Anuncios

Mientras Fernández mantiene la indefinición, el destape de Scioli apareció como el “Plan B” del Presidente

El presidente Alberto Fernández recibió a Daniel Scioli antes de su regreso como embajador en Brasil
El presidente Alberto Fernández recibió a Daniel Scioli antes de su regreso como embajador en Brasil

Daniel Scioli terminó de definir durante el fin de semana de carnaval, cuando todavía volaban las esquirlas de la reunión del Frente de Todos, la carta con la que destapó que quiere competir en las próximas elecciones. El contenido, dicen en su entorno, lo consultó con amigos, con colaboradores habituales y terminó su redacción con su hija mayor, Lorena. También habló con gobernadores y empresarios. En las últimas horas, el embajador en Brasil confirmó en una entrevista radial que se quiere anotar como candidato presidencial.

En septiembre, Scioli había viajado a la Argentina y se había reunido con Alberto Fernández en la Casa Rosada para hablar del proyecto de integración regional con Brasil. “Presi, ¿Qué quiere que haga?”, preguntó el exgobernador bonaerense al jefe de Estado. Fernández le dio libertad para “moverse”, incluso en el interior del país. Había pasado poco más de un mes desde que el exmotonauta había sido eyectado del por entonces Ministerio de Desarrollo Productivo, cuando Sergio Massa -su archirrival de siempre- desembarcó en el Palacio de Hacienda, absorbió su cartera y lo sacó del cargo.

Daniel Scioli
Daniel Scioli

Si bien Scioli tuvo hace cinco meses la luz verde de Fernández para caminar y posicionarse de cara a las elecciones, cerca de él aseguran que la de esta semana no fue una jugada en tándem con el jefe de Estado. Tampoco lo habló con Cristina Kirchner. También a dmiten que lo que precipitó su definición fue lo sucedido en la mesa electoral del Frente de Todos, donde se avaló que hubiera primarias para definir candidatos.

En el entorno del Presidente también dieron a entender que el jefe de Estado no sabía de antemano que Scioli publicaría esa carta, ni su contenido. Pero que tampoco lo sorprendió y que era “esperable”, dado que hace meses habló con Fernández sobre la posibilidad de caminar por la arena electoral. “Por lo que pude ver, deduzco que hubo cero diagramación”, dijo a LA NACION un alto funcionario que tiene llegada directa al despacho presidencial.

Otro funcionario que compartió con Fernández buena parte de su agenda esta semana acotó que se enteraron de la carta de Scioli al arribar en la tarde del martes a Ushuaia. Scioli hizo su posteo justo cuando Fernández y sus ministros partían rumbo a Tierra del Fuego, en la escala previa del viaje a la Antártida. Durante esas horas -juran- no fue tema de conversación en la comitiva presidencial.

La lectura del “Plan B”

Más allá de los pormenores, la irrupción de Scioli llega en medio del caos general que reina en el Frente de Todos por la resistencia de Fernández a bajarse de la carrera electoral, como le reclaman el kirchnerismo y otros actores del peronismo.

Así, en buena parte del oficialismo, su aparición en escena fue leída como toda una señal . Porque, si bien Fernández se resiste a definir ahora si irá o no por la reelección, muchos creen que lo terminará haciendo en dos o tres meses, porque las encuestas no le dan. Y que, en ese escenario, podría entronizar al exmotonauta como su candidato, para sostener alguna perspectiva a futuro. O juega uno o juega el otro.

“Está clarísimo que Daniel es el candidato de Alberto”, consideró un importante funcionario bonaerense. Y se mostró convencido de que el Presidente no va a competir: “Lo que está haciendo al no oficializarlo es cobrarle a Cristina y el kirchnerismo todo lo que le hicieron en estos tres años. Pero él ya se bajó y Daniel es su candidato en las PASO” , consideró con contundencia. Cerca del exmotonauta negaron esa versión con vehemencia.

En la Casa Rosada también aseguraron que el lanzamiento de Scioli de esta semana no fue coordinado con Fernández. Pero no descartaron de plano que el exgobernador bonaerense funcione como eventual “plan B”. “Si Alberto se baja y dice mi candidato es Scioli, el impacto no es tan grande”, reconoció un funcionario de la Casa Rosada. Otro colaborador cercano a Fernández lo puso en estos términos: “Alberto no tiene decidido si va a ser o no candidato. Él le dijo a Scioli que se posicione. Le dio luz verde para eso y después se verá”. Y agregó: “Capaz dentro de dos meses Scioli mide mejor que Alberto. Lo va a definir la gente”.

Cumbre del Frente de Todos en la sede del PJ
Cumbre del Frente de Todos en la sede del PJ

Scioli estuvo esta semana en Buenos Aires. Volvía ayer a Brasilia para continuar su agenda de “integración regional” con la administración de Luiz Inácio Lula da Silva. Antes de irse, buscó chicanear al único candidato oficializó su postulación en Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta. “Yo soy el original anti grieta”, ironizó. El embajador no estará afuera del país por mucho tiempo: volverá los primeros días de marzo para participar de la Fiesta de la Vendimia, una vidriera obligada en el año electoral. "

Scioli piensa que está quedando vacante un espacio de los moderados y se imagina compitiendo con Larreta”, dijo alguien que lo conoce hace muchísimos años. Optimista empedernido, en su entorno dicen que está “muy entusiasmado” con la idea de jugar.

En sus charlas privadas, Fernández y Scioli hicieron causa común por haber sido entronizados y luego apedreados por el kirchnerismo. En la reunión del Frente de Todos de la semana pasada en la sede de Matheu, los referentes de La Cámpora le hicieron un planteo muy duro al Presidente para que desista de su eventual candidatura. “El kirchnerismo no estaba solo, casi todos le plantearon que obstruye la posibilidad de construir una alternativa ganadora”, dijo a LA NACION un testigo del encuentro para ilustrar la soledad del jefe de Estado dentro del espacio.

Máximo Kirchner también le dedicó una crítica a Scioli, que estaba ausente en la reunión. Cuestionó que el exmotonauta, después de las PASO de 2015, anunció un gabinete sin figuras del kirchnerismo. Como diciendo que él también creyó poder prescindir de los seguidores de la vice y que se equivocó.