Fiebre por el álbum del mundial: el embajador Marc Stanley desafió al embajador argentino en EE.UU. para ver quién lo completa primero

·4  min de lectura
El embajador Marc Stanley
El embajador Marc Stanley

La fiebre por el álbum del mundial de fútbol se apoderó de chicos, grandes y hasta de diplomáticos, que decidieron emprender el desafió de completarlo, a pesar de la escasez de figuritas que existe en el país.

Quien se sumó a esa tendencia y hasta lanzó un desafió a uno de sus pares fue el embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Marc Stanley, que desafió a su par argentino en Washington, Jorge Argüello, a ver quién es el primero de los dos en conseguir llenar el álbum con sus 670 figuritas.

A través de su cuenta de Twitter, Stanley compartió un video en el que contó: “Nunca hice esto antes, pero conseguí mi primer álbum de figuritas de FIFA. Entiendo que es una diversión durante el Mundial coleccionar todas las figuritas de todos los jugadores, y estoy muy entusiasmado por hacerlo”.

“ Sé que en este momento es difícil conseguirlas, pero imagino que en breve va a haber muchas, y puede que le pida cambiar algunas en los próximos meses ”, sigue el video del diplomático que luego hace la convocatoria a su par argentino.

“Mientras tanto, tengo otra idea. Jorge Argüellos, vos que sos el embajador de Argentina en Estados Unidos, me gustaría hacer una competencia entre embajadores. Ya estoy compitiendo con gente de la Embajada para llenar el álbum. Me gustaría competir con vos, veamos quién completa más figuritas, podemos definir el premio después”, dice Stanley que sugiere como valor de la apuesta la donación de pelotas de fútbol a una liga infantil.

Una fiebre que comenzó hace un mes y medio

Uno de los condimentos más especiales para los espectadores de una Copa del Mundo es la colección del álbum de figuritas de Panini. Desde su primera edición en México 1970, la empresa italiana, fundada en el año 1961 por los hermanos Benito, Giuseppe, Umberto y Franco Panini, fue la encargada de crear los cromos de cada una de las selecciones participantes de todos los Mundiales. Desde ese momento, comprarlo y llenarlo se volvió una tradición.

El hecho de intercambiar figuritas se convirtió en un hábito para los argentinos con el correr de las ediciones mundialistas. “Late” (por ‘la tengo’) y “nola” (por ‘no la tengo’), son dos expresiones más que conocidas por los futboleros, que siempre se rebuscan las formas de conseguir los cromos faltantes, con el ansiado objetivo de completar el álbum.

Composición del álbum Mundial 2022

  • Tiene jugadores de cada una de las 32 selecciones clasificadas, aunque puede que algunos de los futbolistas que aparezcan entre las cromos no participe finalmente de la Copa del Mundo debido a que las listas oficiales se darán a conocer el 11 de noviembre.

  • Tiene dos versiones: tapa blanda y tapa dura. Hay una opción “Premium” que es el álbum dorado.

  • Se necesitan 670 figuritas en total.

  • 50 son brillantes y otros 80 especiales.

  • Como de costumbre, están los estadios, la pelota oficial, el trofeo y la mascota.

La historia que comenzó en un pequeño kiosco

La historia comienza en 1945 en un pequeño kiosco ubicado en la ciudad de Módena, en Italia. Ahí se construyeron parte de esos sueños. El negocio lo armó la madre de los hermanos Panini y con el paso de los años, el kiosco se especializó solamente en la prensa deportiva. Para 1954, Guiseppe y Benito crearon la Agencia de Distribución de Periódicos Hermanos Panini. Más tarde, en 1961, los dos hermanos fundaron la editorial Grupo Panini, el mismo año que se lanzó el primer álbum Panini del campeonato italiano de fútbol. En esa portada estaba el sueco Nils Liedholm, uno de los jugadores más representativos en la historia del Milán.

En 1963 se unieron a la compañía Umberto y Franco, los otros dos hermanos. Entre los cuatro diagramaron y pensaron que el imperio de las figuritas estaba cada día más cerca. Giuseppe como gerente general, Benito en la distribución, Franco como administrativo y Umberto como técnico de la maquinaria. Umberto ya había trabajado en la fábrica de Maserati. Tenía los conocimientos que se necesitaba y desarrolló la máquina de ensobrado automático Fifimatic, la encargada de introducir los cromos en los sobres.

El primer álbum del Mundial de Panini fue en México 70. En esos momentos, la editorial Panini se adjudicó los derechos para comercializar los álbumes de las Copas del Mundo de la FIFA. Con ese aval, ya tenía parte del éxito asegurado. Por que eso le permitió vender figuras y cromos de los estadios y de los jugadores, así como los emblemas de las selecciones participantes. Desde aquel momento hasta la actualidad, la compañía fue la encargada de imprimir y distribuir los álbumes de todos los mundiales.