Anuncios

El fenómeno climático que sorprendió a todos en una zona de Estados Unidos: el cielo se tiñó de verde fosforescente

El cielo verde en Dakota del Sur, compartido por un usuario en Twitter
El cielo verde en Dakota del Sur, compartido por un usuario en Twitter - Créditos: @Twitter

WASHINGTON.- Los estados del Medio Oeste y las Llanuras de Estados Unidos no sufren huracanes. Tienen “derechos” -complejos de tormentas eléctricas en expansión que pueden viajar cientos de millas y cubrir múltiples estados con el impacto de un tornado de 100 millas (160 kilómetros) de ancho-. Partes de Dakota del Sur e Iowa, así como Nebraska, Minnesota e Illinois, enfrentaron un derecho el martes. Incluso volvió verdes los cielos en algunas áreas.

Los vientos alcanzaron 150 km/h mph en Huron, Dakota del Sur, el mismo lugar que enfrentó ráfagas de viento de 144 km/h durante un derecho igualmente severo el 12 de mayo. El derecho del martes también trajo una ráfaga de 146 km/h en Agar y 160 km/h en Miner. En el condado de Dewey, granizo del tamaño de una pelota de béisbol acompañó a vientos con ráfagas de hasta 135 km/h; el Servicio Meteorológico Nacional recibió informes de ventanas rotas y un cobertizo de máquinas y contenedores de granos destruidos.

El Servicio Meteorológico recibió decenas de informes de daños desde Dakota del Sur hasta Illinois por el violento conjunto de tormentas. Los vientos derribaron líneas eléctricas y árboles, algunos cayeron sobre casas y vehículos. Decenas de miles de clientes de servicios públicos se quedaron sin electricidad durante horas.

Antes del derecho, miles fueron testigos de que los cielos se volvían de un siniestro tono verde neón, los cielos parecían casi fosforescentes. Si bien los cielos verdes a veces son subproductos de las tormentas eléctricas, pocos meteorólogos recuerdan haber visto cielos que reflejan ese tono peculiar.

Vientos fuertes

Para que una línea de tormenta eléctrica clasifique como derecho, “el daño debe ocurrir de forma continua o intermitente en una franja de al menos 640 kilómetros y un ancho de aproximadamente 95 kilómetros o más”, según la Sociedad Meteorológica Estadounidense.

El Servicio Meteorológico Nacional también estipula que, además de los vientos generalizados de 96 km/h, también se deben agregar algunas ráfagas de viento significativas, o aquellas que superan las 120 km/h.

Cielo verde

Cientos de personas publicaron en las redes sociales antes, durante y después de las tormentas para comentar lo extraña que era la escena del cielo a medida que avanzaban las tormentas. Entre ellos había decenas de cazadores de tormentas veteranos, muchos de los cuales nunca habían experimentado un cielo de ese color.

El infame cielo verde que viene con algunas tormentas eléctricas severas tiene que ver con lo que la tormenta retiene: agua, y mucha. Se cree que las grandes gotas de lluvia y el granizo dispersan todas las longitudes de onda excepto las azules, lo que permite que la luz azul penetre principalmente a través y debajo de la nube de tormenta.

Durante el final de la tarde y la noche, la luz ya está roja/amarilla por el sol poniente. La combinación de luz amarilla y azul produce luz verde, aunque los expertos en óptica atmosférica todavía tienen algunas dudas sobre el proceso general.

Sin embargo, incluso según esa métrica, los colores exhibidos por las tormentas sobre Siouxland y a lo largo del corredor de la Interestatal 29 de Dakota del Sur, el valle del río James y el noroeste de Iowa no se parecían a ninguno en la memoria meteorológica reciente.

Un usuario de Twitter incluso bromeó sobre convertirlo en un nuevo color de pintura, refiriéndose a él como “derecho verde”.

Qué provocó el derecho

Este fue un derecho progresivo, o uno que viaja a lo largo de un límite de temperatura. Los derechos progresivos son comunes en los patrones de verano dominados por un domo de calor de alta presión. En este caso, el domo de calor estaba anclado sobre el valle del Mississippi, y los complejos de tormentas eléctricas conocidos como “corredores de crestas” subían y lo rodeaban.

La periferia norte de los domos de calor es un caldo de cultivo para los derechos progresivos. Ahí es donde hay un fuerte contraste de temperatura de sur a norte, o un límite para las tormentas eléctricas, y mucha energía eólica en el aire.

Los domos de calor desvían la corriente en chorro hacia el norte, lo que significa que el río de vientos atmosféricos superiores que se mueven rápidamente corría sobre las llanuras del norte con suficiente impulso para que las tormentas eléctricas aprovecharan.

Más de 60 millones de personas estaban bajo alerta por el calor, lo que ayudó a impulsar el derecho del martes. Los científicos han determinado que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático causado por el hombre puede estar intensificando estos complejos de tormentas.

Las tormentas eléctricas habían estado en el pronóstico durante días, pero no fue hasta que un complejo de tormentas eléctricas matutinas sobre el oeste de Dakota del Sur llamó la atención de los meteorólogos del Centro de Predicción de Tormentas que la gravedad de la situación se hizo evidente.

A las 11.51, hora central, la agencia dibujó un riesgo de nivel 4 de 5 para clima severo en su mapa de pronóstico, y escribió: “Parece probable un derecho con ráfagas de viento severas significativas incrustadas desde el centro hasta el este de Dakota del Sur hacia el suroeste de Minnesota y el norte de Iowa hasta esta noche”.

En las imágenes satelitales, se podía ver al derecho ingiriendo aire cálido y húmedo del este.

Aunque no está claro si se formará otro derecho el miércoles, se pronostica nuevamente que una tormenta fuerte a severa estallará sobre el domo de calor a lo largo de un corredor desde el norte de las Montañas Rocosas hasta el Atlántico Medio. Con un domo de calor alojado sobre la zona desde las Planicies hasta las Carolinas, casi 80 millones de personas están bajo advertencias de calor excesivo o avisos de calor el miércoles.

Por Matthew Cappucci