Un fallo judicial ordenó que asuman en el gremio de la UTA los opositores que ganaron la elección

El titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández
El titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández

Roberto Fernández es el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) desde 2008. El 1 y 2 de diciembre pasados revalidó su poder en las urnas al vencer a Miguel Bustinduy, un exaliado que ahora lidera a la oposición dentro del gremio de los colectiveros y que recibió el apoyo de la familia Moyano. Fernández ganó con un 68% de los votos a nivel nacional, pero la lista oficialista perdió en cinco seccionales clave: Santa Fe, Mar del Plata, Córdoba, Santiago del Estero y Jujuy. Ayer, el juez nacional Matías Morena Espeja dio lugar a una medida cautelar y ordenó que asuman los dirigentes opositores que ganaron en sus distritos, una medida que Fernández está dispuesto a resistir, amparado en el estatuto del gremio.

Tras su exclusión autoimpuesta, Marcos Peña reapareció con nuevo proyecto

“No somos un sindicato, somos una unión. Las listas van completas, el que gana se lleva todo. Por eso vamos a contestar como corresponde”, dijo Fernández a LA NACION, anticipando una apelación a la medida judicial. “Tenemos derecho a apelar y lo vamos a hacer. Sabemos que perdimos en esas seccionales, pero el estatuto 107 dice bien clarito que el que gana [la secretaría nacional] se lleva todo”, señaló el histórico jefe de la UTA.

El artículo aludido por Fernández fue objetado por el fallo y duramente cuestionado por la oposición. “A ese estatuto hay que reformarlo, no es democrático. El que pierde, se queda. ¿Dónde se ha visto? Está hecho para quedarse en el poder”, dijo a LA NACION Maximiliano Escriba, el dirigente opositor que ganó la elección de la seccional en Mar del Plata, pero que no pudo acceder al cargo. “Fuimos a asumir, pero su junta electoral nos lo impidió. El juez falló a favor nuestro, por algo será. En este momento ellos estarían usurpando el sindicato, tenemos la cautelar a favor”, disparó Escriba, quien contó con el respaldo de Facundo Moyano, uno de los hijos del líder camionero.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La Justicia, a través del fallo de Morena Espeja, dio preeminencia a la ley de Asociaciones Sindicales por sobre el controversial estatuto interno de la UTA. Fue así que resolvió ordenar a la Junta Electoral Central del gremio “la proclamación, asunción y toma de posesión” de los ganadores en los cinco distritos en disputa. Pidió que se concrete de manera “urgente” y que se “deje sin efecto la proclamación de los representantes de la lista Celeste y Blanca (la oficialista de Fernández) en las mencionadas seccionales”.

Además de Escriba, el ganador de la seccional en Mar del Plata, los sindicalistas beneficiados con la medida judicial son: Marcelo Fabián Gariboldi (Santa Fe), Héctor Leonardo Quevedo (Córdoba), Eduardo Daniel Palma (Santiago del Estero) y Santiago Solano Vilte (Jujuy).

En diciembre pasado, fue la primera vez que el oficialismo debió enfrentar a una lista opositora en las urnas. La lista “Celesta y Blanca”, encabezada por Fernandez y alineada con un sector mayoritario de la CGT, logró un holgado triunfo a nivel nacional, pero sufrió reveses electorales en Santa Fe, Mar del Plata, Córdoba, Santiago del Estero y Jujuy, donde se impuso la oposición. Bustinduy, referente de la oposición, intentó sin éxito participar en la elección de 2018, ya que no reunió los avales establecidos. La UTA es uno de los gremios con más restricciones para competir internamente: quien quiera presentar una nómina de candidatos a nivel nacional debe tener avales y candidatos en cada uno de los distritos del país.

El oficialismo tiene tiempo hasta pasado mañana para apelar la medida dispuesta por el juez Morena Espeja.