Anuncios

La fallida operación de DeSantis rumbo a la nominación presidencial republicana costó $168 millones

ARCHIVO - El gobernador de Florida y excandidato presidencial Ron DeSantis habla en una conferencia de prensa en Manchester, Nueva Hampshire, el 19 de enero de 2024. (AP Foto/Matt Rourke, Archivo)

La fallida campaña y la extensa operación política para convertir al gobernador de Florida Ron DeSantis en el candidato presidencial republicano a la Casa Blanca costó 168 millones de dólares, según documentos presentados ante la Comisión de Elecciones Federales la noche del miércoles.

El comité de campaña electoral, conocido como super PAC, a favor de DeSantis denominado Never Back Down reportó pagos por más de 130,6 millones de dólares en 2023, mientras que un super PAC más reciente, Fight Right informó gastos por 9,6 millones de dólares entre mediados de noviembre y diciembre. Su propio equipo de campaña gastó 28,3 millones entre mayo y diciembre.

DeSantis se basó en el apoyo de grupos externos más que cualquier otro de los principales candidatos luego que un fallo de la Corte Suprema en 2010 preparó el camino para los super PAC. Estos comités de acción política pueden recaudar cantidades ilimitadas de dinero de donadores, incluidas corporaciones, para hacer promoción a favor o en contra de distintos candidatos, pero las leyes federales prohíben que los candidatos y sus equipos formales de campaña se coordinen directamente con los super PAC.

DeSantis puso fin a su campaña el mes pasado después perder los caucus de Iowa por 30 puntos ante el expresidente Donald Trump. Había iniciado su campaña con grandes expectativas como un gobernador de alto perfil que, junto a sus aliados, había amasado más de 130 millones de dólares y tenía antecedentes de abordar temas de importancia entre los conservadores, como el aborto y la enseñanza de raza y género en las escuelas.

Pero tuvo problemas en las elecciones primarias, comenzando con las dificultades técnicas en su inicio de campaña transmitido en Twitter Spaces, además de presiones financieras y reorganizaciones de personal.

DeSantis también fue objeto de preocupaciones por difuminar los límites de lo permitido por las leyes de campaña. Un grupo de vigilancia no partidista del gobierno acusó en una denuncia presentada ante la Comisión de Elecciones Federales que hubo coordinación y comunicación entre el equipo de campaña y el super PAC que lo respaldaba.

Never Back Down orquestó gran parte del trabajo de campo para DeSantis. El organismo recibió más de 80 millones de dólares de un comité que respaldó su exitosa campaña de reelección a la gubernatura de 2022. En tanto, Fight Right fue creado por los aliados de DeSantis en Florida para transmitir anuncios de televisión. El organismo pagó por pautas televisivas para atacar a la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, quien se mantiene en la contienda contra Trump.