¿Por qué está el FBI investigando a Donald Trump? Orden explosiva lo revela todo

·2  min de lectura
Yuki Iwamura/Associated Press file photo

Algunos de los documentos más sensibles del gobierno de Estados Unidos estaban en posesión personal de Donald Trump en su casa de Mar-a-Lago antes que el FBI los recuperara en un registro en su propiedad el lunes, según una orden judicial presentada por el Departamento de Justicia y divulgada el viernes.

La orden también reveló que el ex presidente es investigado por la posible infracción de una disposición de la Ley de Espionaje que trata de la “información de defensa” nacional, entre otros posibles delitos.

Un juez federal de la Florida ordenó la publicación de la orden el viernes por la tarde después que el Departamento de Justicia presentara una moción para hacer públicos los documentos. Los abogados de Trump no se opusieron a la medida.

El Departamento pidió al juez que revelara la orden inicial, así como un comprobante de los artículos que se recuperaron en el registro. Las declaraciones juradas que explican la base legal del registro, incluidas la evidencia de los documentos clasificados y las declaraciones de posibles testigos, no se incluyeron en la divulgación.

Además de infringir potencialmente la Ley de Espionaje por “reunir, transmitir o perder información de defensa”, la orden muestra que el Departamento de Justicia está investigando a Trump por posibles cargos de obstrucción a la justicia y por eliminar registros del gobierno, incluida la destrucción de documentos.

Al autorizar la orden de registro, el magistrado federal Bruce Reinhart encontró causa probable, o evidencia suficiente, de que Trump había cometido los delitos mencionados.

Once juegos de documentos recuperados por el FBI estaban marcados clasificados. Uno de ellos estaba etiquetado “varios documentos clasificados/TS/SCI”, que significa “secreto máximo” o “información sensible compartimentada”, los niveles más sensibles de clasificación en el gobierno de Estados Unidos.

La información TS/SCI solo puede ser manejada por un pequeño grupo de personas al servicio del gobierno y que trabajan en entornos de alta seguridad.

La orden judicial también muestra que parte de la información estaba relacionada con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Pero en los registros no se esbozan otros detalles sobre los documentos.

La orden otorgaba a los agentes la capacidad de recoger “todos los documentos y registros físicos que constituyan evidencia, contrabando, frutos de delito u otros artículos poseídos ilegalmente”.

Los agentes pudieron registrar los tres edificios de la propiedad. “Los lugares a registrar incluyen la ‘Oficina 45’, todos los almacenes, y todas las demás habitaciones o áreas dentro de las instalaciones usadas o disponibles para ser usadas por el ex presidente de Estados Unidos y su personal y en las que pudieran estar almacenadas cajas o documentos, incluyendo todas las estructuras o edificios de la propiedad”, dice la orden.