F1: Verstappen regresa a casa para el GP de Holanda

·2  min de lectura
El piloto holandés Max Verstappen, de Red Bull, conduce en la segunda sesión de práctica previo al Gran Premio de Holanda de la Fórmula Uno, en el circuito Zandvoort, en Holanda, el viernes 2 de septiembre de 2022. (AP Foto/Peter Dejong) (ASSOCIATED PRESS)

El líder de la Fórmula Uno, Max Verstappen, regresa a casa ante su Ejército Naranja de aficionados para el Gran Premio de Holanda el fin de semana, acechando otro título mundial y con un nombramiento diferente ya en su poder.

El Ejército Naranja lo animó durante un frustrante viernes en las primeras dos sesiones de prácticas para el GO holandés.

Una falla en la caja de cambios limitó al campeón mundial a siete vueltas en la primera sesión, cuando una grúa retiró su Red Bull de la pista de Zandvoort, y se ubicó solo octavo en la segunda carrera.

Pero cada vez que pasaba la línea de salida y meta, el holandés —que busca su cuarta victoria consecutiva— recibía el estruendoso apoyo de los fanáticos.

Verstappen, de 24 años, se sorprendió de ser nombrado oficial de la Orden de Orange-Nassau, un mérito de alto rango de la familia real holandesa.

El director del equipo Red Bull, Christian Horner, felicitó a Verstappen con un mensaje de radio al comienzo de la primera sesión de práctica.

“No estamos muy seguros de cómo llamarlo, Sir Max, Lord Max o Super Max”, dijo Horner.

Verstappen se rio y respondió “puedes llamarme simplemente Max”, pero siete vueltas más tarde se detuvo en la pista por el problema en la caja de cambios. Verstappen observó el resto de la primera sesión desde el garaje del equipo mientras reparaban su caja de cambios.

El piloto George Russell, de Mercedes, lideró la sesión por delante de su compañero de equipo Lewis Hamilton, con Verstappen en el 19no puesto.

Charles Leclerc se llevó la segunda sesión de práctica sobre su compañero en Ferrari, Carlos Sainz Jr., y con Hamilton en tercero.

“Es decir, ya fue increíble el año pasado”, dijo Verstappen. “Ambiente increíble, habrá mucho naranja alrededor, así que espero con ansias el fin de semana”.

Incluso a 330 kilómetros por hora (205 mph) con un casco de carrera, Verstappen aún se enfrenta a la horda naranja.

“Uno ve a las personas frente a uno, viviendo una pequeña fiesta”, dijo. “Cuando uno conduce también le están animando, y solo voy a tratar de disfrutarlo”.

Sin embargo, al ejército de Verstappen le gusta encender bengalas, y el espeso humo naranja que se eleva sobre las pistas ha sido una preocupación.

“Tal vez demasiadas bengalas a veces. Se estaba poniendo un poco maloliente en el auto”, dijo el piloto Mick Schumacher, de Haas. “Y la visibilidad estaba disminuyendo”.

Cuando Verstappen ganó en Zandvoort el año pasado, luchó por recuperar el liderato del título de manos de Hamilton.

Este año, Verstappen lidera a su compañero de equipo en Red Bull, Sergio Pérez, por 93 puntos y al cada vez más desanimado Leclerc de Ferrari por 98. Hamilton ni siquiera ha ganado una carrera y está 138 puntos detrás de Verstappen en el sexto sitio.