Familiares entierran a niños que murieron en ataque ruso

·2  min de lectura
RUSIA GUERRA (AP)
RUSIA GUERRA (AP)

Familiares y amigos lloraron el domingo junto a los ataúdes de niños y otras personas que murieron en un ataque con misil ruso en Uman, una ciudad en el centro de Ucrania, mientras que la lucha cobró otras vidas en otras partes.

Prácticamente todas las 23 víctimas del ataque del viernes murieron cuando dos misiles impactaron un edificio de departamentos en la ciudad. El ministro del interior ucraniano, Ihor Klymenko, dijo que seis niños estaban entre los muertos.

Mykhayl Shulha, de 6 años, lloraba y abrazaba a familiares junto al ataúd de su hermana Sofia Shulha, de 12 años, durante el funeral del domingo, mientras que otros recordaban a un joven de 18 años.

El sacerdote en la iglesia Ícono de la Madre de Dios “Rápida en Escuchar” dijo que las muertes golpearon duro a toda la comunidad.

“Vivo cerca de aquí”, dijo el padre Fyodor Botsu. “Conocía personalmente a los niños, el más pequeño, desde que eran muy chicos, y personalmente los bauticé en esta iglesia. Estoy preocupado como todos ya que tengo hijos y soy un ciudadano de este país y he vivido en esta ciudad 15 años”.

Agregó que oró “para que la guerra termine y la paz llegue a nuestros hogares, ciudad y país”.

Personas llevaron flores y fotos de las víctimas al edificio dañado en Uman.

La guerra de Rusia, que ya lleva 14 meses, provocó más muertes en otras partes el domingo.

El gobernador de una región rusa frontera con Ucrania dijo que cuatro personas murieron en un ataque con cohete ucraniano. Los cohetes impactaron casas en la aldea de Suzuka, a nueve kilómetros (seis millas) de la frontera ucraniana, dijo Alexander Bogomaz, gobernador regional de Bryansk. Otros dos residentes resultaron lesionados y los sistemas de defensa derribaron algunos de los cohetes, agregó.

Bryansk y la región colindante Belgorod han sufrido ataques transfronterizos a lo largo de la guerra. En marzo, se reportó la muerte de dos personas en lo que funcionarios afirman que fue una incursión de saboteadores ucranianos a la región de Bryansk.

El mismo domingo, el gobernador regional de Jersón Oleksandr Prokudin dijo que la región ucraniana fue atacada por artillería 27 veces en las últimas 24 horas y que un civil murió.