Anuncios
Elecciones México 2024:

Cobertura Especial | LO ÚLTIMO

En un jardín de infantes de Moreno, les aplicaron a chicos de 3 a 5 años vacunas para la varicela vencidas hace ocho meses

El Jardín 908 "Tambor de Tacuarí", en el barrio San José, de Moreno
El Jardín 908 "Tambor de Tacuarí", en el barrio San José, de Moreno

Chicos de entre tres y cinco años de un jardín de infantes del municipio bonaerense de Moreno recibieron esta semana dosis vencidas hacía ocho meses de la vacuna contra la varicela. Fue durante la campaña escolar para poner al día la vacunación pediátrica, que sigue retrasada en el país tras la pandemia de Covid-19. Según pudo conocer LA NACIÓN, otro distrito al oeste de la provincia de Buenos Aires tenía 153 dosis del mismo lote.

El laboratorio Merck (MSD en Argentina), productor de la vacuna de virus vivo contra la varicela Varivax, confirmó a este medio que el lote No T031427 al que pertenecen las dosis aplicadas el martes pasado en el Jardín 908 “Tambor de Tacuarí”, en el barrio San José, se había elaborado el 15 de septiembre de 2020 y caducaba el 15 de septiembre del año pasado. Su fecha de vida útil tampoco se había extendido, como ocurrió con vacunas para Covid durante la pandemia. Debieron haberse descartado con los procedimientos que se prevén para la manipulación de productos biológicos.

El músculo fundamental para un mejor rendimiento al correr, pero que muchos olvidan entrenar

Por la fecha de elaboración, el lote T031427 correspondería a la provisión anual de vacunas de calendario que el país adquiere regularmente a través de un fondo especial de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para el acceso a ese insumo en la región. Las dosis deben entregarse a los países con no menos de 12 meses antes del vencimiento. Una vez recibidas, el Ministerio de Salud de la Nación las distribuye a las provincias y, estas, dentro de sus territorios. La Secretaría de Salud de Moreno precisó a este medio que las dosis aplicadas el martes pasado las habían recibido en mayo del año pasado.

La aplicación de estas dosis ocurre cuando se mantienen rezagadas las coberturas de vacunación de calendario en el país. La Sociedad Argentina de Pediatría estimó recientemente que más de un millón de chicos y adolescentes en el país quedarían por año sin las vacunas recomendadas al día, como publicó LA NACIÓN. Infectólogos consultados expresaron preocupación por la falta de controles y el riesgo de vacunar con dosis de calendario sin garantía de la protección esperada. Que una vacuna esté vencida significa que el productor no garantiza su inmunogenicidad y su aplicación, como suelen explicar integrantes de los programas de inmunización de las provincias, se considera “dosis no válida”.

Preocupación de madres

En el jardín de infantes de Moreno fueron las madres de los chicos de entre tres y cinco años las que advirtieron esta irregularidad en el operativo municipal coordinado por el Centro de Atención Primaria La Perlita. En las libretas de vacunación, aparece la etiqueta de la dosis aplicada con la fecha de vencimiento que no advirtió el persona de salud, el director de la unidad sanitaria local o las autoridades del jardín, según informaron las madres en diálogo con dos medios locales –Semanario de Noticias y Desalambrar–.

Las mujeres contaron que el martes último se había organizado una charla sobre dengue y el control de la libreta de vacunación. Una de ellas, cuando vio la libreta en la puerta, ingresó a preguntar si la fecha de la dosis aplicada era de elaboración o vencimiento.

“No sabíamos que estaba el director de la sala, un enfermero y dos promotoras de salud –dijo la mujer–. Cuando miran los frascos, se dan cuenta de que todo estaba vencido. Al pasar la foto de la libreta de mi hija [por WhatsApp], otras mamás empiezan a revisar y descubren que las dosis del año pasado contra la varicela también estaban vencidas. En la reunión que tuvimos ayer [por el jueves] con gente de la Secretaría de Salud municipal y del Hospital de Moreno, nos trataron de llevar tranquilidad y ahí se dan cuenta de que aplicaron dosis a chicos de tres años que no correspondía.”

El esquema para varicela incluye la primera dosis a los 15 meses de edad y la segunda al ingreso escolar. En el jardín de infantes de Moreno, como denunciaron las familias, también se vacunó con dosis de ese lote a chicos de las salas de 3 y 4 años.

“Por error, se dieron dosis vencidas”, respondieron a la LA NACIÓN desde la intendencia del Partido de Moreno a cargo de Mariel Fernández (Frente de Todos). “Se citó a las familias y se les pidió disculpas. Se removió a los dos responsables del operativo y están en disponibilidad hasta que se resuelva el sumario. A las familias, se les informó que la aplicación no tenía efectos adversos y que se volverán a aplicar esas dosis en un mes”, indicaron.

Ana Cabaña, secretaria de Salud de Moreno, refirió que este martes por la tarde recibieron una dosis vencida para varicela dos chicos de tres años, uno de cuatro años, dos de cinco años y otros dos chicos, de los que no se precisó la edad y fueron vacunados ese día. Pero, aún, las familias no atendieron al equipo de la secretaría que intentó contactarlas. “Hay de parte nuestra seis casos de evento adverso supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (Esavi) notificados”, detalló la funcionaria. Todo Esavi es de notificación obligatoria a los ministerios de Salud provincial y nacional.

“El miércoles se cerró la heladera [con el stock de vacunas] en el centro que estaba a cargo del operativo de vacunación y se revisó –continuó Cabaña–. Mensualmente, se limpia la heladera y el vial que no se haya utilizado hasta la fecha de vencimiento, se descarta como residuo amarillo para destrucción.” Este proceso, según explicó, está a cargo de una empresa de manejo de residuos patológicos que contrata el municipio.

“Error programático”

Para Silvia González Ayala, presidenta de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (Sadip), “es muy grave que se hayan aplicado vacunas vencidas: eso se llama error programático. Son vacunas a virus vivos atenuados, por lo que habría que suponer que perdieron potencia”. Por las edades, consideró que los más chicos no habían sido vacunados durante la pandemia y, los de cinco años, necesitaban la segunda dosis.

“Esto está relacionado con la caída de la vacunación: quedaron vacunas sin aplicar y no se vigiló el stock. Los chicos recibieron una inyección que muy probablemente no les sea de utilidad o sea de muy baja utilidad”, indicó la especialista, que es profesora titular de la Cátedra de Infecciones en Perinatología de la Facultad Ciencias de la Salud de la Universidad Católica de La Plata.

“Son vacunas que no deberían haberse aplicado”, señaló Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. “Los chicos que las recibieron no quedaron protegidos adecuadamente y no sabemos cuántas dosis se aplicaron. El problema acá es la falsa sensación de protección: una dosis de la vacuna contra la varicela brinda una protección muy alta en los primeros años, con un fallo de entre un 5 y 10%, de acuerdo con estudios publicados”, agregó el infectólogo.