El extraño caso del científico vuelto “cazador de tesoros” Tommy Thompson

·7  min de lectura
Tommy Thompson encontró un grupo de compra de oro que le pagó $50 millones por las monedas recuperadas del SS Central America (AP)
Tommy Thompson encontró un grupo de compra de oro que le pagó $50 millones por las monedas recuperadas del SS Central America (AP)

La historia parece una combinación de Ocean’s Eleven, Pirates of the Caribbean y Shawshank Redemption. En ella hay de todo, desde un naufragio centenario hasta la búsqueda de un tesoro, pasando por escapadas en la cama y monedas de oro perdidas, encontradas y vueltas a perder por valor de millones.

El último capítulo de esta historia real tiene como protagonista a un hombre de 69 años que se encuentra entre rejas en una prisión de Ohio por su participación en la recuperación del tesoro de un barco hundido en la costa de Carolina del Sur hace más de 30 años, y por no haber entregado parte de él. Desde entonces, los inversionistas y una serie de otras personas han estado exigiendo que se averigüe qué pasó con gran parte del botín.

Pero el investigador Tommy Thompson o no lo sabe o no quiere decirlo; afirma lo primero. Y esa decisión le ha llevado a la cárcel durante los últimos seis años, con una nueva vista el mes que viene. Sin embargo, el sistema judicial de Ohio no ha sido demasiado comprensivo hasta ahora.

Se trata de un caso extraño que plantea más preguntas que respuestas y que está protagonizado por un elenco de excéntricos personajes que no desentonarían en las páginas de una película taquillera.

Todo comenzó hace más de un siglo y medio, en 1857.

El SS Central America, conocido como el “Barco del Oro” por transportar las riquezas acumuladas durante la fiebre del oro de California, se hundió en 185, y se perdieron 425 vidas y diez toneladas de oro (AP)
El SS Central America, conocido como el “Barco del Oro” por transportar las riquezas acumuladas durante la fiebre del oro de California, se hundió en 185, y se perdieron 425 vidas y diez toneladas de oro (AP)

Fue entonces cuando el SS Central America, un barco de ruedas de vapor conocido como el “Barco del Oro”, se hundió a 200 millas (322 kilómetros) de la costa de Carolina del Sur durante un huracán. El buque perdió 425 almas y diez toneladas de oro de la fiebre del oro de California, lo que contribuyó al pánico económico de la época.

El SS Central America y su tesoro permanecieron en una tumba acuática hasta que un ingeniero oceánico de Columbus, Ohio, de todos los lugares, convenció a los inversionistas en la década de 1980 para que le dieran millones para dragar las riquezas.

Thompson había trabajado en el Battelle Memorial Institute, un grupo de investigación sin ánimo de lucro de Columbus, antes de construir un robot submarino al que llamó Nemo, según un perfil publicado en 2019 en Fort Lauderdale Illustrated.

“Después de mostrárselo a posibles inversionistas entre 1985 y 1986, Thompson convenció a 161 personas y empresas para que aportaran US$12,7 millones para financiar sus planes. No se trataba solo de amigos y familiares: Thompson atrajo a algunas de las empresas más importantes de la ciudad en ese momento para que invirtieran, incluidos los propietarios del periódico local The Columbus Dispatch”, informó la revista. “Convencer a la prensa para que se subiera a bordo se convertiría, en parte, en su perdición”.

“Con el dinero, Thompson creó Recovery Limited, una empresa de exploración oceánica. Buscaría una fortuna perdida que otros habían pasado más de un siglo tratando de encontrar”.

“Thompson contrató una tripulación, compró barcos y se dirigió a las aguas profundas de la costa de Carolina del Sur. Con sorprendente rapidez, dieron literalmente con el oro. En 8.000 pies de agua, Thompson descubrió los restos del SS Central America”.

El cazador de tesoros Tommy Thompson y su compañera de muchos años, Alison Antekeier, se dieron a la fuga en 2012 tras negarse a revelar la ubicación de las monedas de oro (AP)
El cazador de tesoros Tommy Thompson y su compañera de muchos años, Alison Antekeier, se dieron a la fuga en 2012 tras negarse a revelar la ubicación de las monedas de oro (AP)

Se cree que el descubrimiento es el mayor hallazgo de un tesoro hundido en la historia de EE.UU., con un valor de unos US$300 millones en la actualidad. Thompson, su equipo y los inversionistas estaban en la cima del mundo, hasta que finalmente todo se vino abajo y muchos se sintieron engañados (excepto, al parecer, el propio ingeniero oceánico.)

Tras sacar a la luz miles de lingotes y monedas utilizando un sonar y la tecnología más avanzada de la época, gran parte del tesoro fue vendido a un grupo de comercialización de oro en el año 2000 por unos US$50 millones.

Pero los 161 inversionistas que pagaron a Thompson US$12,7 millones por encontrar el barco nunca vieron las ganancias, y dos lo demandaron, informó AP. El científico había estado viviendo junto a la playa en Florida con su compañera y asistente de toda la vida, Alison Antekeier; se dieron a la fuga en 2012, viviendo una existencia solo en efectivo, tomando taxis y autobuses.

En agosto de 2012 se emitió una orden de desacato civil cuando Thompson no se presentó a una audiencia sobre una demanda; en la primavera de 2013 se emitió una orden de desacato penal.

El Servicio de Alguaciles de EE.UU. lo calificó como “uno de los fugitivos más inteligentes jamás buscados”, aunque finalmente atrapó al buscador de tesoros y a Antekeier en 2015 en un Hilton de West Boca Raton, donde la pareja había estado viviendo durante dos años.

Habían estado pagando en efectivo por la habitación del hotel, alquilada bajo un nombre falso utilizado por Antekeier, dijeron los alguaciles a AP. El hotel está en una zona suburbana de lujo rodeada de campos de golf, clubes de campo y comunidades cerradas.

Thompson, en una foto policial, lleva años de prisión por desacato, insistiendo en que no conoce el paradero de las monedas desaparecidas (AP)
Thompson, en una foto policial, lleva años de prisión por desacato, insistiendo en que no conoce el paradero de las monedas desaparecidas (AP)

Desaparecieron de la mansión de Thompson en Vero Beach y se trasladaron a Boca Ratón, después de que se emitieran las órdenes de detención. En su anterior residencia junto a la playa, un registro encontró teléfonos móviles desechables de prepago y envoltorios bancarios por valor de US$10.000 en efectivo, junto con un libro titulado “How to Live Your Life Invisible” (Cómo vivir tu vida de forma invisible), según los registros judiciales citados por AP.

Una de las páginas marcadas estaba titulada: “Vive tu vida solo con dinero en efectivo”, informó AP.

Tras la detención de Thompson, se declaró culpable de no presentarse a la vista de 2012 y fue condenado a dos años entre rejas y a una multa de US$250.000. Sin embargo, como todavía no ha revelado la ubicación de las 500 monedas desaparecidas que, según los inversionistas, fueron recuperadas, sigue en desacato y entre rejas, y acumula una multa de US$1.000 al día.

Lleva seis años acumulando ese cargo, pero sigue alegando ignorancia, diciendo que el resto del tesoro fue entregado a una entidad de Belice.

Cuando el juez le preguntó en una vista el año pasado si estaba dispuesto a compartir la información, respondió: “Señoría, no sé si hemos pasado por este camino antes o no, pero no sé el paradero del oro”, respondió Thompson. “Siento que no tengo las llaves de mi libertad”.

El año pasado, el mismo juez denegó la solicitud de libertad de Thompson por motivos de covid-19; su abogada en ese caso, cuando The Independent se puso en contacto con ella esta semana, declaró que no sabía quién le representaba en otros asuntos.

Thompson ha tenido unos cuantos abogados a lo largo de los años e incluso se ha representado a sí mismo, pero hasta el aspecto legal de su historia también dio un giro extraño.

Un coleccionista de monedas observa en 2010 el oro recuperado del SS Central America por Thompson y su equipo (AP)
Un coleccionista de monedas observa en 2010 el oro recuperado del SS Central America por Thompson y su equipo (AP)

Su abogado de toda la vida, Richard Robol, fue suspendido el año pasado por el Colegio de Abogados del Estado de Virginia por mala conducta relacionada con el caso Thompson que incluía “múltiples violaciones de las Reglas de Conducta Profesional” por parte del abogado.

Gran parte de esto se derivó de lo que se consideró el fracaso de Robol - que ya se había retirado del Colegio de Abogados en Ohio - para revelar plenamente el alcance del hallazgo del tesoro de su cliente.

“A pesar de esa mala conducta, que fue perjudicial para la administración de justicia, saboteó los procedimientos judiciales en los casos de almirantazgo de Ohio durante muchos años, y en última instancia dio lugar a la imposición de sanciones contra [Robol] y sus clientes, así como a una declaración de desacato contra sus clientes”, escribió el VSB el año pasado.

Añadió que Robol “todavía no ha reconocido el carácter ilícito de su conducta. En su lugar, solo ha declarado que le “preocupa que se perciba” que retrasó el proceso judicial”.

Robol no pudo ser contactado por The Independent esta semana y otro abogado que representó a Thompson no respondió a una solicitud.

Thompson, por su parte, está cumpliendo una condena inusualmente larga en prisión por un cargo de desacato. Su próxima audiencia está prevista para el 7 de enero.

No hay indicios de que piense revelar la ubicación de las monedas, a pesar de que las apelaciones sanitarias y del covid-19 no han conseguido hasta ahora sacarlo de entre las rejas.

Pero los inversionistas y los abogados del otro bando dicen que todo es culpa suya.

“Ya estaría fuera de la cárcel si simplemente hubiera cumplido con su acuerdo de culpabilidad y hubiera cooperado en la localización de los activos desaparecidos cuando se suponía que debía hacerlo”, aseveró el abogado Steven Tigges en una presentación judicial, según CBS.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.