Se nos ha ido de las manos: fiestas con positivos para contagiarse aposta en Italia

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La campaña de vacunación en Italia ha sido exitosa y más de un 80% de la población se ha inmunizado contra el coronavirus, pero todavía falta convencer a millones de personas de la importancia de estas dosis para luchar contra la enfermedad.

Una de las estrategias que ha seguido el Gobierno para presionar a los reacios ha sido el endurecimiento de las restricciones para ellos, pero, tal y como cuenta The Daily Beast, los antivacunas siempre son capaces de encontrar alguna alternativa para burlar las prohibiciones. 

Se están celebrando fiestas clandestinas en Italia para que los no vacunados se contagien de coronavirus. (Photo by Mairo Cinquetti/NurPhoto via Getty Images)
Se están celebrando fiestas clandestinas en Italia para que los no vacunados se contagien de coronavirus. (Photo by Mairo Cinquetti/NurPhoto via Getty Images)

La última de ellas ha sido la de reunirse en fiestas con positivos con el objetivo de contagiarse y así poder seguir haciendo vida normal sin la necesidad de recibir la administración de la vacuna.

El comienzo del 2022 ha traído un repunte de casos en todo el mundo, también en Italia, y el Ejecutivo ha reaccionado haciendo obligatoria la inmunización para los mayores de 50 años. A partir del 1 de febrero, todos los no vacunados de esta franja de edad tendrán que pagar una multa de 100 euros y desde el 15 entrará en vigor el pasaporte covid reforzado para el trabajo. 

¿Qué significa esto? Que cualquier empleado público o privado tendrá que haber recibido al menos una dosis para acceder a su empleo, de lo contrario no podrá acudir y la empresa deberá dejar de pagarle a partir del quinto día. Además, las multas para los infractores oscilarán entre los 600 y los 1.500 euros.

Se estima que en Italia hay aproximadamente dos millones de personas que se verían afectadas por esta medida porque todavía no se han inmunizado. Pero claro, les queda una opción. Y es que la alternativa a vacunarse es haber pasado recientemente la enfermedad, algo que queda registrado en la tarjeta nacional de salud de cada persona.

Y es en este punto en el que volvemos a las fiestas clandestinas. Para evitar pagar multas y tener líos en los trabajos se están dando casos de no vacunados que están intentando contagiarse aposta.

"Estoy buscando urgentemente un positivo y estoy dispuesto a pagar", escribió en Internet un antivacunas, según ha revelado a la policía. Tras el anuncio, comenzó una cascada de ofrecimientos de fiestas covid para mezclarse contagiados y no contagiados.

En Italia la vacunación ha sido un éxito, pero todavía hay millones de personas sin vacunar. (Photo by Salvatore Laporta/KONTROLAB/LightRocket via Getty Images)
En Italia la vacunación ha sido un éxito, pero todavía hay millones de personas sin vacunar. (Photo by Salvatore Laporta/KONTROLAB/LightRocket via Getty Images)

Una de esas celebraciones descubiertas por los agentes tuvo lugar en la Toscana. Incluía una cena con trufas y vino de Barolo y tenía como plato principal contagiarse de la covid-19. El precio para acudir a ese evento se situaba en los 130 euros.

El experto en enfermedades infecciosas, Pier Luigi Lopalco, ha alertado sobre el riesgo de estas fiestas.

"Es la misma lógica que jugar a la ruleta rusa. Para una persona que nunca ha tenido COVID, que no ha sido vacunada, encontrarse con este virus puede significar una forma leve de la enfermedad, pero también puede significar terminar en cuidados intensivos"

Otras formas de burlar las medidas

Este tipo de actuaciones, desde luego, no son las únicas que han usado los antivacunas para burlar a las autoridades. En Roma, dos personas fueron arrestadas después de que un contagiado intentó usar la tarjeta sanitaria de un no vacunado en una farmacia para hacerse un test. 

Sin embargo, a la hora de pagar la prueba lo hizo con su propia tarjeta, por lo que el establecimiento alertó a la policía. El objetivo, lógicamente, era obtener un resultado positivo en su pase sanitario y así seguir eludiendo la inmunización.

Ha habido otras polémicas como la enfermera italiana que simuló vacunar a 45 personas para poder obtener el pasaporte covid de forma fraudulenta, tirando el suero a la basura y después poniendo una tirita en el brazo para no levantar sospechas.

Cabe recordar que hasta ahora el pase sanitario estaba vigente en hostelería y el Gobierno italiano ha decidido endurecerlo, siendo necesario para al transporte, el trabajo o cualquier actividad de ocio.

EN VÍDEO I El mensaje tranquilizador para los que temen efectos futuros de la vacuna contra la Covid

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.