Anuncios

Fallece a los 96 años Rosalynn Carter, exprimera dama de Estados Unidos

La ex primera dama Rosalynn Carter, la asesora más cercana de Jimmy Carter durante su único mandato como presidente de Estados Unidos y sus cuatro décadas posteriores como activistas humanitarios globales, murió a la edad de 96 años.

El Centro Carter dijo que ella murió el domingo después de vivir con demencia y sufrir muchos meses debido al deterioro de su salud.

Los Carter estuvieron casados durante más de 77 años, forjando lo que ambos describieron como una “sociedad plena”. A diferencia de muchas primeras damas anteriores, Rosalynn participó en las reuniones del Gabinete, habló sobre temas controvertidos y representó a su esposo en viajes al extranjero. Los asesores del presidente Carter a veces se referían a ella (en privado) como “copresidenta”.

“Rosalynn es mi mejor amiga... la extensión perfecta de mí, probablemente la persona más influyente en mi vida”, dijo Jimmy Carter a sus asistentes durante sus años en la Casa Blanca, que abarcaron de 1977 a 1981.

Rosalynn Carter, una primera dama activista

Extremadamente leal y compasiva, además de políticamente astuta, Rosalynn Carter se enorgullecía de ser una primera dama activista y nadie dudaba de su influencia detrás de escena. Cuando se supo su papel en una muy publicitada reestructuración del gabinete, se vio obligada a declarar públicamente: “Yo no dirijo el gobierno”.

Muchos asesores presidenciales insistieron en que sus instintos políticos eran mejores que los de su marido; a menudo solicitaban su apoyo para un proyecto antes de discutirlo con el presidente. Su voluntad de hierro, en contraste con su comportamiento aparentemente tímido y su suave acento sureño, inspiró a los periodistas de Washington a llamarla “la Magnolia de Acero”.

Ambos Carter dijeron en sus últimos años que Rosalynn siempre había sido la más política de los dos. Después de la aplastante derrota de Jimmy Carter en 1980, fue ella, no el expresidente, quien contempló un regreso inverosímil, y años más tarde confesó haber extrañado su vida en Washington.

El ex presidente Jimmy Carter (centro abajo) y su esposa Rosalynn (a su lado), junto a sus bisnietos y miembros del personal del Turtle Hospital, ayudan a transportar a Salty, una tortuga boba rehabilitada, que fue liberada en Sombrero Beach en Marathon, en esta foto de archivo de diciembre de 2016. Los Carter y unos 40 miembros de su familia estaban de vacaciones en los Cayos de Florida.

Jimmy Carter confiaba tanto en ella que en 1977, apenas unos meses después de su mandato, la envió en una misión a América Latina para decirles a los dictadores que hablaba en serio acerca de negar ayuda militar y otro tipo de apoyo a los violadores de los derechos humanos.

También tenía fuertes sentimientos sobre el estilo de la Casa Blanca de Carter. Los Carter no servían licores fuertes en funciones públicas, aunque Rosalynn sí permitía vino estadounidense. Hubo menos noches de bailes de salón y más bailes en plaza y picnics.

Un enfoque en la salud mental y los problemas de los mayores

A lo largo de la carrera política de su marido, ella eligió la salud mental y los problemas de las personas mayores como su énfasis político característico. Cuando los medios de comunicación no cubrieron esos esfuerzos tanto como ella creía que era necesario, criticó a los periodistas por escribir sólo sobre “temas sexys”.

Como presidenta honoraria de la Comisión Presidencial sobre Salud Mental, testificó una vez ante un subcomité del Senado, convirtiéndose en la primera primera dama desde Eleanor Roosevelt en dirigirse a un panel del Congreso. Regresó a Washington en 2007 para presionar al Congreso para que mejorara la cobertura de salud mental y dijo: “Hemos estado trabajando en esto durante tanto tiempo que finalmente parece estar a nuestro alcance”.

Dijo que desarrolló su interés por la salud mental durante las campañas de su marido para gobernador de Georgia.

“Solía llegar a casa y decirle a Jimmy: ‘¿Por qué la gente me cuenta sus problemas?’. Y él contestó: ‘Porque es posible que seas la única persona que verán y que podría estar cerca de alguien que pueda ayudarlos’ “, ella explicó.

El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter (centro) y la primera dama Rosalynn Carter, posan para una fotografía junto al papa Juan Pablo II, en la Casa Blanca en Washington D.C., el sábado 6 de octubre de 1979.
El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter (centro) y la primera dama Rosalynn Carter, posan para una fotografía junto al papa Juan Pablo II, en la Casa Blanca en Washington D.C., el sábado 6 de octubre de 1979.

Después de que Ronald Reagan ganara las elecciones de 1980, Rosalynn Carter parecía más visiblemente devastada que su marido. Inicialmente tenía poco interés en regresar al pequeño pueblo de Plains, Georgia, donde ambos nacieron, se casaron y pasaron la mayor parte de sus vidas.

“Estaba indecisa, no estaba del todo segura de poder ser feliz aquí después del deslumbramiento de la Casa Blanca y los años de estimulantes batallas políticas”, escribió en su autobiografía de 1984, “Primera Dama de las Llanuras”. Pero “poco a poco redescubrimos la satisfacción de una vida que habíamos abandonado mucho antes”.

Después de dejar Washington, Jimmy y Rosalynn cofundaron el Centro Carter en Atlanta para continuar su trabajo. Presidió el simposio anual del centro sobre problemas de salud mental y recaudó fondos para ayudar a los enfermos mentales y a las personas sin hogar. También escribió “Ayudarse a ayudar a otros”, sobre los desafíos de cuidar a familiares ancianos o enfermos, y una secuela, “Ayudar a alguien con una enfermedad mental”.

Con frecuencia, los Carter salían de casa en misiones humanitarias, construyendo casas con Hábitat para la Humanidad y promoviendo la salud pública y la democracia en todo el mundo en desarrollo.

“Me canso”, dijo sobre sus viajes. “Pero siempre sucede algo tan maravilloso. Ir a un pueblo donde tienen gusano de Guinea y regresar uno o dos años después y no hay gusano de Guinea, me refiero a que la gente baila y canta, es maravilloso”.

Rosalynn Carter, una aliada y compañera infatigable del expresidente Jimmy Carter

En 2015, los médicos de Jimmy Carter descubrieron cuatro pequeños tumores en su cerebro. Los Carter temían que le quedaran semanas de vida. Fue tratado con un medicamento para estimular su sistema inmunológico y luego anunció que los médicos no encontraron signos restantes de cáncer. Pero cuando recibieron la noticia por primera vez, ella dijo que no sabía qué iba a hacer.

“Dependo de él cuando tengo preguntas, cuando escribo discursos, cualquier cosa, consulto con él”, dijo.

Ayudó a Carter a recuperarse varios años después, cuando se sometió a una cirugía de reemplazo de cadera a los 94 años y tuvo que aprender a caminar nuevamente. Y ella estuvo con él a principios de este año cuando, después de una serie de estadías en el hospital, decidió que renunciaría a más intervenciones médicas y comenzaría los cuidados al final de su vida.

Jimmy Carter es el presidente estadounidense más longevo. Rosalynn Carter fue la segunda más longeva de las primeras damas del país, solo superada por Bess Truman, que murió a los 97 años.

Eleanor Rosalynn Smith nació en Plains el 18 de agosto de 1927, la mayor de cuatro hermanos. Su padre murió cuando ella era joven, por lo que asumió gran parte de la responsabilidad de cuidar a sus hermanos cuando su madre se fue a trabajar a tiempo parcial.

También contribuyó a los ingresos familiares trabajando después de la escuela en un salón de belleza. “Éramos muy pobres y trabajábamos duro”, dijo una vez, pero continuó con sus estudios y se graduó de la escuela secundaria con las mejores notas de su clase.

“Esa es la chica con la que quiero casarme”

Pronto se enamoró del hermano de una de sus mejores amigas. Jimmy y Rosalynn se conocían de toda la vida (fue la madre de Jimmy, la enfermera Lillian Carter, quien dio a luz a la bebé Rosalynn), pero él se fue a la Academia Naval en Annapolis, Maryland, cuando ella todavía estaba en la escuela secundaria.

Después de una cita a ciegas, Jimmy le dijo a su madre: “Esa es la chica con la que quiero casarme”. Se casaron en 1946, poco después de su graduación en Annapolis y de la graduación de Rosalynn en Georgia Southwestern College.

Sus hijos nacieron donde estaba asignado militarmente Jimmy Carter: John William (Jack) en Portsmouth, Virginia, en 1947; James Earl III (Chip) en Honolulu en 1950; y Donnel Jeffery (Jeff) en New London, Connecticut, en 1952. Amy nació en Plains en 1967. Para entonces, Carter era senador estatal.

La vida en la marina le había brindado a Rosalynn su primera oportunidad de ver el mundo. Cuando el padre de Carter, James Earl Sr., murió en 1953, Jimmy Carter decidió, sin consultar a su esposa, trasladar a la familia de regreso a Plains, donde se hizo cargo de la granja familiar. Ella se unió a él allí en las operaciones diarias, llevando los libros y pesando los camiones de fertilizantes.

“Desarrollamos una asociación cuando trabajábamos en el negocio de suministros agrícolas”, recordó con orgullo Rosalynn Carter en una entrevista de 2021 con The Associated Press. “Yo sabía más sobre el papel sobre el negocio que él. Él seguiría mi consejo sobre las cosas”.

En el apogeo del poder político de los Carter, Lillian Carter dijo de su nuera: “Ella puede hacer cualquier cosa en el mundo con Jimmy, y es la única. Él la escucha”.