Anuncios

Familias de israelíes muertos en la guerra encuentran una nueva esperanza gracias a la extracción de esperma: "Se lo debemos a ellos"

Familias de israelíes muertos en la guerra encuentran una nueva esperanza gracias a la extracción de esperma: "Se lo debemos a ellos"

(CNN) -- Como trabajadora social médica en el Hospital Kaplan de Israel, la profesora Shir Daphna-Tekoah no es ajena a los traumas.

Pero cuando fue llamada a trabajar el 7 de octubre, el día en que Hamas atacó granjas, pueblos y un festival de música en Israel, la magnitud del desastre se hizo evidente rápidamente.

"He visto morir a docenas de personas en accidentes o tiroteos, pero esto ha sido lo más duro que he hecho en mi vida", declaró Daphna-Tekoah a CNN por teléfono.

Como directora del centro de crisis para casos de violación del hospital, fue llamada cuando surgieron denuncias de agresiones sexuales. Pronto todos se pusieron manos a la obra cuando la sala de urgencias se llenó de heridos.

"Vi el horror en sus caras", dijo Daphna-Tekoah. "Vi en sus ojos que habían visto algo increíble".

Siguieron cosas peores. "Luego llegaron los cadáveres de jóvenes vestidos de fiesta", dijo. "No tenían más de 23, 24 años, la edad de mis propios hijos".

A Daphna-Tekoah le tocó apoyar a las familias que se despedían de sus seres queridos asesinados. De una familia dijo: "Les pregunté si querían dar las gracias a su hijo o pedir perdón por algo. La madre dijo: 'Siento mucho haberte dejado ir a la fiesta y no haberte protegido'".

Entonces, Daphna-Tekoah planteó otra pregunta. "Le pregunté: '¿Quieres que te informe sobre la conservación del esperma?'".

La trabajadora social médica Shir Daphna-Tekoah sugirió la idea de la extracción de esperma a familias en duelo el 7 de octubre de 2023. (Fotografía: Shir Daphna-Tekoah)

"Ni siquiera puedo explicar lo que vi", dijo Daphna-Tekoah, que sabía poco sobre el proceso, aparte de la necesidad de actuar con rapidez.

"Antes solo había agonía y oscuridad en los ojos de la madre y de repente apareció un destello de luz y esperanza", agregó la especialista.

Daphna-Tekoah se puso inmediatamente en contacto con la dirección del hospital, y pocas horas después ya tenían el visto bueno legal necesario. A la mañana siguiente, ya se había recuperado el esperma de varias víctimas del festival Nova.

Ahora, más de siete semanas después, los hospitales israelíes se han visto inundados de solicitudes para congelar criogénicamente el esperma de los muertos en el conflicto, según afirman los responsables hospitalarios.

Anteriormente, la recuperación póstuma de esperma (RSP por sus siglas en inglés) estaba abierta a las parejas —siempre que otros familiares no se opusieran—, pero los padres de los fallecidos tenían que solicitar un permiso legal.

Pero el Ministerio de Sanidad acaba de reducir drásticamente los trámites burocráticos. En un comunicado publicado en su sitio web, afirma que se ha dado instrucciones a los hospitales para que, durante la guerra, aprueben las solicitudes de RSP "de los padres del fallecido, sin remitirlas a un tribunal de familia".

El esperma sigue vivo brevemente tras la muerte, por eso es posible que los médicos —generalmente un especialista en fertilidad o urología— lo recuperen del tejido testicular. Los espermatozoides vivos que se encuentren se transfieren y congelan en nitrógeno líquido.

La Dra. Noga Fuchs Weizman, directora médica del banco de esperma y de la unidad de infertilidad masculina del Hospital Ichilov de Tel Aviv, dice que ha habido muchas peticiones de familias en duelo.

"La demanda ha sido muy alta", declaró a CNN en una videollamada, añadiendo que decenas de familias han accedido al servicio desde el 7 de octubre.

Según el Dr. Shimi Barda, director de laboratorio de la unidad, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) ofrecen a las familias la opción cuando les informan de su pérdida. "Lo sugieren de forma proactiva", dijo.

ANÁLISIS | La unidad en tiempos de guerra entre EE.UU. e Israel se enfrentará pronto a su prueba más dura

Los doctores Noga Fuchs Weizman (izq.) y Shimi Barda (der.) han participado en los procedimientos del Hospital Ichilov de Tel Aviv. (Crédito: Noga Fuchs Weizman/Shimi Barda)

Poco después de los atentados del 7 de octubre, saltó a los titulares el caso de la cantante israelí Shaylee Atary, cuyo marido murió al intentar proteger a su bebé en el kibutz Kfar Aza.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, Atary "hizo todo lo que estuvo en su mano para recuperar su esperma", con la esperanza de ampliar su familia en el futuro. No lo consiguió, pero su experiencia sirvió para sensibilizar a la opinión pública.

La iniciativa de recuperación está supervisada por el Ministerio de Sanidad, que reparte los casos entre cuatro hospitales.

La detección de espermatozoides vivos es más probable en las primeras 24 horas tras la muerte, por lo que el tiempo es crucial, dijo Barda.

"Hemos limitado el plazo a 72 horas; sin embargo, la bibliografía y nuestra propia experiencia sugieren que entre 44 y 45 horas es el máximo".

La forma de la muerte también es importante.

"Depende del estado del cuerpo, de cómo se haya conservado y de la gravedad de las lesiones", dijo Barda.

El hospital habla directamente con las familias, dijo Fuchs Weizman. "Les contamos lo que conseguimos congelar... y brevemente sobre el proceso posterior, si deciden utilizarlo".

Barda añadió: "Es muy emotivo, muy duro, pero les damos algo de esperanza".

Un proceso largo

Irit Oren Gunders es la fundadora de Or Lamishpachot (Luz para las familias), una organización sin ánimo de lucro que apoya a las familias de los soldados caídos. Lleva mucho tiempo haciendo campaña para que los padres tengan acceso a la RSP.

"Tenemos que darles esperanza y abrirles de nuevo el corazón, y solo los nietos lo conseguirán. No es que quieran un bebé en lugar de su hijo, es el nieto", declaró Oren Gunders por teléfono a CNN.

Irit Rosenblum, abogada pionera y fundadora de New Family, que aboga por los derechos de la familia, también trabaja con padres en duelo.

Estados Unidos presiona a Israel para que retire a los civiles si decide atacar el sur de Gaza

La abogada Irit Rosenblum ha ayudado a conseguir el nacimiento de más de 100 niños. (Crédito: Irit Rosenblum)

Rosenblum hizo historia en 2007 con el caso de una mujer cuyo hijo murió en Gaza. Esta persona se convirtió en la primera madre de Israel y una de las primeras del mundo en obtener el derecho a que le extrajeran el esperma de su hijo. Pero tardó más de una década en convertirse en abuela.

La PSR puede ser la parte fácil, dijo Rosenblum a CNN. "Es un proceso largo", dijo en una entrevista telefónica. "Hemos tenido aproximadamente 40 solicitudes de extracción recientemente y fue fácil permitirlas, pero el siguiente paso será encontrar mujeres que utilicen el esperma".

Rosenblum afirma que ha contribuido al nacimiento de más de 100 niños. Lleva mucho tiempo haciendo campaña a favor de los testamentos biológicos, que proporcionan una orientación inequívoca tras la muerte. Desde los ataques de Hamas, ha hecho que sea fácil y rápido rellenar un testamento biológico en Internet.

"No soy una persona religiosa, pero la sociedad israelí está muy orientada a la familia y la continuidad es imprescindible", afirma.

"El doliente ha perdido las ganas de vivir; la única forma de devolver el sentido a su vida es mediante la continuidad de la persona que ha perdido. No permitirlo, aunque tengamos la tecnología, no es moral".

Yulia y Vlad Poznianski, cuyo hijo Baruch murió de cáncer a los 25 años, son algunos de los ayudados por Rosenblum.

Quince años después, a Yulia le sigue resultando difícil hablar de la muerte de Baruch. En cambio, se centra en el futuro y en su nieta de siete años, Shira.

"Hicimos una nueva vida", dice Yulia, de su colaboración con Liat Malka, una mujer soltera que tuvo a Shira utilizando el esperma de su hijo.

Israel evalúa la afirmación de Hamas de la muerte de un bebé, su hermano y su madre, que eran rehenes

Baruch Pozniansky (izquierda) murió en 2008. Hoy, su memoria sigue viva en su hija de 7 años, Shira (derecha). (Crédito: Yulia Pozniansky/Liat Malka)

"Le estamos muy agradecidos, pero ella también nos lo está a nosotros", dice Yulia de Malka, explicando que son abuelos muy activos.

Yulia describe a Shira como una niña "brillante" cuyo parecido con su padre es "increíble".

"Es una niña grande y lo entiende. No es la primera ni será la última niña cuyo padre no está vivo, sobre todo ahora", afirma Yulia.

Los soldados enviados a un conflicto deben conocer sus opciones, afirma Yulia. "Tienen que saber que pueden dejar a sus padres o a su esposa su voluntad biológica".

Israel "va más allá"

Gil Siegal, director del Centro de Derecho Sanitario y Bioética del Kiryat Ono College de Israel y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia, declaró a CNN por teléfono que "no es casualidad que Israel sea pionero en medicina reproductiva".

"La combinación de medicina de alta tecnología y una fuerte inclinación cultural, religiosa y existencialista por la reproducción da como resultado el mayor número de clínicas de FIV (Fertilización In Vitro) per cápita y el mayor número de ciclos de FIV para mujeres en el mundo".

Dijo que las perspectivas éticas tradicionales se han visto trastocadas por la pérdida de vidas —especialmente entre los jóvenes— desde el 7 de octubre.

"Se trata de un nuevo giro e Israel va más allá", afirmó. "Por un lado tenemos la ciencia y los conocimientos técnicos, y por otro el impulso, que son la religión, la cultura y la historia".

No obstante, hay que tener en cuenta las cuestiones éticas, dijo.

"Cuando te enfrentas a una pérdida tan horrenda haces cualquier cosa que sea una especie de panacea para tu interminable pena y dolor, pero esta no es la forma de hacer política".

Cree que se debería permitir a los padres en duelo acceder a la RPS, "pero luego se para".

Con "cero urgencia", dijo, "tenemos tiempo para sentarnos a debatir y pensar sobre las implicaciones de la orfandad planificada, motivada por la petición de los padres del fallecido".

Y añadió: "Orfandad planificada en el sentido de que este niño nació de una tragedia como recuerdo vivo del soldado fallecido".

Pero para Daphna-Tekoah, la respuesta está clara tras el ataque de Hamas.

"Si, como país, animamos a la gente a donar órganos tras la muerte, ¿por qué no damos a la gente el derecho a donar esperma? No vivimos en la Edad Media y la tecnología está aquí. Es su derecho humano", afirmó.

"Fue una catástrofe y se lo debemos a ellos".