Anuncios

FGR asume acusación contra fiscal de Morelos por el delito de tortura

CUERNAVACA, Mor., septiembre 14 (EL UNIVERSAL).- Infantes de la Marina y agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) tomaron posición en los pasillos de la sala dos de la Ciudad Judicial de Atlacholoaya, donde se realiza la audiencia de control en contra del fiscal general del Estado, Uriel Carmona Gándara, por el delito de tortura.

El proceso registra vaivenes desde su inició, alrededor de las 13:00 horas, porque los ministerios públicos de la Fiscalía Anticorrupción que llevarían el proceso contra Carmona Gándara, en coordinación con la FGR, fueron cesados por la mañana, incluyendo su titular Juan Salazar Núñez, designado por Uriel Carmona desde agosto de 2018.

Así que los nuevos ministerios públicos presentaron un escrito al juez de la causa para desestimar los cargos contra el fiscal, bajo el argumento de que habían extraviado la carpeta de investigación.

Ese recurso fue aprovechado por agentes del MPF para pedir su intervención al esgrimir que contaban con una copia de la carpeta de investigación, pero además la víctima de tortura estaba en el lugar y demandaba la atracción del caso.

El juez Natanael Subdias Aguilar declaró varios recesos por la aparición de otra acusación en contra de Uriel Carmona, también por el delito de tortura, y para explicar que incluso una desestimación de cargos debe ser sustentada.

Pero cuando los agentes ministeriales de la FA afirmaron que habían extraviado la carpeta, el juez los separó de la audiencia e incorporó a Ministerios Públicos de la FGR para continuar con el ejercicio de la acción penal.

De hecho, desde abril pasado, cuando la víctima Luis Alberto "N" acusó al fiscal Carmona Gándara de abuso de autoridad y tortura, la juez correspondiente, dio parte a la FGR por tratarse de un delito de lesa humanidad.

La audiencia continua en la sala dos de la Ciudad Judicial y es seguida puntualmente por el fiscal Uriel Carmona Gándara desde el penal de máxima seguridad de "El Altiplano" en el Estado de México, donde está a disposición del juez que lo requirió por el delito de tortura, una vez que libró la prisión preventiva en tres ocasiones por el feminicidio de la joven Ariadna Fernanda, asesinada en la CDMX y su cuerpo abandonado a un costado de la autopista La Pera-Cuautla, en octubre de 2022.