de la RFEF, celebrada en Las Rozas (Madrid), que no iba a dimitir, tras justificar lo que ocurrió en la final del Mundial femenino, en la que, en el palco, se llevó las manos a los genitales al acabar el encuentro y en la ceremonia de entrega de medallas besó en la boca a la jugadora Jenni Hermoso.

Rubiales aseguró que fue un "beso espontáneo, mutuo, eufórico y consentido", entre otras aseveraciones, lo que fue desmentido por la futbolista posteriormente.

La intervención de Rubiales provocó una oleada de rechazo que va desde las compañeras de la jugadora a las máximas instancias del deporte y el Gobierno de España, que ha iniciado los trámites para su suspensión a través de la denuncia del Consejo Superior de Deportes ante el Tribunal Administrativo del Deporte.

Jenni Hermoso ha negado categóricamente que el beso fuera consentido. Ha dicho sentirse vulnerable y víctima de una agresión, y ha denunciado la falsedad de las explicaciones de Luis Rubiales.

Dimisiones en la Selección

Las 23 campeonas del mundo y otras jugadoras anunciaron que renunciaban a seguir acudiendo a las convocatorias mientras continuaba el presidente, el respaldo internacional a Jenni Hermoso y la "petición razonada" del Consejo Superior de Deportes (CSD) al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) por una posible vulneración de la Ley del Deporte y del Real Decreto sobre Disciplina Deportiva por parte del presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, infracciones que considera "muy graves" y que posibilitan una suspensión cautelar del dirigente.

Parte del Cuerpo Técnico de la selección femenina de fútbol ha anunciado su dimisión “ante las inaceptables actitudes y manifestaciones realizadas por el máximo dirigente de la RFEF”.

Once miembros del Cuerpo Técnico del seleccionador Jorge Vilda se han desvinculado de la RFEF asegurando que "se les obligó a colocarse en primera fila" durante la comparecencia de Rubiales, condenan "firme y rotundamente" la conducta del presidente y ponen sus cargos a disposición de la Federación.

Luis de la Fuente, técnico de la selección española absoluta masculina, también ha emitido este sábado un comunicado en el que asegura que censura 'sin paliativos el comportamiento equivocado y fuera de lugar del Presidente de la RFEF'. De la Fuente, sin embargo, fue uno de quienes aplaudieron en pie a Rubiales durante su discurso justificando sus actos.

A última hora del sábado se ha pronunciado también el seleccionador Jorge Vilda, quien ha lamentado el "comportamiento impropio" de Rubiales en el palco, sin mencionar la agresión a Jenni Hermoso.

En un comunicado, Vilda ha escrito lo siguiente:

"Lamento profundamente que la victoria del fútbol femenino español se haya visto perjudicada por el comportamiento impropio que nuestro hasta ahora máximo dirigente, Luis Rubiales ha realizado y que él mismo ha reconocido.

No cabe duda de que es inaceptable y no refleja en absoluto los principios y valores que defiendo en mi vida, en el deporte en general y en el fútbol en particular.

Condeno sin paliativos cualquier actitud machista, alejada de una sociedad avanzada y desarrollada".